martes, 10 de diciembre de 2019

BANANA OBSESSION

Maurizio Cattelan 2019 
 La revelación ha llegado, el subconsciente emerge de sus oscuras cámaras y sin pudor exhibe sus inclinaciones: los artistas contemporáneos VIP tienen fijación oral con las bananas o los plátanos o como su mercado les llame. En las fiestas bacanales de las ferias de arte lo han susurrado, desde la portada de Andy Warhol para Velvet Underground, la cáscara en el piso de  Jeanne Silverthorne, y el camión con una tonelada de bananas de Paulo Nazareth en Art Basel, que narré en mi blog https://www.avelinalesper.com/2011/12/banana-affaire-art-basel-2011-miami.html, ahora se suma a esta lista de patologías la “escultura” de Maurizio Cattelan: una banana pegada con cinta adhesiva a la pared. La obsesión oral responde a la dependencia que tienen estas obras con el texto, éstas bananas simbolizan la densidad intelectual que los expertos y curadores meten en las bocas, cerebros y cuerpos de los artistas para que puedan justificar sus obras, sintetiza la relación artista-curador-galería. La obra significó un gran esfuerzo para Cattelan, así debe ser, si algo caracteriza a este tipo de obras es que todas están por encima de las posibilidades de los artistas, después de “un año de trabajar en ella”, de escoger entre las docenas que estaban en el mercado, optó por tres piezas que él consideró masterpieces y dos más como “pruebas de artista, artist’s proofs”. 
Paulo Nazareth 2011 
 La sabiduría de los artistas es innegable, el mercado del arte, en sintonía con el mercado de bananas, le dio la razón y tres compradores, entre ellos un museo, la adquirieron por 120 mil dólares. Los compradores preguntaron si la banana-obra tiene instrucciones para conservarla y la galería respondió que recomendaban cambiarla cada semana “como sucede con las flores”, lo que no aclaran es cuál es el criterio para sustituirla, muy madura o media verde, muy amarilla o un poco oscura, se pega a la pared con la curva a la izquierda o la derecha, tampoco indican cuántas veces se puede sustituir, lo ideal es que un curador de una asesoría especial a cada coleccionista y de seguimiento al proceso de la obra, recordemos que Cattelan dedicó un año para tomar estas decisiones y eso que es artista, imaginen para un neófito millonario, esto es casi imposible. Es una lástima que en la Biblia, Eva se come una manzana porque si se ha comido una banana sería la santa patrona del arte VIP. 
Jeanne Silverthorne (2007) EUA 

Los teóricos bananeros del paradigma del arte contemporáneo VIP se podrán tragar, ahora sí, todas sus tesis, esta obra confirma los orígenes y los fines de este estilo: el arte VIP es la democracia de los estúpidos, al ser mayoría merecían ser ellos los que dirigieran el destino del arte. El performancero que arribó a la feria y se comió la obra ratifica el análisis, “me comí a la obra y su concepto”, y agregó “no soy un ser humano normal, soy un artista, un performancero, no estoy comiendo una banana, estoy comiendo arte”, este genio merece compartir un día su tumba con Duchamp y que la limpie Marina Abramovic. Es una lástima que el resto de los artistas VIP, que esperan con ansias Art Basel Miami, y piensan sus obras durante un año completo, dudando entre llevar calcetines, platos rotos, vómitos, etcétera, no se les haya ocurrido a todos, en una epifanía colectiva, llevar una banana. Esto pasa por no seguir en consejo de su psiquiatra y sacar en la terapia todas sus fijaciones, se habrían atrevido a “hacer” una obra que de verdad representara su vida,  eso es lo que buscamos del arte. 120 mil dólares no son suficientes para que esto se consagre, falta que una universidad abra la cátedra arte bananero, o la ontología de la banana o resistencia social y bananismo, y den doctorados. La dictadura de la estulticia cotiza en la bolsa de valores. 

16 comentarios:

Javier Rodríguez2705 dijo...

No bueno, entonces a la señora cerca de mi casa que los fines de semana sale por la noche a vender banderillas de sanchicha con papas fritas, flanes, dorilocos, chicharrones preparados, cueritos con chile, pastelitos y plátanos fritos con crema mermelada y chispitas de "chocoreto" (como dicen los japoneses al chocolate) le voy a decir que es toda una artísta vip en potencia y que sus ricos y crujientes plátanos fritos puede venderlos como obra de arte contemporaneo... "plátanos fritos vip" parece un buen título. Qué ridículo y estúpido es ese cattelan, pero más ridícula y estúpida es la gente que admira y avala eso como "arte".

Unknown dijo...

Gracias por compartir tu manera de pensar Avelina... es la correcta.

Unknown dijo...

Gracias por compartir lo correcto, lo coherente, gracias Avelina.

Hugo Patao dijo...

Las bananas están hechas para comer

Danelo dijo...

Avelina, ya saca el post sobre el Zapata feminizado que tiene loca a todas las redes sociales y el round de dos a tres caídas de machos contra gays.

Nandi dijo...

Encantador sarcasmo, elegante y fulminador; "tomen changos su banana".

Unknown dijo...

Inteligente! No como el babas de Luis Pastor quien comentó: "El buen arte tiene esa cualidad de mover sentimientos, positivos o negativos. Cattelan ha sido muy inteligente... Él sabe que poniendo cualquier cosa en una instalación se convierte en arte o será debatido como arte". Noooooo, qué descubrimiento, qué observación tan original de este experto!

Unknown dijo...

A qué grado de idiotez y mediocridad ha llegado la gente que considera ésto como "arte". Es deprimente.
Gracias, Avelina 😘

ALEJANDRO MARFIL----A13 dijo...

Estimada Avelina,vivimos en los tiempos de los contextos superfluos, donde la forma es más importante que el fondo,por ejenplo;estas compras no es solo que sean cotizadas(la forma) ,el fondo es que blanquean dinero...

Mario De Rivera dijo...

Yo les nombro los artistas de la chapuza, al igual que el desnudo de zapata con taconez, artistas de la moda

Anónimo dijo...

La posibilidad de que sevrepresente un vómito ya está hecha. En mis clases de pintura, el profesor nos contaba de las presentaciones más insólitas que se hayan hecho en museos y galerías. Así que, una banana para mí no es una novedad cuando se han visto cosas más extrañas y hasta peligrosas.

Nano Sfera dijo...

La estupidez está de moda y el dinero no puede curarla (medicamente) pero no deja de curarla "artísticamente". Y lo peor es que ya estamos curados de espanto... ¿Repartían diplomas de papanatismo o eran de bananatismo? Toda esa gente alrededor de un tipo comiéndose la dichosa banana parecía fascinada, ¿estaban sublimando libido o ya venían de casa con la chaqueta mental hecha a base de inmunda dialéctica?
Y lo de Art Basel 2011 Miami ¿Será posible que alguien pueda acabar detenido por comerse dos de un montón de plátanos que un cretino ha dejado para que se pudran en una furgo? ¿Podría sostenerse algo así frente a un jurado si lo lleváramos a los tribunales?
Asteroide, porfa, vente ya...

RosienidPere dijo...

Avelina me encantan tus comentarios.A todos los curadores que aceotan esto como una obra de arte debían quitarle su licencia o certificacion como tales. Los organizadores de Art Basel debían sentir verguenza por permitir que un guineo pegado a una pared se exhibiera como una obra de arte y a las personas que compraron esta aberración deben investigarlas, pues si sólo buscaban exposición en los medios, esto sí lo consiguieron, pero BOTARON $120,000, que tanta falta les hace a las organizaciones sin fines de lucro. Los que amamos el "arte", que requiere planificación,tiempo, creatividad,originalidad y todo aquello que lo convierte en una pieza única, alzamos nuestra voz en contra de la desfiguración de lo que es ser artista y lo que es una obra de arte!!!

AM dijo...

Patético todo lo del plátano!!!

ferarango68@gmail.com dijo...


Excelente columna. Creo que ya llegaste a un punto de reconocimiento lo suficientemente alto como para crear un círculo de seguidores o artistas verdaderos y visibles que poco a poco lograran reorientar el grave daño que se está haciendo con la juventud.

Salces.art dijo...

Gracias por la cordura, ese día precisamente desayuné un plátano. Me comí una “obra de arte”. En todo caso es una obra cuyo altísimo valor es nutricional. La cinta probablemente me la he comido también en alguna comida chatarra. Lo que no me trago es la broma del “comedian”...¿arte? Más de 100 años de crisis en el arte, la fuente de duchamp y el plátano pegado. Más allá del absurdo es decadente e insultante para quienes dedicamos horas, días, meses y hasta años a la realización de una obra de pintura o en general a las bellas artes. Y también para el público que asiste. ¿Porqué dos objetos relacionados con las básicas necesidades fisiológicas (comer y orinar) tienen tanto éxito? ¿Porqué la falta de pensamiento, reflexión, investigación y propuesta tienen ese valor económico? Y para comprar eso hay que tener muchas ganas de lucir el dinero. Es como un nuevo rico comprando algo Kitsch para impresionar a sus amigos. Ricos y pobres sienten la misma necesidad de superioridad para apantallar a quien? Ser dueño de un objeto los hace inteligentes? ¿Cual es el propósito de estas “obras”? ¿Generar memes?