lunes, 9 de julio de 2018

ESA FOTOGRAFÌA

Esa fotografía cambió el destino de esos niños, esa fotografía denunció la política inhumana y cruel de Trump en contra de los inmigrantes, esa fotografía consiguió que el mundo se enterara de un crimen inenarrable. El fotógrafo John Moore captó a la niña hondureña de dos años de edad que llora desesperada y desolada ante el gigantismo prepotente de los guardias fronterizos. El fotógrafo Moore propició algo que a nivel institucional o intergubernamental era imposible de lograr, la difusión de esa ominosa imagen detonó la suspensión y la investigación de lo que hay detrás de esa criminal política de castigo para los inmigrantes.
 La fotografía de Moore dimensiona la importancia del trabajo de los fotógrafos y la labor periodística, la violación a los derechos que sufrieron durante meses esas familias, esos niños, nunca hubiera cambiado sin esa serie de fotografías. Moore ha trabajado en la India, Egipto, la frontera de México con Estados Unidos y Sudáfrica, los trabajos que realiza para Getty Images tienen la carga social y humana que hace que los acontecimientos trasciendan la estadística. El fotoperiodismo va más allá de la documentación, es una forma de “ver” lo que sucede, de anticiparse y prever a dónde se va a dirigir algo, estar alerta de en dónde se está gestando esa imagen que va a definir un acontecimiento. La capacidad de síntesis del fotoperiodismo está en que humaniza a los protagonistas, dando materia a la descripción escrita. Al leer el reportaje de un desastre o a lo crónica de un evento social, el acompañamiento de la fotografía culmina con la idea que nos formamos de lo comunicado, sin esa imagen no tendríamos completa nuestra apreciación y por eso la guardamos en la memoria.
Desde este espacio, y aunque sé que no lo va a leer, le agradezco a John Moore por realizar esas fotografías y haberlas publicado en las redes, por ser valiente y no dejarse intimidar por la presencia del poder, por vernos como seres humanos, porque gracias a él y al trabajo periodístico de miles de fotógrafos denunciando injusticias, ellos han provocado cambios como el que acabamos de vivir, hicieron más que los gobiernos de los países de origen de los migrantes, que han reaccionado con vergonzosa pasividad.
En la criminal política que emprendieron hace meses en contra de la inmigración a Estados Unidos, han desaparecido miles de niños, y es obvio que estas fotografías no solucionan esta tragedia, y sin embargo hicieron el cambio. Es lo que sucede con el arte, no cambia al mundo, pero es capaz de impactar y provocar reacciones sociales y humanas. Los fotoperiodistas muchas veces ponen en riesgo su vida, y aun así continúan con su trabajo, en la mayoría de las ocasiones los lectores no leen el crédito de la autoría de una imagen, pasa en el anonimato, para la mayoría de ellos la recompensa es intima, ver que su trabajo movió los engranajes de la justicia.  Recordamos el hecho y la escena y no sabemos quién hizo la fotografía, así es este trabajo, es esta ocasión podemos decir el nombre John Moore, y que sirva para decir el nombre de todos mis compañeros fotoperiodistas.

10 comentarios:

Renny Trivera dijo...

Vi la entrevista que le hicierona Jhon Moore explicando la foto y comentando todo lo que el habia visto y fotografiado, en getty images estan alguanas fotografia de su libro Undocumented, un excelente trabajo.

Aprovecho este espacio, para agradecerle la informacion tan valiosa de sus post, sus comentarios y mas aun que nos ayude a regresar por el buen camino y volver a valorar lo
que es el arte y no dejarnos llevar por lo que la sociedad dice que es arte.

saludos!! La admiro mucho.

Atte. Renata Irene Tamayo Rivera
monainternacionaltj@outlook.com


Consuelo Sáenz dijo...

Querida Avelina, mi respeto y admiración a su trabajo y pensamiento, pero con esa publicación no comparto su sentir. Sí, una imagen tiene poder, una imagen no requiere explicaciones, por eso es imperdonable que se lucre y se distorsione a la opinión pública con ellas. En los tiempos que corren puede ser confuso definir mentira y falsedad (sé que no es su caso). Esa fotografía no me impresiona porque su captura y publicación, hasta el hartazgo, va con ese propósito; manipular la sensiblería de la audiencia. En fin, sería profano siquiera el intento de explicarme con usted. Le reitero mi respeto y admiración.

spika87 dijo...

Querida Avelina,
No tengo el gusto de conocerte pero me gustaría invitarte a mi exposición Reinas sin Corona en el Museo Legislativo, te invito a que veas mi obra, es una serie de las mujeres detrás de los líderes politicos mas influyentes de la historia. Justamente hice un retrato de Melania Trump y su indiferencia hacia lo que sucede.

Saludos cordiales,

Regina Jean
http://spikaart.myportfolio.com

Unknown dijo...

"Esa fotografía" que evidencia la crueldad humana en su máxima expresión, que nos conmueve en lo más profundo de nuestro ser y que nos provoca empatía con los seres humanos que todos los días luchan contra la injusticia o son victimas de ella.

Garatuza Moon dijo...

Excelente reflexion,

cristina dijo...

Gracias John Moore! Y a tí bloggera!

Oscar Quintana Gutiérrez dijo...

Avelina, buenos días. Soy un escritor novato que está buscando publicar su primer novela y me gustaría saber si me harías el honor de leerla y darme tu opinion sobre mi manuscrito.

Saúl Hernández dijo...

Hola, ¿qué opinas del siguiente video? Ya qué habla del mismo tema pero desde otra perspectiva https://youtu.be/LpLw5JzFs-k

Alejandro A. dijo...

Hola Avelina, escuché tu participación en la radio con el tema de la fotografía. Me quedé con la duda de que opinión te merece Gregory Colbert.

Armando Arias López dijo...

Maestra Lesper: En mi calidad de fotógrafo, reconozco el empeño y logro del fotoreportaje, tal vez porque, aunque traiga la cámara preparada, siento que los brazos se me congelan ante una escena de crueldad. La valentía de mi amigo Pedro Valtierra y de toda su congregación no copnocen límites. La fotografía análoga requiere reflexión, medición deluz, observancia de sombras, selección de película y objetivo, exije encuadres gloriosos del "momento decisivo" (Cartier Bresson). Después un trabajo excelso de laboratorio y mucha suerte para no olvidar ponerle rollo a la cámara y evitar rallar el negativo. La aburro. Solamente quiero decirle que si el fotoreportero es importante, en lafotografía todfos los género guardan una importante tarea estética que en algunas misteriosos ocasiones, llegan a ser arte. Yo, por ejemplo, me he dedicado a los escenarios y hay quienes su tema son los deportes, los hay del tema político y de la vida social...bueno, hasta el especializado en hacer retratos de ovalito (que a mi nunca me salen como los del estudio) merecen mi respeto, como el respeto que me merece usted, crítica inteligente y valiente. ATTE. Armando Arias.