domingo, 11 de junio de 2017

IDEA Y ARTE

Yoko Ono, Painting for the wind
 La idea con fuerza propia, capaz de transformar a la sociedad que planteó Alfred Fouillée o la idea como puente entre la razón teórica y la razón práctica de Kant han quedado atrás en el arte VIP. La noción de idea como el modelo inicial para hacer o crear algo, o formas del pensamiento y directrices de la acción, no existe. Perpetuador del error del arte conceptual, el arte contemporáneo VIP cifra su existencia en el slogan de que lo importante de una obra es la idea, no la realización de esa obra. En el arte una idea debería concluir en una evidencia que demuestre la validez de esa idea, el artista en el proceso tiene muchas ideas, que elimina, evoluciona, corrige y están dirigidas a la obra misma. 
Yoko Ono, My Mommy Is Beautiful, 2004
 En el arte VIP todas las ideas son ocurrencias axiomáticas, completamente válidas y suficientes para dar existencia a una obra de arte. No existen las ideas equivocadas, en la afirmación de que lo importante es la idea, no la obra, la posibilidad de que esa idea sea errónea no existe. Como “arte de las ideas”, no ha sido capaz de generar ninguna idea trascendental o revolucionaria, que aporte comprensión de la realidad o la irrealidad, si la idea es más importante que el objeto ¿por qué la idea no es capaz de demostrar su propia importancia? Formulan ideas obvias e inmediatas o que ni siquiera pueden ser comunicadas, que carecen de un puente entre el objeto y la idea; entre la obra y el espectador. 
Yoko Ono, Wish Tree for Washington DC
La “idea” requiere de una explicación extra que le aporte sentido o por lo menos presencia en el contexto de la obra. Si esas ideas no van a ser reflejadas, comprobadas o manifestadas en un objeto, para qué existe ese objeto o acción, de esa forma tanto la idea como el objeto son desechables. El ejercicio de separar a los objetos de las ideas demuestra que esos objetos no se pueden sostener como arte, ¿qué pasa en el sentido contrario? Despojando a esas ideas de la parte material que las complementa, las ideas tampoco se soportan como formulaciones, son incapaces de generar planteamientos complejos, autónomos y perdurables.
 Al tomar las ideas de artistas como Yoko Ono, Bárbara Kruger, Tracy Emin, Gabriel Orozco, ¿se puede fundar una escuela de pensamiento con esas ideas, establecer una filosofía con el substrato intelectual que motivó cada uno de sus objetos? Imposible. Esta corriente inició para desmaterializar al arte, y el caso es que no lo desmaterializan, al contrario, continúa siendo “algo”, hasta una habitación vacía es la habitación en sí misma, es el contexto del museo, es la cédula. 
La consecuencia de la desmaterialización es el arte desaparezca, esto lo evitan girando certificados que le den constancia legal y continuidad a la obra. Lo que desmaterializaron fue la factura, el objeto material realizado con talento y responsabilidad creativa, acabaron con la materialidad independiente de una explicación. El único concepto que maneja, repite y que es el soporte de todas las obras VIP es que cualquier idea y objeto están validados como arte, nada más.  

9 comentarios:

Williams Torruco dijo...

Él único merito de Yoko Ono es haberse casado con Jhon Lennon, no es una artista, lo mas molesto de todo son las cantidades estratosféricas que cobran, me gusta tu blogg Avelina saludos, gracias por informarnos

Fidel Gómez dijo...

El gran artista venezolano Alejandro Otero decia algo muy cierto: el arte puede ser muchas cosas, no cualquier cosa. Yo suscribo esa idea plenamente, y si pienso en artistas muy interesantes que han desarrollado grandes discursos plásticos con investigaciones de gran profundidad, quienes se nutrieron de las experiencias pre y post conceptuales. Nombres como Yves Klein, Fontana, Soto, Kiefer, kapoor. No los podemos ni comparar con los artistas VIP que mencionas, sin embargo desarrollan un tipo de arte particularmente conceptual de mucha profundidad filosofica expresada en las obras.

Luis Filipe Gomes dijo...

Houve um tempo em que esboços preparatórios eram ideias, ou pelo menos experimentação concreta para testarem as ideias e hoje encaramos muitos desses esboços como obras inteiras, obras finais. Talvez isso seja assim porque conhecemos todo o percurso do artista. Alguns desses esboços estão submersos na capa exterior da pintura só visíveis a raio X. Parece que Picasso dizia que não era possível saber quantas obras estavam debaixo da obra final e quantas eram melhores que a obra final. Se não fosse Diego não restariam muitas das esculturas de seu irmão Alberto Giacometti. Diego levava as esculturas ao fundidor para ele tirar o molde quando ainda eram ideias em execução antes que seu irmão as destruísse no processo de trabalho levado ao extremo da depuração.
Mas como encarar a questão no caso da música, da dança, e do teatro? A partitura é a ideia ou a obra final? O texto teatral é a obra final ou é a ideia para a mise-en-scène?

Jorge Luis García Fabela dijo...

No son lo mismo los conceptos, las ideas o las ocurrencias. Los conceptos son objetivos, reales, sólidos. Originalmente el arte Conceptual se relacionó con el lenguaje, después aparecen cambios con Sol LeWitt y con Kosut considera que todo arte es Conceptual (desde Duchamp), un lío completo. Las ideas son de segundo orden y pueden ser vagas, y las ocurrencias son pensamientos repentinos y que se les relaciona con lo gracioso o ingenioso. Así que parece qué hay que re-pensar con más precisión lo que representa el arte conceptual, que sería diferente de las ideas de los artistas o de las ocurrencias que son las fantochadas de muchos artistas mexicanos que se sienten listos, ocurrentes y hasta simpáticos, y que son bastante sangrones.

Saludos

seee dijo...

HOLA AVELINA, GRACIAS POR TUS PROYECTOS, DE VERDAD MUY BUENOS. TE DEJO ÉSTA WEBSITE, TE AGRADEZCO LA VEAS.

www.cazaresartist.com

UN SALUDO.

seee dijo...

HOLA AVELINA, TE DEJO ÉSTA WEBSITE.

www.cazaresartist.com

GRACIAS.

Luis Ricardo dijo...

Tracy Amin tiene una película muy linda en la que baila. Años antes, siendo ella una jovencita, había vivido una humillación en un concurso de baile del pueblo, del que la bajaron a soeces gritos personas del público en el que se encontraban muchas de sus exparejas sexuales. No la dejaron terminar su baile, pero ella lo termina en la película quince años después, fuerte, retadora, soberbia.
Ahí sí que hay un sentido, una liga entre idea y objeto y vida.
En general estoy de acuerdo contigo, pero Tracy está muy dentro de mi corazón.

Tata dijo...

Avelina tiene carácter y llama las cosas por su nombre. Desenmascara la horripilante farsa del arte mal llamado contemporáneo que es un producto de las mafias nacionales e internacionales que manipulan el mercado para inflar a artistas que llaman emergentes y que solo son el resultado de los buenos vínculos económicos, políticos, raciales, de genero etc. y que comulgan con la concentración del monopolio del arte. Claro está que al igual que en política son catapultados por toda la parafernalia de medios de comunicación, galeristas, coleccionistas, críticos y curadores que se endilgan abusivamente la definición del concepto de arte y excluyen con elementos seudo-teóricos a todos artista que no pertenezcan a su rosca. Bonito el juego del arte en la fase superior del capitalismo que todo lo concentra y lo corrompe.

Elena Arriola dijo...

Avelina, hoy te he visto y luego leído por primera vez, entregándote mi respeto y admiración instantáneos.

En 2007 escribí una entrega de una columna, en la que, con otras palabras y mucho menos herramientas conceptuales y discursivas, intentaba decir algo muy similar a lo que dices en esta entrada. http://destinodepoeta.blogspot.hu/2007/10/arte-y-concepto.html Esta idea me da vueltas en la cabeza de vez en cuando, pero me ha fascinado escucharla de alquien que sabe de lo que habla.

Estoy impaciente por leer tu libro, que en total congruencia con tus ideas, pero además muy amablemente, nos regalas aquí. Un Saludo desde Hungría!