viernes, 11 de enero de 2019

LA PIRÁMIDE

Grabado de Eko su trabajo aquiò 

La obra más cara, el artista más cotizado, la película más vista y más premiada, el libro más vendido, el museo más visitado, más, más, la competencia del dinero, la pirámide que se levanta con publicidad, la voracidad de un sistema que impone una competencia artificial para ganar con la sumisión de la sociedad. El sistema ha traducido el más en calidad, si una obra se vendió en una cifra absurda, eso la convierte en obra maestra, y al autor en el más cotizado, ocultando la evidente especulación que hay en una subasta, posicionando obras que en ocasiones son falsas, no importa, en dinero legitima el valor. La publicidad de los premios de cine, que carga de adjetivos cada película, sumando palabras mientras suman la venta de boletos, y el público cree que si está seleccionada o premiada su calidad es incuestionable y la ven con sumisión y les parece excepcional.
Es un aparato ideológico que hace de la competencia, del ganar más, la escalada de una pirámide interminable que no deja de crecer, y que en cada peldaño pone otro con más publicidad, más premios, más virtudes. El mecanismo es tan elemental que funciona, el consenso implanta el valor, si le gusta a millones entonces tiene las cualidades que los publicistas le atribuyen a esa película o a esa pintura o a lo que sea, aunque los premios estén controlados por los productores y las obras compradas por los subastadores. El criterio es un enemigo, la libertad de pensamiento un anatema para esta estructura de comercio conductivista, que además es patriotero. El orgullo nacional ciega la visión de la realidad, el ranking chantajea con la patria, y es un asunto de Estado. La competencia anula al individuo, la incitación a conseguir y participar del aura de ser el s, es la esclavitud contemporánea.
Ser una persona con éxito exige alcanzar eso que posee el más. Leer el libro más vendido, aunque sea una basura; ver la serie de televisión más famosa sea predecible y fácil, otorga al consumidor un privilegio que no existe. La masificada cultura uniforma, el consumidor es el coro que repite la voz del marketing que dicta qué es lo mejor, el consumidor acepta  para no tener el problema de enfrentarse a una elección que estigmatice su pensamiento y su posición en la sociedad. La estrategia de ventas es manipulación que hace sentir a la masa que gana algo, mientras el único que gana es el sistema. La aprobación de la mayoría establece la consagración, las multitudes que van a una exposición para hacerse el selfie, son el argumento irrefutable de que eso es arte, aunque vean un cuarto de espejos y calabazas pintadas con puntos. Las películas con clichés y millones de dólares en estrategias comerciales son la excelencia en su facilismo, y  la masa se forma en la taquilla a ratificar que la publicidad no se equivoca. Sospechar del más rompe los cimientos de esa pirámide de dinero y manipulación. Claro, si se trata de ser feliz y no incomodar, adelante, para el marketing todos los seguidores suman dinero.

miércoles, 2 de enero de 2019

ELTIEMPO


El tiempo presente y el tiempo pasado
Quizás estén presentes en el tiempo futuro
Y el tiempo futuro lo contenga el tiempo pasado.
Si todo tiempo es un eterno presente
Todo tiempo es irredimible.
Lo que pudo haber sido es una abstracción
Una constante  posibilidad perpetua
Sólo en un mundo de especulaciones.
Lo que pudo haber sido y lo que ha sido
Avanza a un solo fin, siempre presente

T.S. Eliot.

Los Cuatro Cuartetos

El tiempo es una obsesión de la existencia, la sensación constante de fuga, urgencia, tardanza, la reducción utilitaria que nos obliga a cumplir horarios desgastantes, y el final, si es que el final existiera, vivimos la pérdida de lo que no hacemos por lo que hacemos.
El tiempo para ser, estar y observar, ya no existe.
Comprender nuestra presencia en la estancia temporal es un pensamiento filosófico, científico, tecnológico y artístico. El arte requiere y exige tiempo.
La experiencia de la realidad encuentra su cimiento existencial en la noción de aquí y ahora, en el espacio y el tiempo. Es la relación con lo que vivimos, hacemos, sentimos en un momento y un lugar específico, que provocamos en nuestro sentido de la libertad o aceptamos en un designio de la fatalidad. 
El arte es experiencia y manifestación del tiempo: la contemplación y la creación suceden en el tiempo, en un presente intransferible que acontece en el individuo, cada acción, decisión y estado que el arte provoca o necesita es una consecuencia del individuo que lo vive, lo enfrenta y lo integra a su estar en el mundo.
Las tres niñas pelan patatas, sin levantar la vista, concentradas en su labor están sentadas en una sucesión de movimientos, las cáscaras rizadas caen en el suelo, los vestidos rojos dan armonía y fraternidad a la escena, a espaldas de la niña mayor la puerta abierta se prolonga en una fuga, la profundidad plantea un trayecto. El tiempo pasa mientras ellas pelan las patatas, ellas lo experimentan a través de su labor, y el espectador mira la obra pintada en 1896 por el pintor belga Léon Frédéric, y la contemplación sucede en el presente del que mira, en el aquí y ahora que se suma a la memoria y forma parte de las nociones que enriquecen nuestra propia construcción de la realidad.
El proceso de creación de Frédéric, la observación que suspende el movimiento de las manos, la mirada, los pliegues de los vestidos se trasforman con la invención, el pintor decide cómo es su propia versión de la realidad en la composición, al elegir el color rojo para los vestidos, al matizar el cabello de las niñas de rojo, y además, en una metáfora de la vida que están por continuar, abre la puerta a un pasillo sin destino visible.

Rothko en su pintura Light red over dark red, de 1957, aplica las capas de color, espera que sequen, las desvanece, sumando las capas del tiempo, la sensación de que el pasado queda en el fondo de una continuidad interminable que plasmada detiene la incesante marcha, y permite el instante de contemplación, de entrar a cada uno de los colores, a cada matiz que exigió autonomía para integrarse sin desaparecer.
Mientras la experiencia cotidiana nos hace sentir que el presente esta “vivo” y el pasado está “muerto”, que el futuro guarda una promesa, el arte rompe con esa noción, y trae sus manifestaciones a una vida perpetua, la obra de Rothko o la de Frédéric o los primeros dibujos de hace 40 mil años, están vivos en la experiencia de la creación y la contemplación.
La música, el teatro, la poesía, rompen esas barreras y nos significan en el instante en que las experimentamos. El paisaje, la figura humana, la naturaleza muerta, la abstracción, el color, son representaciones del tiempo y contienen en su presencia el proceso de la creación que exige la entrega de la vida al momento de la realización.
Mientras la sociedad dicta un uso utilitario del tiempo, en el que cada instante debe ser productivo, crear beneficios y capital, el arte desobedece esa imposición, existe en el no hacer, la meditación, la observación, exige que el aprendizaje sea lento, probar y comprender los materiales, que los errores guíen. El arte es una liberación que otorga al espíritu el estar y vivir, el arte rompe con la obsesión del desgaste, el arte es eterno.