sábado, 29 de febrero de 2020

ASESINOS

Grabado de Eko su sitio aquì 

Es indignante presenciar el espectáculo grotesco del Estado y su indiferencia ante los asesinatos de mujeres. ¿Por qué protegen a los asesinos? ¿Por qué solapan y encubren la impunidad? ¿Es un asunto ideológico, es parte de sus “creencias”, pretenden que los asesinatos se detengan milagrosamente? Es muy fácil matar en este país, la impunidad es una motivación muy grande, recomendar “jalones de orejas y rezos nacionales”  debe ser para los criminales una invitación a que continúen masacrando vidas, y se deben retorcer de la risa cada vez que escuchan esos razonamientos. Pues van a seguir matando, el maltrato y el asesinato a las mujeres  es parte de la idiosincrasia nacional, que se niegan a cambiar. Mientras en los pueblos originarios sigan repudiando a las mujeres que quieren estudiar y casando a la fuerza a las niñas, truncando los estudios por los embarazos adolescentes, la violencia va a continuar. El populismo multicultural se niega a educar  y condenar esas “tradiciones”. Mientras sigan culpando a las mujeres por su forma de vestir, van a seguir las violaciones.
El poder de no hacer, es ominoso, ofensivo, esa inacción es deliberada, no se aplican las leyes, no se investigan los crímenes, no hacen nada, la ineficiencia es encubrimiento. Las mujeres no tenemos que convencer de que somos seres humanos, que merecemos justicia, respeto y paz, eso lo debería saber el Estado, y parece que cada hora hay que recordárselos. En vez de tirar el dinero en  publicaciones feministas que no leen ni las escritoras que publican ahí, en vez de pagar comisiones que viajan a los congresos internacionales de feminismo, inviertan en educación y en procuración de justicia. No están haciendo nada, no hay campañas, no hay acciones en las escuelas, las adolescentes sufren violencia con sus novios, las golpizas ya son parte de los noviazgos en todas las clases sociales.
Imaginemos que desapareciéramos todas las mujeres del país, todas, incluso las que solapan al Estado y su dejadez, incluso las que mienten y dicen que nunca han padecido acoso o racismo en sus trabajos ¿qué van hacer los machines sin nosotras? ¿Se van a golpear entre ellos? ¿Van a ser felices gritando que ahora si ellos son los reyes del país, de su casa y de los trabajos? ¿Se van a sentir reivindicados, van a sentir que por fin son libres? ¿Se van a insultar y degradar entre ellos? Lo debería responder el Estado que nos quiere asustadas, indignadas o muertas, su negligencia así lo demuestra. La denuncia es todo lo que tenemos, las mujeres que mienten y dicen que nunca ha sufrido violencia física o verbal por ser mujeres, que niegan que tenemos un lugar menor en la sociedad, las que lucran con las políticas falsas de promoción y cuotas, también son responsables de esto, y deben asumirlo, cada centavo gastado en feminismos partidistas y de enchufe político repercute en la nula administración de justicia.
El Estado debería rezar por sus burócratas, sus amigos y seguidores, recen mucho, para que su dios les perdone su negligencia.

8 comentarios:

Diego Villa Caballero dijo...

Hola Avelina...complejo asunto el que has planteado hoy y no sé si estoy de acuerdo con todo lo que mencionas pero bueno acá va mi opinión.

Lo que mencionas del abandono del estado es algo que ocurre en casi todos los países de Latinoamérica, es casi un patrón que se repite, el estado solo hace acto de presencia para recaudar fondos que se reparten entre los políticos y sus amigos empresarios y en épocas de elecciones, punto. El resto del tiempo estamos abandonados todos los que no estamos dentro de algún circulo de autoridad y no hablo solo las mujeres, sino también los hombres, los niños, los animales y hasta la naturaleza (si quieres ser generoso extendiendo la categoría de sujetos de derecho).

Creo que es importante partir de eso para hacer cualquier análisis de la violencia. Nuestra región se rige por la ley del mas fuerte, que en algunos casos pueden ser mujeres, algunas de las personas mas violentas, corruptas, déspotas y execrables que he conocido en mi vida han sido mujeres. He visto con mis ojos como una gerente maltrata y acosa verbalmente a empleados de ambos géneros y a otra "gran dama" de la sociedad bogotana humillar de formas sádicas (escupitajos y palabras del peor calibre) a hombres de clase trabajadora que estaban bajo su mando, solo por nombrar los casos que recuerdo ahora pero he presenciado mas y a nadie le importa tampoco eso. Todo se reduce a poder y a quien lo tiene.

Sin embargo también he percibido que por mas humilde o débil que sea una persona, si esta pone limites a tiempo los abusadores se lo piensan dos veces antes de hacer lo que hacen mejor, lo estoy diciendo con conocimiento de causa ya que fui victima de bullying en el colegio cuando era mas joven y ademas soy homosexual.

Volviendo a tu texto tienes mucha razón cuando mencionas lo del populismo multicultural que se avala sobre todo en las universidades, en las aulas se pasa mas tiempo hablando sobre el famoso techo de cristal "opresor" de las mujeres de clase media-alta; en vez de discutir con seriedad como transformar las practicas que mencionas de los pueblos originarios, pero eso según ellos seria racismo, apropiación cultural y te sacan su lista de terminología rancia y paternalista que no soluciona nada.

Respecto a las violaciones pues si Avelina una sociedad civilizada se deben castigar con toda la fuerza pero no creo que el estado (ni uno del primer mundo) pueda asumir la protección de cada mujer, tal vez soy muy pesimista. Yo soy mas del pensamiento de feministas como Camille Paglia y Germaine Greer, ellas dicen que cada mujer debe estar preparada psicológica e incluso físicamente para hacer frente a cualquier agresión con la que se puedan enfrentar y esto también tiene que ver con las decisiones que toman, los lugares que frecuentan y la vestimenta que usan, la cual si envía un mensaje. Alguien que tiene conocimientos de moda como tú seguramente sabe que un vestido no es simplemente un pedazo de tela, carga códigos y lenguajes. Obviamente una mujer en una sociedad civilizada debería poder vestirse como quiera pero creo que lo mencionado anteriormente debe tenerse siempre en cuenta ya que nunca podremos vivir en un mundo perfecto y 100% seguro para las mujeres ni para nadie. El planteamiento es complejo y por espacio no me extiendo más pero en esencia es eso.

De las publicaciones y ONG's feministas ni hablar...son unos parásitos, te doy toda la razón. Lo de las propagandas de rezos es absurdo y repulsivo, ojala los políticos de acá no copien esa treta, aunque no me sorprendería, si hay dos países que se parecen son México y Colombia.

No me extiendo más para no cansarte a ti ni a los lectores.

Acá un amigo que te envía un saludo enorme desde Colombia.

Edgar dijo...

Efectivamente, Avelina.
Creo que en nuestros países la raíz de todos los males es la educación, no nos enseñan a pensar, a ser críticos, a leer, a investigar, a formarnos como personas, y así nos tragamos cualquier mentira o cosa que vociferan. Y claro, el estado eso es lo que quiere, para mantenernos controlados, como "borregos".
Al igual muy de acuerdo en lo referente con estos movimientos "feministas", que son todo menos eso. Es increíble toda la basura propagandista en la que se va el gasto público, en adoctrinar, en cambiar unos dogmas por otros, creen que volviéndose "políticamente correctos" o hablando en eufemismos se van a solucionar los problemas, deleznable... sucede exactamente igual que con los políticos, a esos movimientos lo único que les interesa es tener sus propios borregos. En fin, "feministas activistas" tenían que ser.
El estado de derecho para TODOS es lo único que nos salvará como sociedad.

Anónimo dijo...

Avelina, admiro mucho tu trabajo, la valentía con la cual lo realizas y la profundidad que tienes al compartir tus análisis sobre el arte, los cuales para mi han sido muy enriquecedores.
Seria un privilegio el que pudieras compartirme una critica acerca de mi trabajo, te adjunto mi carpeta electrónica (en la cual se encuentra la opción de contacto, en la que se pueden hacer comentarios privados), esperando que mis obras puedan ser más elocuentes que mis palabras y deseando que tengas un excelente día.
Javier Gómez

https://lin3as.wixsite.com/obras

Consuelo Sáenz dijo...

Avelina, comparto su opinión en cuanto al nivel de impunidad que ya se cargó a este país. Pero existen otros tipos de violencias que repercuten en el bienestar y nos impiden sobrellevar la cotidianidad con entereza y dignidad, mismas que no acaparan titulares ni obtienen subvenciones. Toda la atención se la llevan los asesinatos y violencia contra las mujeres, sin menospreciar la atención debida, de ninguna manera, pero, sí, hago hincapié en los delitos de corrupción y falta de ética que permea desde toda área e interacciones humanas. Poco o nada se habla de las familias mexicanas y de su importancia dentro de la sociedad, de las injusticias y tranzas que joden la vida y pueden convertirla en un verdadero calvario. Los robos, los asaltos, la corrupción, las tranzas, la falta de palabra, la falta de valores, la falta de ética. Nosotros, el resto, también nos quedamos esperando se haga justicia. El no compartir la experiencia de una violación o de un asesinato, no nos hace menos victimas. Yo sólo sé que este 8 y 9 de marzo, las feministas tienen permiso para la impunidad, y cuando eso sucede, se forma parte del problema, no de la solución. Saludos cordiales.

Xulio Guillén dijo...

Buen día Avelina
Te escribe Xulio Guillén, director editorial de la revista Mejores Prácticas, con la intención de gestionar una entrevista. Nos encontramos está semana en Ciudad de México por agenda de trabajo (somos de Guadalajara) y quisiéramos ver la posibilidad de hacer un video con una entrevista sobre el negocio del arte, el impacto de la creatividad a través del arte y el panorama a futuro del ámbito. Espero sea posible concretarla. Te agradezco de antemano la atención.

SILSAND dijo...

Estimada Avelina, le escribe Silverio Sandate, abogado con práctica en el Derecho de la Propiedad Intelectual. Le escribo para explorar la posibilidad de tener una reunión con usted para poder comentarle un asunto legal el cual podría considerar interesante, puesto que a objetos que tienen una evidente aplicación industrial se les está dando el carácter de obras de arte. De antemano agradezco sus atenciones y le envío un cordial saludo.

migueltanco dijo...

Estimada Avelina. Sus artículos y su gran elocuencia en entrevistas me han conquistado desde el principio por su amplitud de miras, que expresa correctamente lo que muchos creemos o intuímos ,pero no hemos sabido cristalizarlo como usted. Estoy de acuerdo con su idea de fraude del arte moderno que representa Koons, Hirst, etc., sobre todo el daño que hace al arte desde el punto de vista institucional y universitario.
La única duda que me quedó y por eso se la lanzo aquí , es cómo han de ser de grandes las ventanas que permitan una nueva visión de arte y la nuevas percepciones estéticas. Es decir, sabemos que el arte abstracto o el expresionismo ,o el mismo impresionismo no fue aceptado estéticamente porque no reunía las cualidades estéticas de una época y esto ha sucedido muchas veces en el historia del arte. Por lo tanto , cómo debería ser o qué reglas debe seguir la estética en el arte para que tenga una ventana de cambio con el futuro, que no sea rígida y permita una exploración sin reglas de otras formas y sentimientos. Se lo comento porque sé que el arte moderno (entendido el de Koons) se apoya en esta contradicción para afirmar que todo vale , y es el "artista" y su entourage el que decide.

Le doy las gracias y le agradezco enormemente su aportación como crítica de arte.

Un saludo desde Milán. Miguel Tanco

Eriko dijo...

Yo no veo que el presidente AMLO dé dinero para crear programas públicos en favor de las mujeres ni que las mujeres estén ganando dinero por ser feministas. Avelina, sí se tiene que aceptar y hacer un señalamiento a nuestro presidente y su gobierno (de hombres) (respaldado por unas supuestas funcionarias). Además, no sólo hablamos de mujeres, hablamos de los asesinatos a mujeres trans y personas LGBTI, aunque se acaben las mujeres, la crueldad y la violencia del hombre sigue actuando sobre las poblaciones vulnerables.

Escribe: Eriko Stark, fotoperiodista independiente.