martes, 11 de agosto de 2020

BLACK IS KING

 

La creatividad es el gran misterio y el gran negocio, hay empresas que pagan cursos de “creatividad” para motivar a sus empleados y que tengan ideas, como si aportar algo sobresaliente se consigue con una receta. Trabajo, trabajo y más trabajo, ésa es la fórmula. La reciente obra artística de la cantante Beyoncé es el resultado de la pasión y el respeto que tiene por sus raíces y su profesión, por su responsabilidad ante el talento. Black is King es un trabajo visual y musical de 85 minutos, las imágenes son muy superiores a la música. Cada canción tiene una pieza de video arte, en las que han intervenido 7 directores, curadores, fotógrafos, diseñadores de vestuario, iluminadores, coreógrafos, con la deliberada intención de superar el objeto de consumo, y crear una obra trascedente que evolucione a la industria de la música.

Entre los directores se encuentra Blitz Bazawule, director de The Burial of Kojo, que es una obra maestra del simbolismo, y eso se refleja en las metáforas visuales de los videos. Jenn Nkiru, es la directora del video de Apeshit, filmado en el Museo del Louvre, y contrivuye con su estética recargada y barroca.

El orgullo por la negritud, por la raza, está  plasmado en una estética, que sin ser folclórica o chovinista, es exquisitita y refinada, audaz, con referencias artísticas, pinturas, esculturas, escenarios, que se convierte en un statement antirracista. Es muy fácil caer en el facilismo al hablar de idiosincrasia, eso es evidente entre los artistas VIP y los publicistas nacionales, para los que México se reduce a máscaras de luchadores, escenarios tacky y malas imitaciones de Frida.

La denominación de “video arte”, secuestrada por el arte contemporáneo VIP, es aplicada a videos infra inteligentes sin factura, sin maestría, con secuencias interminables carentes de sentido, que presentan con sus argumentos de ONG oportunistas. Beyoncé se atreve con una producción depurada y preciosista, ella no es considerada artista contemporánea, su trabajo se queda en la industria de la música. Al margen de que todos los artistas VIP del plantea no alcanzan la fama de Beyoncé, la realidad es que el video como herramienta artística es usado con verdadera maestría en la industria del video clip y del cine. El video es una herramienta común gracias a los teléfonos celulares, y eso justamente aportó a la diferencia, los que tienen talento, oficio y algo qué decir son los que hacen obras de arte, el resto, desde los aficionados que filman sus vacaciones hasta los artistas VIP que están en los museos, son gente torpe con una cámara en la mano.

Los videos de Beyoncé son obras de arte, porque trabajaron para que así fuera, y si los museos están secuestrados por la mediocridad, el arte está en estas obras masivas, que alcanzan millones de hits, y que la estulticia se quede en la oscuridad de la retórica ociosa del arte VIP.

sábado, 8 de agosto de 2020

SIN ANESTESIA

 

Reescribir la historia, ese sueño totalitarista, tiene un elemental objetivo, auto designarse como un héroe, ser el santo, ser la víctima, adueñarse del relato, para imponer el maniqueísmo oficial.

La moda de derribar estatuas y monumentos ha pasado de la justicia a la ignorante revancha, y en nuestro país, poblado y gobernado por adictos al victimismo, claman por derribar las estatuas de Cristóbal Colón  y demás “efigies invasoras”. El monumento ubicado en Avenida Reforma en la Ciudad de México es una obra de arte, comisionada en 1873 a Charles Cordier, escultor francés especializado en la anatomía humana de distintos grupos étnicos, innovador en técnicas y materiales. Sus obras se encuentran en el Musee d'Orsay en París, en el MET de Nueva York y el British Museum de Londres. Es indudable el gran valor artístico del monumento, lo que está en duda es la capacidad de análisis de los que piden, con argumentos victimistas, que sea retirada porque representa la “invasión extranjera”.

La pretensión de que un proceso de fusión cultural y de creación de una nueva civilización y de un Estado, deba ser un trance pacífico, benévolo y placentero, es una obsesión contemporánea de examinar a la historia desde una pedagogía infantilista y reduccionista. Las civilizaciones se inventan sin anestesia, son un proceso doloroso y difícil de asimilar, no se trata de eximir crímenes, se trata de mirar hacia adelante. El resultado de ese proceso es el que habla de su trascendencia y su importancia. El viaje de Cristóbal Colón patrocinado por su amante, Isabel la Católica, fanática y cruel con sus propios súbditos, tuvo como consecuencia nuestro mestizaje y civilización, fue un viaje de negocios y de conquista. La civilización resultante, representa nuestro idioma, cultura, y religión, y hasta los que quieren derribar esas esculturas, son guadalupanos.

Esa posición ignorante de lo que somos demuestra inmadurez intelectual, actuar en consecuencia implicaría derribar desde la  Catedral Metropolitana hasta cada uno de los edificios Novohispanos que existen. Ese viaje dejó incuestionables beneficios, y si se gestó con dolor también se gestó con idealismo.

La obsesión victimista y maniqueísta, es oportunismo demagógico para ocultar el racismo actual, las zonas arqueológicas abandonadas, los museos sin presupuesto, los artesanos indígenas sin plataformas de venta ni políticas eficientes de promoción para sus obras, y la construcción de un Tren Maya que destruye zonas arqueológicas, y selvas, en donde habitan comunidades indígenas. Las nuevas investigaciones y excavaciones de otras áreas arqueológicas están paradas, nuestro pasado prehispánico no es prioridad gubernamental. 

Lo más patético es que esa ignorancia pide derribar sin edificar, esa gente que se niega a ver lo que somos y la importancia de ese pasado histórico, no le ha dado, ni le dará al nuestra cultura un ápice de lo que nos dió ese largo proceso de 500 años.

miércoles, 22 de julio de 2020

LA PANDEMIA DE LA SUPERSTICIÓN

 La enfermedad es compañera nefasta del ser humano, y más nefasta aun, es la superstición y la ignorancia que la rodea. Obsesionados con el auto engaño, buscando falsos paraísos que oculten la verdad, los seres humanos, desde hace millones de años hasta el día de hoy, preferimos seguir al pensamiento mágico que al conocimiento y la razón. Hemos atribuido las enfermedades a los demonios, a la brujería, a seres de otros mundos, y hacemos lo mismo con la curación, despreciamos la prevención, y dedicamos los esfuerzos a creer en los milagros.
La superstición actual es más folclórica y tecnológica, la delirante ignorancia atribuye esta pandemia desde a las antenas de celular, el G5, que con nuestro pésimo servicio de internet y telefonía tendríamos que estar a salvo y no es así; que al covid 19 lo inventaron para “vender una vacuna innecesaria”, hasta la leyenda de que otra de las vacunas, que está en experimentación, tendría un chip de la tecnología de Bill Gates para espiarnos, de lo cual también debemos estar tranquilos, porque si es tan ineficiente como el Windows, sabrán de nosotros menos de lo que todo el mundo publica en su Facebook.
La humanidad es necia, es ridículo el apego que tenemos a la ignorancia y la superstición. En el periódico New York Times se publicó un largo artículo documentando el movimiento anti vacuna del Covid 19. La vacuna aún no está lista, está en pruebas aplicada en 30 mil personas, y ya tiene sus detractores, que argumentan lo mismo que los movimientos anti vacunas desde el siglo XVIII.
María Antonieta de Francia, fue inoculada de la viruela en 1782, de una forma casi experimental, con la supuración de una vesícula de un enfermo. Muy criticada, decían que se enfermaría más gravemente, y sin embargo, esa decisión ejemplar permitió inocular más personas y seguir con el proceso de la vacuna. María Antonieta vio horrorizada, el cuerpo de Luis XV, que murió de viruela, sin dejar herederos, y obligados ella y su marido, Luis XVI a ocupar el trono cuando eran casi unos adolescentes. La joven princesa se dijo a sí misma que no moriría esa terrible enfermedad, murió de la filosa guillotina de la Revolución Francesa. 
Los argumentos antivacunas son un catálogo de las ideas retrógradas de la humanidad: la libertad de no cuidar de sus propios cuerpos, sus derechos humanos, las teorías de la ineficacia, los pseudo científicos, los dogmas religiosos, y ahora los tecnológicos-político-conspirativos. Es decir, para una masa ignorante y ruidosa, la enfermedad tiene causas irracionales, su cura también deberá ser irracional. Entonces la vacuna y la prevención serán, como siempre para la parte pensante, y las curas milagrosas, la providencia, la fe, las buenas vibras, romper antenas de celulares, serán para esa masa que hace de la superstición las razones de su escaza razón. 

martes, 14 de julio de 2020

ENNIO MORRICONE


La música tiene la capacidad de manipular nuestras emociones, regresarnos al pasado, encontrar recuerdos. Escuchamos música para concentrarnos, amar, gozar, darle sentido a un ritual.
Las partituras que son escritas exprofeso para el cine, establecen un argumento paralelo, nos llevan, seducen, y hacen que esa historia crezca. Ennio Morricone fue un gran narrador de historias, un artista que sabía que todos, como Orfeo, somos capaces de descender al infierno buscando el amor, sabía que la música trastorna a los demonios, y con una lira como única arma, trataríamos de atraer al ser amado. Las películas en donde participaba con sus obras, quedaron marcadas, Ennio era un guionista y director más, y así se convirtieron en sus películas. Los filmes de Sergio Leone, como “El Bueno, el malo y el feo”, esas series con Clint Eastwood, no estarían completas sin sus partituras, así como las más de 500 obras que compuso.
Escuchar y ver fue un gran invento del arte, desde los rituales, los autos sacramentales, la ópera, la unión del drama y la melodía, llevaba hasta lo más hondo de nuestra sique cualquier mensaje, la música enseñó a la humanidad a creer en Dios. En el cine mudo las voces de los actores las sustituyó las piezas que se interpretaban en vivo con piano. Al llegar el cine sonoro los actores entraron haciéndose espacio con la música que creció, fue orquestal, y la partitura fue un personaje más. El trabajo de un compositor-narrador musical va más allá del acompañamiento, no es una ilustración, es una obra completa capaz de sobrevivir a la imagen, que se sostiene en su propio argumento. Cuando la música es únicamente un servicio para matar al silencio, en eso queda y es tan intrascendente como las películas mismas. La música realizada para el cine es música clásica contemporánea, hay entre sus compositores muchos con más nivel que algunos encumbrados que son el equivalente a los artistas VIP, que componen música “intelectual y cerebral” porque son incapaces de crear una armonía que nos emocione.
Actualmente en el arte hay una falsa y arrogante creencia de que las obras comisionadas no motivan a la inspiración, como si las grandes obras de la Historia del Arte no fueran comisiones, hay artistas, que con ignorante presunción afirman “no estoy acostumbrado a trabajar con un tema específico”, “no puedo trabajar por encargo”, y llega un grande como Ennio y demuestra que la inspiración trabaja cuando hay maestría, oficio y humildad, que rechazar una comisión es una forma de encubrir la incapacidad y mediocridad.
Le dictó su epitafio a su agente, y dice: “Soy  Ennio Morricone, he muerto”. Inicia el silencio, ya no tendremos más partituras de Ennio, ya no tendremos su complicidad y compañía mientras vemos una película, sólo nos queda volver a ver, a escuchar y agradecer que él nos haya contado tantas historias.

sábado, 27 de junio de 2020

CUARENTENA VIP


La creatividad no pierde oportunidades, aun en el encierro más inesperado, con las apocalípticas amenazas de esta pandemia, los artistas VIP iniciaron un nuevo género artístico: El Coviart.
La cuarentena sacó del estado comatoso al arte VIP, que ya había entrado en una agonía perpetua, agotando sus repetitivos recursos y discursos. La respiración artificial de las redes sociales, las plataformas tipo Zoom, les permitieron mostrar al mundo lo que saben hacer: casi nada. El encierro los lanzó a una intensa recolección de readymade, como testimonio de su experiencia.
Resucitaron las “Time capsules” de Warhol, en obras colectivas a distancia, varios artistas están metiendo en cajas sus tickets de las comidas a domicilio, supermercado, etc., objetos que se convierten en arte porque no están en la basura, una artista inglesa ha escrito un post it cada mañana con  ideas brillantes como “Good morning virus” o “wash your hands”, lo llama un poema vivo, a live poem, el arte está en que es papel, no digital. Los cubre bocas son fundamentales, iniciaron dibujando cosas elementales o escribiendo frases en pedazos de tela, hasta que los chinos se lanzaron a la producción de millones de estampados, desplazando a los paupérrimos VIP.
Los artistas más arriesgados conservan todos los cubrebocas que han usado para hacer con ellos instalaciones. Los escatológicos coleccionan  guantes de látex, pañuelos desechables usados, colillas de  cigarro, y frascos vacíos de gel anti bacterial. Los selfie adictos han hecho fotos diarias de su rostro, detritus, comida, lo más importante es que la degradación sea palpable, cómo viven en pijama, que no se peinan y no se bañan, porque la inmundicia también es arte.
La vertiente es inagotable. La esperanza tiene forma de escultura, una artista está tejiendo una bufanda gigante y la va a terminar cuando la ciencia encuentre una vacuna, según ella, es un homenaje a la sobrevivencia. Acudir a un museo para ver los resultados de los análisis clínicos de alguien, o sus fotos de niño con sus certificados escolares, ahora sí ha perdido cualquier razón de ser, la pandemia convirtió en museos las pantallas de los artistas VIP y nos liberó de la molestia de ir a un museo real.
La experiencia estética de ver una obra del Barroco o del Renacimiento es insustituible, ni un libro, ni una pantalla nos dimensiona lo que la obra significa y és, la contemplación es íntima y presencial. La diferencia es que con el arte VIP nos podemos ahorrar este trámite, con la enorme ventaja de que la virtualidad nos invita a  escaparnos de la exposición en cualquier momento o mejor aún, nos protege de no contaminarnos de obras que no son arte y que antes de esta pandemia ya estaban enfermas con el virus de la mediocridad.

APAGA LA LUZ

La lucha frontal no es en contra de un virus; es en contra de la cultura, arte y conocimiento. Es una guerra desigual y el estado va ganando

FELINOS SALVAJES

Los gatos nos enseñan a confiar en nuestros sentidos y a vivir sólo en el presente

jueves, 18 de junio de 2020

LA CRUELDAD DEL ARTE CONTEMPORÁNEO


La  pregunta es: ¿Hay ética en el arte? ¿Es válido asesinar, torturar y denigrar animales y argumentar que eso es arte? El en arte VIP, video, instalación, performance, es un lenguaje y casi un género, hacer “obras de arte” utilizando la vida de otro ser y todo con el apoyo de los museos y las instituciones.

miércoles, 10 de junio de 2020

IGNOMINIA DE BRONCE


A los tiranos y los sátrapas, a los aduladores y los ignorantes, a aquellos que creen que la inmortalidad está en la petrificada efigie que no merecen, a todos ellos les fascina ser insultados con una estatua de bronce.
El desahogo colectivo, la catarsis social, furia incontenible de las protestas en varios países por la muerte de un ciudadano americano en manos de la policía, es un estallido que vacía la frustración de los meses de cuarentena, detonado por el racismo, una de las enfermedades sociales más difíciles de erradicar. Las esculturas de los generales y próceres confederados, que hicieron fortunas con la siembra de algodón, explotando el trabajo esclavo de miles de negros, que decretaron su derecho a ser dueños de vidas humanas y comerciar con ellas, aún se recordaban con monumentos y estatuas en parques y plazas, que han vandalizando y derribado en las protestas.
El arte contiene a la memoria, el bronce y el mármol pueden ser lápidas para los nombres que cargan, colocadas en las plazas las estatuas retienen el oprobio y la deshonra. Las estatuas de Lenin, Stalin, y las de Francisco Franco, entre cientos de nombres, el fracaso de un sistema se consagra con los líderes mudos hechos pedazos. La historia de cada país está saturada de monumentos y estatuas, inmerecidas, ridículas, injustas, muchas mal realizadas, grotescas, que ensucian el espacio como un recordatorio de nuestra cobardía.
Regalo que denuncia al que lo recibe, en México nos gusta halagar, tenemos estatuas de los expresidentes, exgobernadores, exministros, son un homenaje sufragado por el erario, fingido espontáneo, autoritarismo sin pudor. La diferencia entre una pintura y una estatua, es que la última es obra pública, es para que perdure durante siglos, y una pintura no tiene esa exposición pública, aunque esté en un recinto oficial.
El vandalismo es deplorable, sin embargo, hay decenas de estatuas y monumentos que deberían ser derribados o transformados, vanidades, arrogancias y tiranías que merecen ser destrozadas a pedradas. Es insultante que se use el espacio público para posar la efigie de un expresidente o exfuncionario, si van a comisionar una obra que sea dedicada a una persona de verdadero valor intelectual y moral.
Las estatuas de políticos son tan limitadas estéticamente, porque el personaje carece de méritos que se vean reflejados en la obra. El personaje de pie, de traje, por lo menos las obras antiguas tenían a un personaje a caballo, y el escultor sabía que el arte estaba en hacer el caballo y pedestal.
Esas plazas, parques, avenidas, que soportan la imagen de la vergüenza, deberíamos aprovechar la coyuntura y acabar con todas esas obras, fundirlas y con el bronce hacer una guillotina, colocarla en una plaza y que ese sea el recordatorio de la justicia, del destino que muchos merecieron en la Revolución Francesa, lección inolvidable para la vanidad de los que aspiran, inmerecidamente, a escribir su nombre en los libros de Historia.

sábado, 6 de junio de 2020

SIN DISTANCIA

La enfermedad es el negocio de la industria farmacéutica, no la salud. Los científicos han abandonado en primer lugar a los médicos y personal sanitario, los han dejado sin armas para pelear contra el COVID 19, y nos han dejado a las sociedades y ciudadanos en la incertidumbre y el miedo. Se suponía que esta cuarentena feroz era para dar tiempo a que la ciencia encontrara una solución y para no saturar a la salud pública, y mientras los hospitales no se dan abasto, las farmacéuticas se han dedicado a especular y ganar fortunas con esta enfermedad.
La crisis económica se ensaña con los más pobres, y basta que un laboratorio declare que “ya casi tiene la cura” y sus acciones  en Wall Street se disparan al alza, por mencionar uno, Moderna Pharmaceutical, subió 30% en bolsa, ganando millones de dólares sin tener la medicina, sin vender una sola dosis, con sólo las pruebas y declaraciones, sus propios científicos y ejecutivos especularon con las acciones.
El desfile de científicos compitiendo en aparecer en los titulares internacionales, con información cada vez más confusa, persiguiendo el premio Nobel, versión ideologizada e intelectual de Miss Universo. ¿En dónde quedó la ética científica? La falta de rigor en la información científica, declarando sin ningún cuidado que tenemos que vivir para siempre con un cubre bocas y que al día de hoy desconocen el origen del virus.
Dilatar la invención de la medicina y la vacuna, incrementa la necesidad y aumenta las ganancias de las farmacéuticas y los especuladores financieros, que son los grandes beneficiados de este caos. Gojo Industries, fabricantes de sanitzadores, han ganado billones de dólares, “ante la histeria de la pandemia” según Forbes.
La pandemia no sólo ha dejado contagios y muertes, ha dejado pobreza, precariedad laboral, depresiones, violencia, y las farmacéuticas y los especuladores jugando a la ruleta.
La “nueva normalidad” es un deterioro general de la cotidianeidad, que nos tomó millones de años construir. Han instituido el miedo y aislamiento como forma de control y “prevención”, es un proceso involutivo y represivo que no convivamos, que no nos toquemos, las consecuencias psicológicas y físicas son impredecibles. ¿Ya no vamos a volver a ir al teatro, las universidades,  los conciertos masivos, museos, restaurantes? 
Vivir aislados o con cubre boca  es aceptar el gran fracaso de la ciencia, los investigadores y laboratorios.
No tienen derecho a jugar con nuestra salud física y mental, las farmacéuticas son un monopolio ultra millonario, global, todos los medicamentos los realizan las mismas firmas en todos los países, y en China se fabrican las materias primas o sales, es evidente la especulación económica y la oportunidad única de enriquecerse. Si ese es el objetivo, perfecto que sean más ricos, qué más da, pero que ya solucionen esto, trabajen en una cura y no en hacer negocio, es escalofriante pensar el dinero que están ganando y van a ganar con nuestro sufrimiento. 

sábado, 30 de mayo de 2020

FELINOS SALVAJES


Por qué a los gatos les gustan los libros?  Hay un libro abierto, y ése, precisamente ese, es el mejor lugar para sentarse o reposar. Al comprar libros por internet es fundamental medir al gato con una cinta flexible de sastre, desde las orejas a la cola, y calcular su peso, estos datos determinan la selección literaria: un gato grande necesita cuatro tomos de la Biblioteca Clásica de Gredos de filosofía greco latina, para  uno mediano son ideales los best sellers de tapa dura y los pequeños con dos pocket books están perfectos. Se debe especificar que el envío sea en caja de cartón, para que el gato pueda dormir en la caja y la integre a su territorio.
Inteligentes, siguen nuestra mirada, observan nuestra atención y se recuestan en el teclado de la computadora o el  mouse, son agudos editores literarios, terminan los textos con crípticas palabras o los borran expresando su opinión crítica.
Dotados de una capacidad de análisis, más refinada que la de un psiquiatra, piensan “¿Cómo puedes estar hablando con esa máquina, si yo estoy aquí, con mi hermoso pelaje, con mis ojos amarillos y mi intensa presencia?” Y se sientan en el teléfono celular que está en la mesa y cortan la llamada.
Comparten los genes con los grandes felinos salvajes, conservan sus hábitos, si en la selva las panteras se suben a un árbol, para esperar pacientes a su desayuno con traje de explorador, un gato se sube al refrigerador, espera que un humano pase y cae sobre él, deteniéndose con sus uñas en la espada y cuello de la víctima.
Los felinos caseros evolucionaron para la urbe, es evidente que son leones, otros son leopardos, o tigres, es cuestión de observar su conducta, y para todos, los humanos seguimos siendo una oportunidad de variar el menú. En la selva se afilan las uñas en un árbol, en la casa en un sofá o un tapete, creando un toque rústico en la decoración.
Es muy común que los humanos colocan estorbos en sus trayectos, como adornos en las mesas, portarretratos y otras cosas inútiles que dan “atmósfera”, los gatos atacan el acumulativo síndrome de Diógenes y tiran al suelo los objetos, lo ideal es aceptar su dictamen y quitarlos o llevar a la basura los pedazos.
Son maestros milenarios, practican la meditación y hacen Yoga, los Sanyasis en los Himalayas, aprendieron de ellos las asanas más complejas. Buda les dio el don de caer siempre de pie, y los imita al dormirse una siesta durante la meditación. Son libres, y nos domestican con destreza, necesitan un hogar, saben tanto de nosotros que conviven amorosamente, nos enseñan a confiar en nuestros sentidos, a oler el aire, gozar del sol y la divagación,  y vivir sólo en el presente.

domingo, 17 de mayo de 2020

LEY DEL MECENAZGO POPULAR PARTE 1


La fatídica oportunidad del Estado de unir la crisis de la pandemia con su obsesión de pauperizar el arte y la cultura, se ha consumado, desde ahora, sin museos, sin exposiciones, sin teatro, danza, música, entregando los “ahorros” del presupuesto al uso ideológico del régimen, entraremos en un desierto creativo que deteriorará aun más a la sociedad.
Mí propuesta para una  solución es la creación de la Ley del Mecenazgo Popular, que consiste en:
Establecer la deducción al 100% de todo consumo y apoyo artístico y cultural.
Esta ley involucra a la ciudadanía, por eso es “Popular”, el consumo de un libro, una revista, un boleto para el teatro o un espectáculo musical, serán deducibles al 100% de impuestos, para motivar y establecer el consumo de arte como una forma directa de mecenazgo.
Cada ciudadano al consumir cultura apoyará a la creación y será mecenas del arte.
Las empresas podrán patrocinar obras de teatro, espectáculos de danza, pagar ediciones de libros, comprar arte sin límite y deducirlo al 100 %.
Actualmente hay muchos candados que obligan a que la inversión privada sea un módico porcentaje en relación a los impuestos de la empresa, al establecer sin límite, una empresa o un ciudadano, financiarán por completo un montaje teatral o el tiraje de un libro.
Acabará con el paternalismo del Estado que impone con sus escuetas y ahora nulas políticas de apoyo, porque por un lado se convierte en el único mecenas “legal” y dificulta la inversión privada y con eso ejerce presión sobre la comunidad cultural.
El arte y la cultura serán una forma de inversión privada ya que el Estado ha demostrado que no están en sus prioridades de inversión.
La Ley del Mecenazgo Popular dará verdadera libertad de creación, porque la ciudadanía decidirá qué desea consumir y apoyar.
Se detonarán la industria y mercado cultural, con más museos privados, más galerías de arte, más editoriales, con motivación real para el consumo: el beneficio intelectual, la conciencia de un acto de mecenazgo y la ganancia económica.
Impulsará  coproducciones privadas con un compromiso con la calidad de las obras.
En los países con alto nivel de mercado artístico y cultural se incentivan las donaciones a museos, compañías de teatro y ópera, y esa participación se valora como un bien social.
En este país estigmatizan las donaciones, el consumo por parte de la población es mínimo, porque se ha fomentado que el Estado es quien da los apoyos y quien comercializa la cultura, creando un monopolio.
El resultado es que vivir de la creación es muy difícil, se benefician unos cuantos privilegiados del Estado, el resto vive en condiciones precarias.
El Estado no quiere invertir, que nos dejen a los ciudadanos hacerlo, y que ese consumo construya nuestra identidad nacional, construya una industria que permita a la comunidad cultural una vida digna e independiente.
El país necesita crear mercado cultural y artístico, necesita fuentes de trabajo, y es momento de que seamos los ciudadanos los que apoyemos la cultura y el arte.

lunes, 11 de mayo de 2020

DESPUÈS DE HOY


Renunciar al mundo, abstenerse de sus sensaciones, placeres y experiencias, era el camino purificador para alcanzar la paz divina.  Los conventos y monasterios, el aislamiento de los eremitas, imponía una frontera entre ellos y la contaminación de la realidad.
Decisiones místicas, no científicas y sin embargo estamos sometidos a un confinamiento obligado, para no contaminarnos de un virus, que está violando nuestro derecho al trabajo, vivimos una privación de la libertad de movimiento y acción.
La diferencia es abismal, en un confinamiento voluntario, la renuncia mística hace soportar la pérdida de lo que creíamos nuestra realidad, y en un confinamiento impuesto, la privación se vive como un castigo, y puede ser tan difícil de aceptar, como está sucediendo, que la salud mental se vea afectada.
La incertidumbre laboral, la impotencia del encierro, el deterioro económico han provocado el aumento de las depresiones. El proceso nos está deshumanizando, negar el contacto físico, establecer comunicación vía internet, después de millones de años socializando, creando una educación sentimental  dirigida al contacto y la confianza, nos obligan a alejarnos y desconfiar, encerrarnos, y dar la espalda al mundo.
Toneladas de libros y estudios denunciando que las redes estaban provocando que los individuos se aislaran y fueran más egoístas, que los jóvenes ya no tenían contacto humano ni en las fiestas, que dedicaban el tiempo a ver sus teléfonos, y en este momento esa virtualidad emocional, se plantea como la única forma de sobrevivencia. La pregunta es ¿qué vamos hacer después? Cuando esto termine y haya personas que han vivido esta jornada viendo cientos de horas de televisión y series creando adicción, con video llamadas, sin tocar a nadie, saliendo con la cara cubierta y en la paranoia de la enfermedad. La salud mental no se cura con vacunas, no se recupera por decreto, ni se valora de forma seria, después de esto no seremos los mismos.
Si la ciencia no es dogmática, cabe dudar de ella, cabe dudar de que hayan valorado debidamente las consecuencias en la salud mental de millones de personas. La única salida que nos dejan los científicos es seguir el camino de los místicos, y es renunciar, no oponer resistencia al confinamiento, pensar, como dicen los Sanyasis, que todo es efímero, que el dolor va a terminar, que en el vacío está el silencio.
Al atomizar el conocimiento separaron la filosofía de la ciencia, el mundo material y el mundo espiritual tomaron caminos distintos. Es tiempo de volverlos a unir, y de que la filosofía abandone sus preocupaciones fatuas e inmediatas que ha mantenido durante el siglo XX, para darnos un refugio ante esta catástrofe que ni la ciencia puede resolver. La ciencia confunde el consuelo y la sanación con la terapia psicológica o psiquiátrica, no ven que hay algo en el espíritu que no responde a sus diagnósticos, ni a sus pastillas y drogas. El aislamiento nos invita a regresar al origen, y pensar como dice el Yogavasistha “Todo está en el alma, la totalidad del Universo está en ella, sin ninguna división, ni dualidad”.

sábado, 2 de mayo de 2020

ALFRED HITCHCOCK, EL GENIO, EL PERVERSO


Norman padece su existencia a la orilla de una carretera, esperando que por ese camino llegue la mujer ideal para ser asesinada, como en un sueño su vida es un estado de tránsito, hotel, camino inhóspito, y su rutina sin sentido de la realidad. Norman Bates es hijo único, inquilino único, amante sin mujer, es un fantasma abandonado de su propia historia.
Hitchcock inventa un análisis científico de la personalidad de Norman, dirigiendo desde el diván de un consultorio psiquiátrico induciendo cada decisión de su personaje, se dio cuenta que hacemos más esfuerzo en demostrar una patología que en reprimirla. En ese  hotel de paso, un ser insignificante se empecinó en tener una vida extraordinaria, así lo decidió su creador, su Dios, desde el guión hasta la iluminación, en la frialdad de la fotografía en blanco y negro.
Norman es un buen hijo, tiene a su madre disecada, un cadáver seco, y le habla, él le presta voz, y responde, se pelea con ella, le dice que ahora sí encontró a una “buena chica”, que no es como todas, como todas, las que habrán viajado por esa carretera, las que habrán dormido un momento en ese hotel. Le da una cena a su inquilina, es un buen hombre, los seres humanos no sabemos qué es la bondad o la maldad, inconstantes, cambiamos sus valores, los degeneramos a nuestra conveniencia, las castigamos o premiamos, más dispuestos al crimen que a la virtud, nos bastan las apariencias para juzgar y condenar.
La joven va a tomar un baño, la habitación es austera y limpia, Norman hace el aseo y cuida el hotel, es un hijo ejemplar, la joven es rubia, como le gustan a Norman, a imagen de su creador. Ella se mete a la ducha, el baño es blanco, la cortina es blanca, limpio, como la piel de ella, y el mal aparece, con el poder que le confiere la ventaja de nuestra credulidad. El buen hombre, el buen hijo, el dueño del hotel, la acuchilla, ella grita y su mano ensangrentada se resbala por la pared de mosaicos blancos, la sangre se mezcla con el agua en el piso y se va por el drenaje. Qué limpio es Hitchcock, la mancha de sangre es el delito, negra, es la tinta de su guión, es la maldad misma, agua, baño. Norman hace el aseo, y deja la habitación impecable, así es la maldad, no deja huellas para seguir adelante, no tiene memoria, por eso es insaciable. Ese lugar inhóspito, anodino, puede contener algo más terrible que su apariencia, en ese hotel que es nuestro cuerpo, en esa carretera que es nuestra vida, hay sitio para lo más degradante o lo más sublime, el límite es imperceptible, y una vez roto no hay camino de regreso en esa interminable línea de asfalto, que no lleva a ningún sitio.
El poder del creador está en torturar y premiar a sus hijos, Hitchcock se burla de Norman, y luego lo premia, hace que la ley detenga esa vida perfecta, y entonces, en una demostración de arrogancia y superioridad, el creador le da más poder a su hijo, y nos demuestra que su bondad le impide matar a una mosca, que en una magistral actuación, camina por su mano, y nos susurra que tal vez toda esta historia es una gran equivocación, que Norman es inocente y que tuvo que vivir esa existencia, solo para que un día una mosca se posara en su mano.

lunes, 27 de abril de 2020

ENSAYÌSTICO

Eko, Xilografìa, Los Gatos de Montaigne su sitio aquí 

La arbitrariedad intelectual desde su dictatorial micro mundo decide qué es ensayo y que no es, lo más ridículo, porque no alcanza a ser grave, es que a cualquier escrito que versa sobre necedades le llaman con gran arrogancia “ensayo”.
El desprestigio de un género literario y filosófico nace porque su inventor podía escribir con gran erudición sobre cualquier tema, y argumentar todas sus posibilidades, Montaigne, un sabio encerrado en su torre, con su biblioteca y tres gatos, dialogaba con filósofos y poetas grecolatinos, tenía el genio para humanizar la sabiduría, dar espacio a sus conocimientos en su cotidianeidad, con el placer de la divagación y la elocuencia.
El ensayo en la actualidad es para muchos escritores la excusa para reunir en un texto necedades y banalidades, dando rango de literatura a sus irrelevantes observaciones. Laureados por las instituciones y patrocinados por el Estado publican con su lenguaje vulgar y su cortedad de pensamiento sus ideas sobre departamentos sin cocinas, comidas con salsa cátsup, viajes a Las Vegas en donde se comportan peor que los turistas, habitaciones personales sucias y un interminable catálogo de sus sobre valuadas experiencias.
El despropósito no termina ahí, sus editores deciden que eso es “ensayístico”, clasificación que adjudican también a “entrevista ensayística”, en donde el que habla es el entrevistador y nunca nos enteramos de las opiniones del entrevistado. Lo “ensayístico” es la fórmula perfecta del “maquinazo”, el escritor con la cabeza seca y el trasero en su silla decide hablar que ese día no salió a comer con sus amigos por escribir esa columna, y así en el estreñimiento intelectual, fatigosamente llega a reunir los caracteres para entregar su columna y cobrarla.
Se puede escribir sobre cualquier tema, el caso es que no tienen ni la erudición, ni el alcance de ideas, ni la poesía de Montaigne. El ensayo es crítica, filosofía, ciencia, y sin embargo hay laureados escritores que lo han adoptado como refugio de su incapacidad de poner orden sus ideas, lo utilizan para editar libros ilegibles. Adictos al Twitter meten en un libro todos sus “pensamientos” como si esos exabruptos e improvisaciones al ritmo de la zafiedad colectiva, tuvieran valor de obra. Si es virtual es desechable, entonces no lo  impriman.
El ensayo es intemporal, y nos entregan textos que ya impresos han caducado, que se desmoronan en las primeras líneas por previsibles y torpes, no hay temas menores, hay escritores mediocres. Lo que sigue después de esta pandemia va a ser la pandemia de libros “ensayísticos” de diarios de reflexiones, recopilación de Twitters, que serán escritos con la misma parquedad, ya lo estamos viendo. Se puede inaugurar un nuevo género literario con la avalancha de libros que en la ociosidad van a soltar cientos de escritores y aspirantes a serlo, y todos tan seguros de que sus “ensayísticos” textos merecen ser leídos. El virus de la mediocridad no tiene vacuna.

sábado, 18 de abril de 2020

UN DIA SIN BECAS

Eko, Xilografía, su sitio para ver su obra aquí 
 El miedo es el peor de los tiranos, se adelanta a los hechos y hace más intolerable el sufrimiento. El decretazo para eliminar los fideicomisos es una acumulación de poder absolutista, no una depuración estratégica.
La comunidad artística se cimbró al presentir que los apoyos y becas, algunas a perpetuidad,  podían desaparecer con el golpe del cetro sobre el trono republicano. Inventaron el FONCA hace más de 30 años para integrar a los “creadores” en la nómina del Estado, y aunque no son considerados burócratas, se supone que alienta la libertad de creación, y en realidad alentó la dependencia al Estado. Al margen de que los retiren o los mantengan, la pregunta es ¿la vocación depende de que el Estado les pague un sueldo mensual, sin un control de calidad? Hay cientos de artistas que han recibido este apoyo con enchufismo, mientras que otros con mucho talento no lo tienen porque no están apadrinados por un juez o no cedieron a otro tipo de peticiones.
El Estado está obligado a apoyar el arte y la cultura, pero darle beca a una performancera porque defeca en público, montar exposiciones con artistas que ponen su vestido de quince años, o pagar años a escritores que nunca han trabajado y hacen libros ilegibles: es corrupción. 
Eko, Xilografía, su sitio para ver su obra aquí 

Es una realidad que esta administración tiene un gran desprecio por el conocimiento y que la pandemia es la oportunidad para empobrecer aún más a la cultura y el arte, sin embargo, es penosa la reacción de los becarios y beneficiarios  de rogar y llorar que no les quiten el apoyo, en lugar de retar al poder, y decirle en su cara que la creación no se detiene por las malas decisiones del gobierno que empobreció toda la estructura cultural, decir que la creación no es propiedad del Estado y que si no valora el arte, que aun así van a existir poetas y pintores, músicos y teatreros, y que la Historia y la sociedad juzguen a esta administración por imponer la ignorancia y precariedad cultural. La clase intelectual se dejó llevar por el miedo, a qué ¿a trabajar y crear pensando en el público no en los jueces y los trámites para ganar una beca? Son vergonzantes los recortes indiscriminados mientras alardean del despilfarro del Orozcopark de mil millones, y la aceptación de la clase intelectual de que la creación individual depende del paternalismo caprichoso del Estado.
El recorte del presupuesto de Cultura desde el inicio del sexenio, le permite al Estado castigar a un gremio del que siempre ha sospechado, por eso el “pueblo bueno” es ignorante. Pensar en un día sin becas horrorizó a unos y dejó indiferentes a cientos que nunca la han recibido y que siguen creando. Es lamentable que esta crisis no haya sido la oportunidad de replantear un sistema que debería apoyar a talento y al mérito, necesario para alentar la creación como parte del progreso social y en cambio, fue la oportunidad para empobrecer la cultura y para que los creadores exhibieran su dependencia intelectual.

jueves, 9 de abril de 2020

SUEÑO CUMPLIDO


Los dioses nos atemorizan cuando cumplen nuestras necias plegarias, dice Nietzsche que esa es su venganza. El terror es porque significa que nos escuchan y es preocupante pensar que algo tan grande se ocupe de nuestras humanas obsesiones. Los dioses escuchan al poder, le consienten sus caprichos, lo hemos comprobado, iniciamos con la austeridad como guía redentora de los pecados del despilfarro, y eso se prolongó al concepto de “cultura y arte para el pueblo” o los creyentes, entonces la cultura se empobreció: se acabaron las exposiciones con obras de otros museos del mundo; se cancelaron los ballets, conciertos y las funciones de ópera con artistas internacionales de la música clásica; el Festival Internacional Cervantino se redujo a un festival de cine y talleres de  reggaetón y graffiti, se debería llamar Festival popular Cervantino. Llegaron a la conclusión de que el pueblo no merece los lujos de grandes exposiciones ni espectáculos artísticos, no, el pueblo merece pobreza cultural, que eso purifica el alma, nos hace más sencillos y menos pretenciosos. La pandemia consagra esas decisiones, y cumple el sueño de esta administración cultural, todos los museos, los teatros, las actividades, todo está detenido. 
El ahorro es fenomenal, el pueblo no está recibiendo las malas influencias del arte y la cultura que lo vuelven contestario y lo orillan a cuestionar la realidad. El virus de la austeridad se unió al virus de la pandemia, una pareja perfecta. Pensemos en el día después, cuando la emergencia sanitaria termine, ¿van a volver a abrir los teatros, escuelas de arte y museos? ¿La cultura va a entrar en un grado de pauperización más grave? ¿Los museos serán centros de proselitismo? Ahorran en el arte y cultura porque los consideran no esenciales, son gastos superfluos, vanidad que nos aleja de la senda de la bondad. 
Los dioses que cuidan del poder han sido muy hábiles, la crisis económica por la pandemia va hacer más daño que la enfermedad, a los Jinetes del Apocalipsis se unirá uno más, que cabalgará junto del hambre y la peste, será la ignorancia, que triunfante mostrará su estandarte. 
Los recintos abandonados pueden tener usos más “populares”, como en el Museo del Barroco en Puebla, que montaron un tianguis, cancelaron exposiciones, y llevaron un ring de lucha libre con luchadores y demás, porque eso le "gusta al pueblo”. En un derroche de incongruencia se gastan 1000 millones en el Orozcopark, que servirá sólo a la Cuidad de México, y por supuesto en el agujero negro que es PEMEX, es decir farolazos y nada de cultura. 
El arte “elitista” se cambia por acciones proselitistas, la fe es más importante que el conocimiento. Revelen la verdad, el último mandamiento será: la ignorancia los hará felices. El amor que el poder tiene por el pueblo es peor que el odio por sus enemigos. El pueblo ignorante es más leal que el sabio.

martes, 31 de marzo de 2020

NARCISO DESDE EL VACÌO

Narciso, Caravaggio 
 Narciso al contemplarse en el agua, esperaba encontrar su belleza y se horrorizó ante su soledad. El vacío, la inesperada prueba de detenernos ante algo invisible y amenazante, nos enfrenta ante nuestro propio ser, en ese impasse, en ese espacio, estamos con lo que somos y eso, como a Narciso nos puede paralizar.
La Medusa huía de contemplarse a sí misma, sabía que tenía el castigo de su rostro, castigo que compartimos todos, por eso somos diferentes, para saber quiénes no somos. La renegada de los dioses fue derrotada por la imposición de mirarse, y ¿por qué deberíamos hacerlo? ¿Por qué no desparecer sin saber quiénes somos? Observar a la realidad es una forma de conocernos, ir a su encuentro y dedicarle el tiempo de percibir el espacio limitado en el que habitamos, en ese momento surge el arte.
La respuesta que damos al mundo es la creación, la invención de lo que no existe y que puede surgir en el instante en que sabemos lo que sí existe, y no tiene que ser el todo, basta con un mínimo fragmento. Mirar detenidamente lo que hay en nuestra mesa, y recrearlo en la mente, describir sus detalles, y con esa infinita información crear algo, una línea de una historia, de un poema, un dibujo, un acorde, y ese sencillo elemento nos demostrará que el arte es más que la realidad. 
Medusa, Rubens 

En ese estado de observación la soledad es el cómplice que nos espera, paciente, a que amemos su terrible presencia. Narciso se hundió en ella, se ahogó en su silencio, se abalanzó a su vacío, y en ese espacio sintió que su voz sin réplica, su llanto sin consuelo, serían arte. Medusa está a nuestro lado, sabe que estamos confinados,  y nos ofrece la madeja de sus serpientes, en la mordida de cada una está el veneno de la creación, con una gota, observando, el silencio de la calle, la casa, de los días que inician uno tras otro sin pausa y sin diferencia, y con esa sustancia en la sangre podemos crear, describir ese espacio y el resultado será verdad, será una aventura y será la luz mínima del arte.
La invención del arte viene de lo creado, que una vez arrancado de la realidad es otra cosa, hurta los recuerdos, reinventa las memorias, altera las historias, y vuelve a comenzar, como Dido, ponemos en una pira enrome toda nuestra vida y la incendiamos para que de esas cenizas surja un instante que de sentido al presente.
En la incesante exigencia del ser social, deja de existir el ser creador, para ese no hay tiempo, porque exige un espacio privado, íntimo, de libertad, lejos de la aprobación y autoexplotación, el ser creador se oculta, enmudece y se pierde, hasta que muere sin haber salido a la luz. Es momento de que exista, de que regrese a observar, a inventar, a hacer algo inútil, indispensable y eterno. Es la oportunidad extraordinaria, malvada, alevosa para la creación, sin testigos, como Narciso, con la sola respuesta de nuestra propia voz.

viernes, 20 de marzo de 2020

MUSEOROZCO

Contenedores para la creación del acervo del Museorozco, se aplica tambien para los artistas VIP de su generación 
¿Cómo que Gabriel Orozco no está cobrando por “trabajar” en el Orozco Park? Le van construir un museo, salió más caro que si le hubieran pagado los honorarios a su limitadísima creatividad
El “Museorozco”, se va  a llamar Pabellón Contemporáneo y dice Orozco, que es para su obra y la de los “artistas de su generación” porque el público reclama su presencia. En este país que no hay un museo dedicado a la obra de Diego Rivera, que el museo de Siqueiros, que además él donó, se lo han entregado a curadores nefastos que han organizado ahí orgias, la 4T le va a construir un museo a un artista sin obra.

El artista VIP dice, con gran congruencia, que el museo “no tendrá colección” que serán salas de exhibición, decisión acertada, la basura que dejan los paseantes diariamente en el parque, se incorporará como acervo. La otra opción es que FEMSA done un Oxxo y lo surta de obras todos los días.
Las obras de los artistas de su generación, como Cruzvillegas y Gabriel Kuri, luminarias de la mendacidad, se sumarán gracias a la participación colectiva de turistas-artistas emergentes que visitan Chapultepec y que donan sus obras en los contenedores de basura o contenedores de arte. La 4T ha “transformado” el arte en un gigantesco y costoso centro de reciclaje.
Los museos de artistas los donaron los propios artistas, el Museo Tamayo fue creado con la valiosa colección del maestro Rufino; el museo de Frida Kahlo es en su casa, con sus piezas y objetos, y el Museorozco lo pagamos con nuestros impuestos para albergar nada, porque ni él, ni los “artistas de su generación” tienen obra, por eso no hay acervo, porque no hay nada que meter ahí.
Enlistemos las futuras donaciones de estos artistas para el Pabellón: huaraches, macetas, tickets del supermercado, facturas y papelitos pintados de colores, esferas de navidad, palomitas de maíz, pasteles, fotocopias de billetes, y por supuesto cajas de cartón de distintos tamaños.
La construcción de este parque y el Museorozco implicó la pauperización del resto de los museos del país, se les retiró el presupuesto y los dejaron sin posibilidades de realizar exposiciones, tuvieron que despedir a más de la mitad del personal.
El despilfarro disfrazado de austeridad erige un palacio a la pobreza de creatividad, nos deberían explicar qué hay en estos artistas VIP que merezca un gesto tan ostentoso y prepotente, que no ha merecido el rescate del Polifórum Cultural Siqueiros. Si ya fue una arbitrariedad asignar este proyecto a un artista que jamás ha realizado algo en gran formato, o que ha creado una sola obra, que su masterpiece es una caja de zapatos, construirle un museo es un alarde de propaganda a la falta de talento, es la validación de un tipo de obras que representan la decadencia del consumo capitalista, objetos sin valor estético, sin inteligencia, vulgares readymade, expuestos en un espacio que por lo manos va a costar 100 millones de pesos.
La 4T le hace justicia a la mediocridad, le levanta un monumento, y recicla sus “talentos”, es una epifanía, la “trasformación” de la nimiedad en consagración. En esas salas quedarán exhibidas, la vanidad, la demagogia y la banalidad, cada una tendrá su pedestal y su curador. 

martes, 17 de marzo de 2020

LA PESTE DE LA IGNORANCIA

Corona cambia de Piel, xilografía de Eko su sitio aquì 

Los tiranos, los fanáticos religiosos, los demagogos y los imbéciles se sienten infalibles, los embriaga el pensamiento mágico y ególatra, que los coloca por encima de la realidad. Invulnerables a las enfermedades, las guerras, a las pruebas que la existencia nos impone, ellos afirman que sus credos y sus ideologías son en sí mismas medicina, aura bendita y protección metafísica.
El Rey Sol salía a pasear por las calles de Paris el día de su cumpleaños, desde las ventanas de su carruaje saludaba al pueblo, a los mendigos y enfermos, que se amontonaban a su paso, creían que el elegido de Dios para gobernar Francia los podría sanar con sólo mirarlos. Nunca sucedió el milagro, y cuando Luis XIV enfermó de gangrena, posiblemente causada por un ataque de gota en la pierna izquierda, la necrosis invadió la pierna, los médicos impotentes veían que la majestad inviolable se pudría ante sus súbditos, que ese semi dios era mortal como ellos.
Le aconsejaron amputar la pierna, y el Rey Sol en su arrogancia se negó, no podían mutilar a un ser divino, la ciencia nada puede en contra de la vanidad y la ignorancia. Francia rezó para que el Rey sanara, las misas de las catedrales estaban dedicadas a su  sagrado cuerpo. Luis pensaba que el amor de su pueblo, que esas voces cantando en las iglesias lo curarían. Multitudes se apostaron a las puertas de Versalles, rezando, el guerrero, el mecenas de las artes, el hermoso amado les demostraría que era inmortal.  El Rey Sol murió infectado, con fiebres, pestilente, como todos los seres humanos, como todos los reyes. Felipe IV de España les mostraba sus llagas a sus hijos, la fe del paladín del catolicismo no pudo regalarle la inmortalidad.
La ciencia nos ha demostrado que la ignorancia y el fanatismo matan más que las enfermedades, que las limitaciones del conocimiento son reales, y que el poder ilimitado de la fe es falso, la tragedia es que los seres humanos abrazamos la infabilidad porque habitamos en la delirante creencia de que somos  privilegiados. Los reyes y los tiranos, los imbéciles, afortunadamente son mortales como nosotros, escuchar a la ciencia y al sentido común, la prevención y la precaución no son demostraciones de pesimismo, son demostraciones de inteligencia. El optimismo patológico está incubado por la egolatría, “pensar positivamente” no nos va a salvar del contagio.
La cuarentena por el covid 19 es la oportunidad de reflexionar, aceptar que ser vulnerables nos hace humanos, humildes y consientes de recobrar nuestro instinto de conservación, somos animales, tenemos cuerpos.  La irresponsabilidad y la temeridad de desobedecer las recomendaciones de los científicos nos van a lanzar a una pandemia y de eso ni el optimismo, ni la fe, ni las ideologías nos van a salvar.
El Rey Sol nunca pudo sanar a uno solo de sus súbditos, al contrario, con sus guerras y sus malas decisiones políticas creó una crisis económica terrible y se propagó la tifoidea. Infectados de ideologías y demagogia, los necios esperan un final que los haga mártires de su obcecación. 

lunes, 9 de marzo de 2020

EL ENEMIGO DEL PUEBLO

Xilografìas de Eko su sitio aquí 
El tema de las mujeres, el asunto de las mujeres, la huelga de las mujeres, la furia de las mujeres, las protestas de las mujeres… ¿Es un problema únicamente de nosotras? ¿Qué no es evidente que estamos todas y todos involucrados? Con benevolencia nos dicen desde la cumbre del poder “la causa de las mujeres es una causa justa” ¿Es nada más nuestra?  Este problema se va a resolver hasta que sea de toda la sociedad, un problema de mujeres y hombres y de todas las clases sociales. La diferencia no solo viene de los hombres, viene de las mismas mujeres, las que dicen que ellas nunca han vivido ninguna situación de maltrato físico o verbal, las que dicen que nunca han sido marginadas. 
Xilografìas de Eko, su sitio aquì 
La contradicción es más flagrante cuando hay asuntos en los que no solamente opinan, sino que hasta legislan, y dejan de ser exclusivamente nuestros, como es nuestro cuerpo, que se considera una propiedad social. Entonces el cuerpo de la mujer es de las Cámaras de diputados y senadores, es de las religiones, es del marido, es de los chismosos, es de los proxenetas, es de los que insultan en la calle, menos de ella, menos de la que lo padece, lo vive, de la que nació mujer. En esas circunstancias todos los poderes opinan y ejercen, y en el momento de defenderlo, ahí estamos solas, cada quien con su minúscula fuerza, cada una sin la solidaridad de nadie, ni de la familia, y menos de una pareja, que al final puede ser un asesino.
El cuerpo de la mujer es de las feministas y puritanas, que critican y criminalizan la belleza, que discriminan a las mujeres que deciden estar orgullosas de ser cómo son. Nuestro cuerpo es del racismo, que decide quién es más bella. Nuestro cuerpo es de la medicina y la farmacéutica que utiliza los métodos más atrasados en investigación para tratar nuestras enfermedades, porque nos consideran reemplazables y que aportamos menos a la economía. La inversión en investigación para enfermedades de mujeres, incluido el cáncer, es menor que el resto de las enfermedades, por eso hasta los sistemas de anticoncepción son tan atrasados y en su mayoría enfocados a nosotros, no a los hombres.
Las mujeres debemos dejar de ser una propiedad social, es grotesco lo que sucede, si asesinan a una mujer es “culpa del neoliberalismo”, y si una mujer aborta es culpa de ella y la encarcelan. Si está embarazada es porque “no se cuidó” y si la golpean es porque se “portó mal”. Si tiene éxito es porque se acuesta con alguien o está histérica y nadie “se la coge”. Esos juicios nunca los recibe un hombre, porque su estatus no se cuestiona en la sociedad, tiene pleno derecho de existir y de actuar, las mujeres nos vemos obligadas a justificarnos ante la estructura social.
El sentimiento de culpa es parte de nuestra educación, desde el mito del “nido vacío”, hasta el de las madres que trabajan o las que no trabajan, la culpa es casi genética. Nuestro cuerpo no es propiedad de la sociedad, no es el enemigo del pueblo, ni del gobierno, ni de ningún partido político, somos seres humanos, y la “causa de las mujeres” es una causa humana. 
La incomprensión de esto tan esencial es inhumano.

sábado, 29 de febrero de 2020

ASESINOS

Grabado de Eko su sitio aquì 

Es indignante presenciar el espectáculo grotesco del Estado y su indiferencia ante los asesinatos de mujeres. ¿Por qué protegen a los asesinos? ¿Por qué solapan y encubren la impunidad? ¿Es un asunto ideológico, es parte de sus “creencias”, pretenden que los asesinatos se detengan milagrosamente? Es muy fácil matar en este país, la impunidad es una motivación muy grande, recomendar “jalones de orejas y rezos nacionales”  debe ser para los criminales una invitación a que continúen masacrando vidas, y se deben retorcer de la risa cada vez que escuchan esos razonamientos. Pues van a seguir matando, el maltrato y el asesinato a las mujeres  es parte de la idiosincrasia nacional, que se niegan a cambiar. Mientras en los pueblos originarios sigan repudiando a las mujeres que quieren estudiar y casando a la fuerza a las niñas, truncando los estudios por los embarazos adolescentes, la violencia va a continuar. El populismo multicultural se niega a educar  y condenar esas “tradiciones”. Mientras sigan culpando a las mujeres por su forma de vestir, van a seguir las violaciones.
El poder de no hacer, es ominoso, ofensivo, esa inacción es deliberada, no se aplican las leyes, no se investigan los crímenes, no hacen nada, la ineficiencia es encubrimiento. Las mujeres no tenemos que convencer de que somos seres humanos, que merecemos justicia, respeto y paz, eso lo debería saber el Estado, y parece que cada hora hay que recordárselos. En vez de tirar el dinero en  publicaciones feministas que no leen ni las escritoras que publican ahí, en vez de pagar comisiones que viajan a los congresos internacionales de feminismo, inviertan en educación y en procuración de justicia. No están haciendo nada, no hay campañas, no hay acciones en las escuelas, las adolescentes sufren violencia con sus novios, las golpizas ya son parte de los noviazgos en todas las clases sociales.
Imaginemos que desapareciéramos todas las mujeres del país, todas, incluso las que solapan al Estado y su dejadez, incluso las que mienten y dicen que nunca han padecido acoso o racismo en sus trabajos ¿qué van hacer los machines sin nosotras? ¿Se van a golpear entre ellos? ¿Van a ser felices gritando que ahora si ellos son los reyes del país, de su casa y de los trabajos? ¿Se van a sentir reivindicados, van a sentir que por fin son libres? ¿Se van a insultar y degradar entre ellos? Lo debería responder el Estado que nos quiere asustadas, indignadas o muertas, su negligencia así lo demuestra. La denuncia es todo lo que tenemos, las mujeres que mienten y dicen que nunca ha sufrido violencia física o verbal por ser mujeres, que niegan que tenemos un lugar menor en la sociedad, las que lucran con las políticas falsas de promoción y cuotas, también son responsables de esto, y deben asumirlo, cada centavo gastado en feminismos partidistas y de enchufe político repercute en la nula administración de justicia.
El Estado debería rezar por sus burócratas, sus amigos y seguidores, recen mucho, para que su dios les perdone su negligencia.

martes, 25 de febrero de 2020

LA CATEDRAL ESPERA SU TRAGEDIA

 La fe construye al arte sacro, es la fuerza que levanta las cúpulas y que hace interminables las columnas que las sostiene. Ken Follett escribió un pequeño libro sobre Notre Dame basado en sus novela Los Pilares de la Tierra, para donar las regalías para su reconstrucción. En la investigación para escribir este libro conoció las grandes catedrales de Europa, en todas, recuerda cómo los trabajadores dejaban en el interior de sus torres, basura, restos de materiales de reparación y colillas de cigarros, y pensaba que esos desperdicios un día provocarían una desgracia. 
 Las catedrales antiguas son obras de arte en sí mismas, cada fragmento está realizado por artistas y artesanos, las esculturas y capiteles, los murales y pinturas de los altares. La obra no concluye con el edifico, le mandan escribir música coral y conciertos, por eso en su corazón habita un órgano que se fabrica especialmente para cada recinto, la atmósfera es una obra de arte, lo que se escucha y vemos, la luz del sol que se filtra por los vitrales de colores, y entendemos que el camino del misticismo inicia en los sentidos. La Catedral de Notre Dame fue incendiada por la negligencia y la irresponsabilidad humana, es una pérdida irreparable para la Historia del Arte, hoy no existe esa decisión de construir la devoción en la Tierra, y la devoción al arte. 

La Catedral Metropolitana de la Ciudad de México está esperando su propia tragedia, no vivimos tiempos de fe, el revanchismo no da espacio ni para el arte ni para la protección de obras maestras irrepetibles. Desde la plaza del Zócalo se ven las grandes ramas que crecen encima de las cúpulas, que están rompiendo las estructuras, el despedazamiento de las piedras de sus torres, las ventanas arqueológicas del piso están invadidas por vegetación. ¿Qué están esperando para reparar ese daño?  Si esto está así es porque el interior debe ser más grave. La pérdida de Notre Dame le enseñó al mundo que el arte verdadero es insustituible, que no se hace con tecnología, se hace con la voluntad humana, cuando hicieron estas catedrales había voluntad de hacer arte, ahora hay voluntad de hacer dinero, de pagar arquitectos estrambóticos que no piensan en la misión del recinto, piensan en hacer negocio con materiales y constructoras.

Las cúpulas, ese milagro de la arquitectura, fueron verdaderos experimentos científicos, los antiguos arquitectos se arriesgaban con un ejército de trabajadores, para levantar aun más alto esas bóvedas que concentrarían un fragmento de la divinidad. Es inconcebible que una obra como nuestra catedral padezca ese deterioro y ese abandono, si en esta época no pueden hacer bien un centro comercial y las obras públicas quedan a la medida de la mediocridad imperante, qué van hacer si esta catedral se viene abajo, no hay elementos humanos ni tecnológicos para reconstruirla.
El abandono de estas obras es consecuencia del desprecio generalizado que hay por el arte y la cultura, creen son un lujo prescindible y quedan fuera de la agenda política. De esos miles de millones que van a gastar en el Orozco Park, podrían destinar un poco para reparar la Catedral Metropolitana, que es más valiosa que todo ese proyecto.

martes, 11 de febrero de 2020

NO LA ROMPÌ, SE PULVERIZÒ

 Un vidrio templado de 8 milímetros resiste el impacto de una bola de acero de 500 gramos de peso que cae de 2 metros de altura, sobre un vidrio sostenido en dos listones metálicos, separados uno de otro. Entonces ¿Por qué se pulverizó la obra antes de que pudiera tocarla en Zona Maco 2020? Las especulaciones y juicios no aportan nada, aquí expongo el peritaje del estado de la obra que realicé entrevistando tres diferentes expertos: un diseñador industrial, un proveedor de ese tipo de vidrios y un escultor. 
la obra en otra versión, con otros objetos, es decir, no es única, y se puede volver a hacer.  
La obra consistía en un vidrio que tenía atravesados dos pelotas, una piedra, una pluma de pájaro, un cuchillo, sostenido en un débil bastidor de metal. Me pareció carente de atributos artísticos, me acerqué al vidrio y tomé la lata vacía de refresco de uno de mis acompañantes, la puse en el piso, mostré que es irrelevante lo que ese objeto tenga atravesado, podían ser pelotas o latas. Tomé la lata y la acerqué a la piedra que estaba sostenida por un gran tornillo, y sin alcanzar a tocarla, el vidrio implosionó, se desintegró en pedazos. Me dicen los expertos que un vidrio mal templado y mal cortado se puede romper espontáneamente, en cualquier momento. Al estar mal templado y forzarlo para ponerlo en el soporte, puede estallar, esto sucede en el momento o después.
El vidrio templado es un vidrio de seguridad que se utiliza en puertas de baños, muros y para cubrir edificios enteros, me dicen que la obra estaba realizada con un vidrio demasiado delgado, para un objeto así debería ser de por lo menos 10 milímetros de grosor, el soporte no era el idóneo porque no permite que el vidrio descanse adecuadamente, en el piso debe llevar un apoyo de plomo. Estos vidrios no están hechos para cargar, el peso de los objetos debió estar forzando al vidrio, y con un soporte inadecuado, estaba fragilizado. Las áreas más vulnerables del vidrio son las esquinas y tampoco estaban debidamente protegidas.
Le ofrecí a la galería que me haría cargo de la restauración, un proceso normal en este tipo de objetos de fabricación industrial, el artista también la mandó hacer, podemos hacerla de nuevo. Es una obra reproducible, el artista tiene otra versión de ese objeto, sobre los “difíciles cortes milimétricos realizados con agua”, es un proceso industrial que sin dificultad se manda hacer a un taller. Al trasladar esa pieza se debió desarmar y luego se armó en el lugar, si en el armado, la tensaron de más, la obra iba a estallar en cualquier momento. No es una tragedia, no estamos ante una obra irreparable, puede ser restaurada, y ofrezco de nuevo a hacerlo, no la toqué, no la  golpee, no la agredí. 

Si un vidrio de seguridad no soporta el mínimo contacto, que insisto no la toqué, entonces el vidrio estaba dañado y mal empleado, por lo tanto al limpiarla o moverla se iba a romper.
Me sucedió a mí, es terrible, me difaman al afirmar que fue intencional. El arte VIP no es consecuente con sus propios argumentos, estas obras son remplazadas continuamente, porque el servicio de limpieza las tira a la basura, se pudren, etcétera, y el reemplazo vuelve a ser considerado arte. Lamento el hecho, agradezco al galerista de OMR su ecuanimidad.