viernes, 31 de agosto de 2018

LAS HUELLAS DE MI SED

BODISATVA MANJUSHRI

Nacimiento divino, infancia en un palacio magnífico, protegido dentro de las murallas del gozo y el placer, con la mirada abducida por la belleza, el joven Siddhartha recibió la revelación de su destino en el sueño y escapó del palacio para encontrarse con esa realidad. El sufrimiento, la vejez y la enfermedad “llegarán pronto”, la realidad es un espejismo transitorio, y el camino existe, la Iluminación es posible. Las huellas de Buda, en el Museo Nacional de Antropología es una exposición filosófica, cada una de las obras: esculturas, manuscritos, rollos, tapices, grabados, poseen contenido histórico y filosófico. La fatua contemporaneidad, con muestras saturadas de retórica que justifican su mediocre existencia, contrastan con esta exposición contenida de sabiduría trascendental, desprendida, literalmente, de la frivolidad escapista. La selección de piezas de museos como el LACMA de Los Ángeles, California, y el MET de Nueva York es erudita y preciosista, la curaduría de Karina Romero es una de las más logradas exposiciones que se han presentado en este museo.
Los libros y las exposiciones llegan cuando los necesitamos, entrar a un recinto a contemplar la condición humana vista por la filosofía budista, compartir la paz del rostro de Buda meditando, observar las mudras en sus manos, mientras la  virtualidad del egoísmo y la violencia se regodean, nos otorga una estadía liberadora depositada en el arte. La modernidad se aniquila y  miles es de años después la filosofía  budista continúa, el arte en un conocimiento alejado de objetivos utilitarios, ofrece un espacio infinito para estar y recuperarse. La soledad de cada escultura meditando, los ojos entre abiertos, el cuerpo erguido, los miembros largos, la belleza austera o recargada de ornamentación, es el presente que se profundiza con el silencio del mantra, del no hacer que nos regresa a nosotros mismos. Vivir es arduo, es inexplicable la necedad, la obsesión por seguir, la credulidad se debate con el escepticismo, y vemos que el devenir es indiferente a nuestras dudas, el budismo nos dice que el placer, el dolor, la enfermedad, el amor, la soledad, todo es transitorio.
La filosofía encarnada en un iluminado, un ser humano que decidió entrar en la realidad,  sin evasión, sin derrota, las enseñanzas son él y el mundo, cada escultura, manuscrito, las pinturas, son visiones de filosóficas, la paz se representa porque es resultado de un pensamiento que se practica en la vida, no hay especulación, son pasos de la existencia. La obra de arte entonces es pensamiento y belleza, el color dorado, la caligrafía, la armonía es guiada por la fe en ese pensamiento y la conducta consecuencia de ese pensamiento. La fe está secuestrada por las religiones, la filosofía exige raciocinio nunca fe, en estas obras hay fe y belleza, las certezas que tenemos las provoca el dolor, y la luz dorada de ese rostro impasible me dice que es posible alcanzar esa paz, unos instantes tal vez, no tengo opción, no tengo más, sólo puedo perseguir ese instante.