sábado, 24 de marzo de 2018

HISTÉRICA OPULENCIA

Clotilde en traje de noche, Jjoaquìn Sorolla
Los chismosos son más fiables que los historiadores, dicen que en el reinado de Luis XIV los adictos al estilo secuestraban a los modistos, los retenían en exclusividad para deslumbrar con un traje que nadie más pudiera tener, la envidiosa violencia de esa obsesión provocó espionaje, crímenes y la creación de una industria. En los fashionistas las marcas son más que un nombre, son un tipo de sangre mutante en cada temporada, detrás de ese efímero escudo de armas pueden asesinar al anonimato y trascender por unos instantes.
En el Museo Thyssen Bornemisza de Madrid, exponen Sorolla y la Moda,  con pinturas, fotografías y las prendas que usaron las modelos en los retratos del pintor. Los zapatos, vestidos, joyas, muebles, la ficción de una escenografía, el teatro de la inmortalidad en la frivolidad de la apariencia. Es el arte inventando a las personas, a seres inexistentes que se retienen en el ideal que deberá ser recordado. La belleza de esa mentira se delata al comparar el vestuario con el retrato, la diferencia es que la ficción es más potente que la realidad, que la naturalidad asesina al mito. Sorolla sabía que nos cansamos de las personas y que si nos heredan un retrato que disfrutemos contemplar durante años, en el que no veamos a “alguien”, entonces el desprecio o el fastidio que sentíamos se trasformará en elogios. 
Joaquin Sorolla Retrato del Rey Don Alfonso XIII con el Uniforme de Husares
 El retrato del rey Alfonso XIII es magnífico, delgado como el sable, posa con el uniforme de gala de Húsares, la coraza de un héroe para el débil cuerpo del pornógrafo, es una estatua de brocado y seda. La fotografía de la sesión de trabajo en el jardín, con Sorolla pintando al rey bajo la sombra de un árbol, es un testimonio de la dictadura de la forma sobre la vida; después de que la Historia habla y la sociedad olvida el dueño del destino de esa persona es el pintor, él decide cómo será recordado, qué momento de su existencia debe continuar para la eternidad. 
LA SEÑORITA BARRIOS JUGANDO CON SU GATO

El elegante gato lleva un moño rojo y destroza los encajes, la niña lo provoca, el pintor captura al juego, el vestido blanco es un capricho transparente, la vida seguirá y la infancia quedará despedazada como ese encaje, La Señorita Barrios con su gato, melancólica recuerda sus últimos juegos, aprenderá que un vestido tiene consecuencias. El voyerismo de Sorolla es fetichismo del estilo, los zapatos, las cinturas fajadas esperando ser liberadas, dibuja las piernas ocultas por las faldas, prolonga los escotes, conquista la humedad de la piel, el palpitar del cuello, posee a sus modelos, las tiene para él en una observación que cotidiana sería obscena. Los maridos no ven a sus esposas, Sorolla las desviste, sabe qué llevan debajo del vestido, cómo es el corset, a qué huelen sus medias, de qué tamaño tienen los pies, cómo se sientan y apoyan el brazo, se polvean el pecho, el pintor reinventa a una mujer para que su marido la vuelva a desear, y si no es así, será otro, la pintura está ahí para despertar una pasión. 
En estos tiempos del puritanismo de “lo políticamente correcto”, la obra de Sorolla resulta una audacia seductora, la oportunidad de ver que la elegancia y la presencia femenina no tiene que estar disminuida por un statement político-feminista, y participar del hedonismo de la vida. Vestidos de negro intenso o blancos enceguecedores, cinturas mínimas, encajes y gasas, aunque vivamos y suframos como miserables, perduremos como diosas, eso es un retrato. Sorolla conocía las leyes implacables del estilo, observaba las telas y los reflejos de la luz, estudiaba las texturas, detallaba las joyas, llevaba los materiales al límite de la fantasía, y se detenía un instante antes para que lo imposible fuera verosímil. Los colores del mar, la paciencia de las olas, se prolongaban en los volantes de los vestidos y el viento tensaba los parasoles, el tiempo es del arte.  

5 comentarios:

Dolors Roig dijo...

otro buen comenatario de pinturas superconocidas.

Anónimo dijo...

Me parece que na história da arte o universo da moda surge em vários momentos. Desde a ascensão da burguesia no renascimento até a ultra atualidade: imagens do pós POP, grifes e designs roubando a cena em pinturas, instalações e vídeos... Mais especificamente, no caso do retrato, não podemos desconsiderar a relação existente entre o artista e o retratado. Também não acredito que o artista possa ser totalmente omisso frente ao figurino de seu modelo. O artista também pode ser seduzido pelo visual e roupas de seu cliente. Também não posso imaginar Velazquez, Rembrandt, Manet e Picasso indiferentes ao que seus modelos vestiam. Assim como um artista arruma e escolhe suas frutas para pintar um ‘bodegon’, ele sempre se importa com o que vai pintar.

Stellar Supreme dijo...

recién estuve en esa expo. Magnífica. Entrelaza la pintura con la historia, la moda y el arte. Sorolla si sabía pintar y como todos los retratistas, les daba a los sujetos una manita de gato ... sin duda sus obras son atractivas y trascienden el tiempo y lo más importante trascienden a los sujetos retratados...

César Abraham dijo...

Magníficas y con significado profundo, como debe ser el arte. Apenas leí sobre los retratos de la Pompadour en el Louvre,la descripción pictórico coincide con la representación de los sentidos, la atmósfera y las telas en particular (http://www.francparler-oif.org/images/stories/fiches/art4.htm) me encanto la reseña.

LOLA SOLEDAD dijo...

Hola Ave, hace días que espero publicación nueva de ti. Una pregunta, ¿has visto obra de Fhilipp Fürhofe? un amigo está en Berlín ahora y veo cuadros del artista con cables eléctricos, son como lienzos que tienen instalaciones de leds o neon.