domingo, 8 de abril de 2018

SANTO PERFORMANCE

Pasiòn en Iztapalapa, fotografìa de Javier Ríos

Pasiòn en Iztapalapa, fotografìa de Javier Rìos 
 El mesianismo lanza predicciones y acusaciones, posee la superioridad salvadora, enemigo del pragmatismo se envicia en el dogma que profetiza en cada sermón.  Nos ama, lo que diga y haga es por nosotros, es un amor que condena, esclaviza y humilla, seguirlo nos purifica. 
El arte VIP predica desde su delirio de grandeza que todas sus obras tienen una buena intención en la que debemos reflexionar, ellos son salvadores y arregladores del mundo, encarnados en líderes espirituales, tienen pulpitos, templos llamados museos, seguidores y miles de evangelizadores que propagan su dogma en universidades, congresos, revistas y ferias de arte. El performance ha llevado esta obsesión al cuerpo y sangre de los artistas VIP, el castigo, el dolor, la degradación a la que se someten redime al arte, a los infieles espectadores y a la sociedad, sus actos sadomasoquistas y crueles predican la verdad en una reflexión que nos va a guiar en este valle de perdición. 
Marina Abramovic, performance 
Marina Abramovic, Hermann Nitsch, los Accionistas vieneses, y una legión de pastores y pastoras VIP se han crucificado en actos artístico-proselitistas, la histeria del auto castigo conmueve a los críticos de arte, los historiadores y coleccionistas, que pagan sus pecados patrocinando esos sacrificios. 
La secta del arte VIP que se extiende en galerías de lujo exige para su labor becas y diezmos, pide lealtad absoluta, cuestionarlos nos lanzará a un infierno sin premios internacionales. Los enemigos de la fe crecen, legiones de incrédulos desilusionados  por las exposiciones y los sermones curatoriales demandan hechos no parábolas. Ante tal emergencia religiosa convocamos a los artistas VIP a que en la próxima Semana Santa tomen un curso intensivo en Iztapalapa y aprendan con disciplina real a personificar el verbo de sus curadores. Paladines de la verdad sometan sus carnes y sus teorías al ayuno, a la reclusión, pónganse el vestuario, bajo el sol inclemente carguen la cruz de madera de una tonelada, los aten en ella y con ese dolor en el cuerpo, reciten las teorías de Benjamin, Danto, Buys, y revelen al mundo que todos son artistas. 
Hermann Nitsch, performance 
Los propedéuticos en Iztapalapa son más intensos y exigentes que los de la escuela VIP de Marina Abramovic, los creyentes se someten al celibato, lecturas espirituales, encierros, pasan por votaciones populares, nada qué ver con el postureo de los performanceros que empujan un bloque de hielo o se desvisten con el aplauso de la crítica. Participen en la procesión en medio de miles de personas, del griterío, la contaminación, es una prueba ya no digamos física, se necesita estar entregado a una fe para soportar esa tortura, y en cambio ¿qué hacen nuestras luminarias del performance? Ponen postits en una pared, se orinan, se disfrazan, niñerías que se supone es el “arte de nuestro tiempo”. 
En Iztapalapa hacen performance, no actos VIP en la limpieza del cubo blanco, con la protección de patrocinadores, consentidos por las instituciones y las galerías. Los becarios del FONCA sométanlos a ese rigor, en lugar de sus retiros de alcohol y mariguana en hoteles de lujo con sus “asesores” envíenlos un mes a recibir los latigazos y cocteles de vinagre, si de rigor artístico se trata, tienen mucho que aprender en Iztapalapa y va costarle menos al erario. 
Hermann Nitsch, performance 

6 comentarios:

belldandy tsubaki dijo...

las representaciones del viacrucis responden a un acto de fe sustentado en lo divino,por eso son tan vívidas para los pueblos,en el caso del pueblo mexicano constituyen su parte de su identidad,sin importar la creencia de muchos en la fe católica,algo que los perfomanceros,creo yo,anhelan ser.No conocía el perfomance ni sus conceptos hasta que entre en tu blog,yo los veía como los merolicos de la calle,sin embargo creo que estos últimos tienen más dignidad, porque es su forma de ganarse el pan mientras que los otros apoyados en un autosacrificio manipulador lloran las migajas del "gobierno capitalista" que tanto dicen criticar.¿A dónde dirigirse para solicitar a las autoridades que ya no les den becas ni subvenciones? Ese dinero bien puede servir para arreglar las banquetas de mi colonia.
Saludos :)

Anónimo dijo...

Dentro del acontecimiento artístico, uno de los peligros más eminentes es la apelación retórica. Ella, en realidad sólo intenta en vano mistificar una situación y hacerla forzosamente importante o intrigante. Es impresionante como grandes artistas siempre intentaron evitarla y cuando la usaron con éxito, fue por la genialidad de estos seres raros en la historia del arte. Goya la utilizó en sus pinturas negras, David en sus escenas políticas, Turner en sus cataclismos atmosféricos. Lo que vemos en las actuaciones de arte contemporáneo, son situaciones desconcertantes, absurdamente apelativas, e incluso vulgares. Absolutamente, no nos impresionamos con estos litros de sangre y con estos pedazos de carne que nos son falsos e innecesarios. Nos esforzamos para intentar encontrar en el performance de la serpiente de Abramovic, una escena de ópera. ¿Y la trama, y la música, y los conflictos? No hay eco, sólo nos preocupamos para que no caiga de las alturas en esta obra innecesaria. (Tradução Google)

OKRAYOTV dijo...

Buenas noches Avelina le ruego me disculpe por hablarle de tu, he intentado contactarla con la intención o con la petición de que me conceda una entrevista para un canal de you tube dirigido hacia una audiencia joven y critica para hablar del arte contemporáneo y del fenómeno que produce, con la finalidad de descubrir que ha sucedido con los artistas que eran críticos con su contexto actual y que reto les espera. Espero ansioso su respuesta de antemano muchas gracias y que tenga una excelente semana.

Victor Sanchez dijo...

Los artistas del performance son gente ridícula con contactos

Jose Luis Barros dijo...

Excelente crítica en la coyuntura de la semana mayor. El viacrucis, eso es "performance" y no actos ridículos para llamar la atención queriéndose hacer los interesantes por lacerarse sus carnes. Quisiera ver a un performancero torear un día, ser cogido por un toro y someterse al rigor de volver a pararse delante del toro, vestido de oro con dignidad y valor y recibir a porta gayola a una bestia de mas de media tonelada en pleno galope. Las artes escénicas son arte; teatro, danza, música. El performance es un berrinche que al ser "pulido" para su representación tan solo llega al ridículo.
Saludos y Gracias.

Unknown dijo...

¿Dónde puedo comprar vía on line su libro "El fraude del arte contemporáneo?