domingo, 4 de febrero de 2018

LEER POESÌA

El lenguaje distorsionado, las voces sordas, el griterío fragmentado, la zafiedad posteada, el linchamiento cobarde, las palabras laceradas, el significado perdido. Es tiempo de leer poesía. La rebeldía a la masa es la comunión con el silencio, la rebeldía a la ignominia es la reunión con la frase lenta, sentida, meditada. Es tiempo de leer poesía. Dejar de responder para escuchar, esperar a que las palabras reposen y adquieran su ritmo, su musicalidad. El tiempo no se lleva las palabras, al contrario, las arraiga, una vez sembradas se repiten y nos representamos a nosotros mismos con frases vacías, frívolas, hirientes, de sonidos torpes, usamos un lenguaje que se degenera.
Las palabras aman y desprecian, las palabras somos nosotros, depositadas en la psique, en el alma, en la costumbre, las sacamos en el parloteo incesante de la cotidianeidad, creemos que la mente olvida y no es así, aprendemos de lo indecible y lo repetimos. Leer poesía nos regresa a la fe en el lenguaje, a su cauda de significado, a su estancia con lo que somos. Dar forma a las imágenes de esas emociones que no alcanzamos a entender, recrearlas en un poema y verlas, explicarlas, vivirlas. Dar la espalda a la inmediatez de las respuestas, de las exigencias mediáticas y esperar a que la poseía nos habite, sea el plano de lo real que ya no vemos, que desaparece entre la obscenidad de las redes, del mentiroso reactivo “nuestro tiempo”. La poesía es el tiempo, la metáfora, la realización de un espacio en palabras que podrían describir otro espacio, el escándalo de ser la misma frase que escribió el poeta hace cien o mil años, y no ser la frase que alguien vomitó hace unos segundos.
 La palabra es mucho más, es un arma describe lo más profundo y doloroso, que nos significa y da vida, la voz humana es una cadena de experiencias, y cada frase se une a los eslabones de nuestra biografía. La sociedad vociferante viola a las palabras, ensucian el compromiso que tenemos con el lenguaje, con ese imborrable espejo de nuestra existencia. Lo que hemos dicho y lo que hemos callado se queda en nuestro rostro, leer poesía, respirar en esas líneas que fueron guiadas por emociones y horas, nos habita la mirada y el silencio. La realidad que se ve desde la poesía no puede verse desde la grosera voz que lanzan las redes agazapadas en el grito cobarde. Es tiempo de leer poesía, de darle a la vida la construcción lenta y dolorosa de la fe, de le entrega, del camino que va en sentido opuesto a la frenética respuesta de la masa.

La poesía no avanza, se detiene, las frases milenarias permanecen, la modernidad, la actualidad, no es de la poesía. Hemos llorador y ansiado lo mismo desde que recibimos el inexplicable y prodigioso designio de estar aquí, cada día, cada milenio sentimos lo mismo. El poema lo sabe, lo dice y lo conserva. Dejemos que la actualidad agonice ahorcada por el hambre de zafiedad de la masa, descansemos en la poesía, mientras las metáforas siguen su eterna voz, la masa ensordecida se asesina a cada instante. Es tiempo de leer poesía. 

14 comentarios:

Anónimo dijo...

En defensa de la poesía, es un argumento maravilloso. Desde el silencio de la lectura. Gracias

AMALTEA dijo...

Pues es una acertada manera de abandonar ese veneno -la actualidad sin fin- para curarnos con la palabra poética intemporal.

HumitoVahoso dijo...

Avelina, quisiera conocer tu opinión sobre el debate de "Hilas y las ninfas" de John William Waterhouse que fue quitado de la galería "Manchester Art Gallery" por la artista Sonia Boyce como pieza artística, y crítica feminista. ¡Gracias!

Martín Enrique Mendívil Cortés dijo...

Avelina, felicidades por esta entrada sobre la poesía. Coincido plenamente contigo. Te dejo la liga a mi blog/bitácora en donde consigno lo que llevo de mi cuarto poemario: "Rimbaud, la mosca horrible": http://rimbaudlamoscahorrible.blogspot.mx/ ¡Saludos y sigue escribiendo lo que escribes y siendo como eres! ¡Necesitamos montones de Avelinas Lésper en el mundo del Arte y las Humanidades!

Anónimo dijo...

Da Vinci, elegeu o pintor como o artista mais afortunado dentre os artistas: escultores, poetas, arquitetos; (assim lemos inúmeras afirmações em seu tratado de pintura). Dizem que ele próprio não se considerava um homem letrado. Quando tentava explicar a superioridade da pintura frente a poesia, não se cansava de criar analogias entre a imagem e a palavra: ' Uma pintura nos fala muito mais do que mil palavras....' No entanto, todo este estase frente a um quadro só seria possível pelo conteúdo poético das atitudes, poses, beleza e coerência de suas figuras. Diferente de Michelangelo que era também um grande poeta, personalidade mais abstrata de sentimentos... Seu mundo não surgia da natureza científica vinciana, mas sim dos vulcões internos, universos insondáveis e profundos que habitam o homem gênio do renascimento, encontrou em Dante o seu deus, criador de nefilins e de uma dimensão nova nas possibilidades do homem frente a sua imagem.

belldandy tsubaki dijo...

Eso es cierto,la poesía nos acerca a lo verdadero.Gracias por recordarla :)

Anónimo dijo...

Tomar conciencia de nosotros mismos, empezar de nuevo, vivir la vida poeticamente...este lenguaje no es el nuestro.

Unknown dijo...

Avelina buenas noches, donde puedo conseguir tu libro "el fraude del arte contemporáneo", en físico? no suelo leer en PC y me encantaría leerlo y tenerlo, soy Juan Omar de Lima Perú.

Dolors Roig dijo...

Felicidades por tus palabras. Yo participo en el Club de poesía de la biblioteca Fages de Climent de Figueres. Saber que vendrás a España me apena porque supongo que no te han invitado en Catalunya. Si vinieras a Barcelona seria un revulsivo para hablar de ARTE en los medios i en las reuniones de personas interesadas en el tema. Buen viaje, buscare información del evento. SALUT!

Bruno Ibarguengoitia dijo...

...el hablar con poesía es desentrañar el porque de la circunstancia vivida, es el instrumento quirúrgico para profundizar en una realidad determinada, donde provocas el pensamiento por arriba de cualquier inmediatez insulsa.....no soy tan dado a leerla pero tampoco me desagrada el utilizar alegorías como lo hace la poesía....puedes explicar más con menos y no obstante más entendible..
...pues el abismo sin fondo de la nueva belleza es tan sólo una espiral sin fin de los ojos espectadores de una realidad hiriente, damos gracias a esta nueva musa de apellido lesper el pensamienro de su ser en este mundo indiferente. ..

Bruno Ibarguengoitia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
alekjandro11 dijo...

Las palabras confunden, las imágenes no.

alekjandro11 dijo...

Las palabras confunden, las imágenes no.

Anónimo dijo...

Avelina, nunca me había atraído la poesía, hasta que perdí a dos personas muy importantes en mi vida. Pasé momentos tan triste y sólo sentía alivio leyendo poesía. Sería maravilloso si algún día pudieses compartir algunos de tus autores o poemas predilectos. Y sí, es tiempo de leer poesía.