lunes, 27 de enero de 2020

ARTE RACISTA

Charles Le brun

La tendencia del arte contemporáneo es “analizar” las obras desde los “aspectos fisionómicos” de los artistas, la reflexión será “etnizar el arte y sus expresiones esenciales de raza”. Regresamos al denigrante racismo científico, ahora lo edulcoran  como “racismo positivo” para hacer “visibles a los invisibles” y la gran contradicción es que lo hacen desde la estigmatización y el señalamiento. El análisis no será desde las cualidades y características estéticas de la obra, será si el artista es: “étnico, afroamericano, marginal o mujer”, en ésta ideología de moda ser mujer nos pone detrás de los marginales. El racismo científico es parte de las pseudociencias, surgió para dar argumentos al racismo, que señala al origen biológico, geográfico, raza y género como causa de las diferencias intelectuales, morales y emocionales de las personas.
Este racista criterio curatorial afirma que la “biología” de una persona produce arte o cultura, regresando a definir y clasificar al individuo por características, que además carecen de objetividad porque mezclan religión y preferencias sexuales en sus clasificaciones, es como pensar que un indígena pinta de determinada manera por el color de su piel, no por una decisión intelectual y estética de lenguaje.
La estratificación de las razas, la insistencia de que sigan existiendo y sean notorias, rechaza el mestizaje, legitima las diferencias como motivo para mantener la segregación, negando la libertad personal de pensar, decidir y hacer fuera de un ámbito superficial como la apariencia física, condenando al individuo a no salir del rango que le ha sido asignado. Las salas de los museos se convertirán en pequeños ghettos en donde se confinará al arte femenino, o “nuevos feminismos”, “arte gay”, “arte indígena contemporáneo”, y así sucesivamente, impidiendo la integración que aporta reunir en una sala a las obras que demuestren maestría y lenguaje poético, sin importar si están realizadas por una mujer, un hombre o quién sea. 
El arte es el lugar en donde se deberían resolver las diferencias y las inequidades, y no al contrario, ahora el arte es para señalarlas como barreras infranqueables, impidiendo un mestizaje creativo que sume las distintas formas de ver el mundo. Al realizar, por ejemplo, una exposición colectiva de paisaje, el tema une las búsquedas y observamos las obras sin separar las de mujeres, de indígenas o de personas LGTB, y rompemos las barreras. Los abanderados de las modas ideológicas, la corrección fascista, impone un criterio curatorial que la ciencia ha desechado por ser ideología que únicamente mantienen los grupos supremacistas. La supuesta “visibilidad” que impulsan también es para incrementar la burocracia, por cada ghetto habrá un curador especializado, y entre más segregación haya más curadores cobrarán en nómina. 
El racismo curatorial decide las diferencias para clasificar a los individuos, y por supuesto, son los curadores los que están en la cúspide de la pirámide, el siguiente paso es que hagan salas de artistas ricos y salas de artistas pobres.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Tengo que aceptarlo la idea es brillante. No sólo por la atomización y subdivisión interminable de las categorías, cada una con su experto sino por la multiplicación bíblica de jerga la curatorial y estudios académicos pseudocientíficos. "Clasificación del arte de acuerdo a la forma del cráneo del artista: Una interpretación fisionómica de la originalidad según Danto...

Escultor Alex Lozano dijo...

Pocos como tú,diría un puñado;un grupo muy pequeño,diminuto,refrescante,reconfortante. Una minoría ridícula en términos cuantitativos, pero inmensamente superior en muchas formas. Ars longa, vita brevis...

Anónimo dijo...

Saludos, Avelina. Mi nombre es Alger, vivo en México desde hace algunos años, y desde que viví un tiempo atrás en España he sido arduo admirador de tus escritos y análisis. Soy alguien completamente perdido en cuanto a crítica artística, siempre he ido por la vía simplona del "me gusta" o "no me gusta", y tú me has ayudado a tener un mayor criterio. Hace tiempo hice este pequeño reportaje en un artista de murales, Secreto Rebollo, probablemente has oído de él. Aunque el video trata sobre su obra, hay una parte donde te hizo una mención, abarcando el debate del grafitti como forma artística y cierto percance que tuviste con graffiteros. Creo que podría interesarte, ya que la opinión de Rebollo, lejos de caer en blanco y negro, podría ser de valía en todo este caso, como una voz directa de esta forma de vida. Te comparto el video con total admiración por tu trabajo y también por la de Rebollo. Espero conocerte algún día y aunque sea estrechar la mano de una "maestra a distancia". ¡Gracias! ¡Siempre te leo! ¡Continúa!

Esta es la liga del video:
https://vimeo.com/383902663

Atte. Alger

Alejandro Salazar dijo...

Avelina,

Yo soy pintor mexicano pero radico en USA. Me encantaria traducir algunos parrafos de este articulo al ingles y compartirlo. Me encargaria de traducir adecuadamente para respetar tus ideas tan certeras y atinadas. Yo siempre he estado en contra de este movimiento pero mi repudio era intuitivo y no razonado.

Gracias por tu voz.

Ignacio Calvo dijo...

Y ahora una corrección a mi corrección :) Quería decir "cuanta más".