jueves, 2 de noviembre de 2017

EL AZAR


El azar es la búsqueda de lo improbable, pedimos, deseamos, esperamos sin saber y sin embargo lo hacemos porque creemos que merecemos obtener lo que flota en la arbitrariedad del destino. La excitación del azar está en que ganar es más de lo imaginado, desde el inicio el miedo acompaña a la incursión, insistiremos hasta conseguir eso que no tenemos. El jugador rechaza los designios del destino, él cree que los dioses se han equivocado y que aciertan cuando él gana, los contradice con cada apuesta, les demuestra que está ahí lanzando los dados y que caerán en el sitio correcto porque su fuerza es más potente que la realidad.  ¡Lotería! Un Mundo de Imágenes es el libro del Arquitecto José Enrique Ortiz Lanz que desarrolla una investigación sobre la iconografía del juego de la lotería y la historia de cómo la suerte lo trajo de Europa a nuestro país.
 La magia es la guardiana cómplice del azar, lo protege en su oscuro viaje, las imágenes son un tarot sin revelaciones, símbolos alquímicos que nuestra incredulidad por el presente llevó hasta el imaginario y falso juego de cambiar nuestra circunstancia. El sol, la luna, el colgado, un hombre, una mujer, simbolizan a la fortuna o la desgracia, la lotería, a diferencia de un tarot, tiene la trampa de la suerte que puede alterarse o convocarse. Sueños, números, figuras, predicciones, el paganismo temerario, desobedece a la fatalidad, jugar es buscar la profecía y convocar a las coincidencias. 
 La investigación de Ortiz Lanz llega hasta las loterías contemporáneas, que pierden la esencia arcana y divagan en el oportunismo sin misterio de las “cuestiones de género”. La lotería es una representación de nuestro sensible miedo al futuro, de nuestra obsesión de adelantarnos y cambiar lo que no conocemos, para prevenir sufrimientos, para conseguir recompensas inalcanzables. La realidad es incomprensible, estamos en el presente reaccionando, en un juego como la lotería las figuras conducen a una solución o fortuna que se escabulle, lo que ese juego dé a nuestro favor, es una afirmación, de que el porvenir puede cambiar. La contradictoria curiosidad humana busca protección y riesgo, apostamos y en la orilla del abismo deseamos el instante providencial que evitará la caída y nos dejará el regalo anhelado. 
 En este juego de figuras están presentes los pocos elementos que habitan nuestra realidad, y a través de ellos habla el oráculo que cambiará la dolorosa o insuficiente vida que tenemos, de esa vaguedad estamos seguros. A ganar, apuesta hasta el que en apariencia todo lo tiene, compite en el infinito azar con el que sobrevive a su miseria, la suerte, siempre injusta, siembra perdedores que reiniciarán en su esperanza. Dice Horacio “Dios, en su prudencia, recubre el futuro de espesa noche, y se ríe del mortal que lleva su inquietud más allá de lo debido”, esa es nuestra condición de ciegos mortales,  jugar, creer y buscar sin escuchar la risa de los dioses. 



8 comentarios:

Mario P dijo...

Hola Avelina,
He estado viendo sus entrevistas y comparto su postura. Qué opina de éste artista? Se llama Chris Ofili.

https://www.youtube.com/watch?v=57f8F22x2AU&lc=UgyHn8Ht012RTqErF_94AaABAg.8YheItPRy1M8ZZQOBZpIeX

Saludos.
Mario.

Jose Luis Barros dijo...

Somos ludópatas de la vida. Me gustó mucho esta entrada.
Muchas gracias

José Manuel DR. dijo...

Llevo algún tiempo viendo sus vídeos, sus entrevistas, me parecen muy interesantes y e sclarecedoras. Gracias por hablar como habla y por sus críticas. Hace tiempo que no encontraba algo en internet que me mantuviera más de dos minutos delante de la pantalla (exceptuando la música, ¡claro está!). Un saludo.

Unknown dijo...

Avelina la conocí en persona cuando vino a Guatemala el año pasado y fue un gran gusto y un privilegio Julio Lohengrin Flores Suárez

Alejandro Lemus dijo...

Hola que tal me gustaría conocerte

Ch3ma dijo...

Que tal Avelina! Me gusta mucho la honesta brutalidad con la que critica y deja en claro la postura de la belleza y lo que se debe buscar en el arte. Tengo una pregunta, existen obras que comunmente generen la misma emocion en las personas? Al menos de forma comun, no necesariamente general?

Unknown dijo...

He aprendido mucho de ti...

chetespelco74 dijo...

Aprendo mucho de tu discurso...