lunes, 9 de marzo de 2020

EL ENEMIGO DEL PUEBLO

Xilografìas de Eko su sitio aquí 
El tema de las mujeres, el asunto de las mujeres, la huelga de las mujeres, la furia de las mujeres, las protestas de las mujeres… ¿Es un problema únicamente de nosotras? ¿Qué no es evidente que estamos todas y todos involucrados? Con benevolencia nos dicen desde la cumbre del poder “la causa de las mujeres es una causa justa” ¿Es nada más nuestra?  Este problema se va a resolver hasta que sea de toda la sociedad, un problema de mujeres y hombres y de todas las clases sociales. La diferencia no solo viene de los hombres, viene de las mismas mujeres, las que dicen que ellas nunca han vivido ninguna situación de maltrato físico o verbal, las que dicen que nunca han sido marginadas. 
Xilografìas de Eko, su sitio aquì 
La contradicción es más flagrante cuando hay asuntos en los que no solamente opinan, sino que hasta legislan, y dejan de ser exclusivamente nuestros, como es nuestro cuerpo, que se considera una propiedad social. Entonces el cuerpo de la mujer es de las Cámaras de diputados y senadores, es de las religiones, es del marido, es de los chismosos, es de los proxenetas, es de los que insultan en la calle, menos de ella, menos de la que lo padece, lo vive, de la que nació mujer. En esas circunstancias todos los poderes opinan y ejercen, y en el momento de defenderlo, ahí estamos solas, cada quien con su minúscula fuerza, cada una sin la solidaridad de nadie, ni de la familia, y menos de una pareja, que al final puede ser un asesino.
El cuerpo de la mujer es de las feministas y puritanas, que critican y criminalizan la belleza, que discriminan a las mujeres que deciden estar orgullosas de ser cómo son. Nuestro cuerpo es del racismo, que decide quién es más bella. Nuestro cuerpo es de la medicina y la farmacéutica que utiliza los métodos más atrasados en investigación para tratar nuestras enfermedades, porque nos consideran reemplazables y que aportamos menos a la economía. La inversión en investigación para enfermedades de mujeres, incluido el cáncer, es menor que el resto de las enfermedades, por eso hasta los sistemas de anticoncepción son tan atrasados y en su mayoría enfocados a nosotros, no a los hombres.
Las mujeres debemos dejar de ser una propiedad social, es grotesco lo que sucede, si asesinan a una mujer es “culpa del neoliberalismo”, y si una mujer aborta es culpa de ella y la encarcelan. Si está embarazada es porque “no se cuidó” y si la golpean es porque se “portó mal”. Si tiene éxito es porque se acuesta con alguien o está histérica y nadie “se la coge”. Esos juicios nunca los recibe un hombre, porque su estatus no se cuestiona en la sociedad, tiene pleno derecho de existir y de actuar, las mujeres nos vemos obligadas a justificarnos ante la estructura social.
El sentimiento de culpa es parte de nuestra educación, desde el mito del “nido vacío”, hasta el de las madres que trabajan o las que no trabajan, la culpa es casi genética. Nuestro cuerpo no es propiedad de la sociedad, no es el enemigo del pueblo, ni del gobierno, ni de ningún partido político, somos seres humanos, y la “causa de las mujeres” es una causa humana. 
La incomprensión de esto tan esencial es inhumano.

3 comentarios:

Ever Aceves dijo...

Y da coraje escuchar comentarios que aluden a "las revoltosas que salieron a marchar" sin siquiera estar informados/as, sin saber siquiera el significado del verde y el morado en estas circunstancias, da coraje ver en ciertos noticieros de ínfima veracidad sus notas con videos que hacen ver a las mujeres como salvajes, y más coraje aún que haya quien se trague esas escenas como verdad definitiva.
Y sí, es un problema de toda la sociedad. El patriarcado es fomentando no sólo por hombres, sino también por aquellas mujeres que promueven actos machistas. Un simple ejemplo es aquella mujer que ve mal o cuestiona a un hombre en la sección de mujeres en el metro, sin saber que ese hombre no eligió tener una identidad de género femenina, aunque su expresión de género no coincida con el estereotipo de una mujer o de alguien afeminado. ¿Sólo si el hombre es afeminado tiene derecho a estar en esta sección del metro? Otro ejemplo es la dichosa caballerosidad, una idiotez encubierta de "educación", fomentanda tanto por hombres como por mujeres.
Saludos ✌��

Anónimo dijo...

Buen día,
Excelente publicación muy certera como siempre, mi hermana y yo seguimos su blog y su sección tanto en milenio como en Dispara Margot.
a propósito del tema encontré una obra escultórica interesante de una mexicana en París que me pareció muy interesante, si pudiera compartirme por favor su opinón respecto al tema alguna vez

https://pulsoslp.com.mx/cultura/mexicana-crea-con-los-candados-del-amor-de-paris-una-obra-de-arte-contra-las-relaciones-toxicas/1080702


muchas gracias y saludos cordiales

Unknown dijo...

Gracias por hablar de la Huelga de las Mujeres de Aristófanes en Dispara Margot Dispara. Fue excelso. Tu claridad, tus reflexiones, la rotundidad de algunas frases. Gracias por hacernos pensar. Gracias por existir y compartir tu arte y tu genio.