lunes, 5 de junio de 2017

¡DESCUÉLGALO!

El Señor de la Humildad detalle, S VII

El señor de la humildad, S XVII Anónimo.
 De la melancolía pasé a la desesperación y de ahí a la decepción. La exposición Melancolía en el MUNAL cuelga casi 140 obras con un guión erróneamente descrito, que hace alarde de una lectura superficial, inmediata y banal. La arbitrara curaduría responde a que no ven las pinturas, la psicoanalizan; los núcleos temáticos parecen terapia de grupo. La museografía presa de un ataque de pánico, cuelga este exceso innecesario en cuartitos y pasillos con nula visibilidad y agobiante circulación. La cédula del inicio afirma “la iconografía del melancólico de la cabeza agachada en la mano ha servido para caracterizar el abatimiento anímico, introspección, contemplación religiosa” y de ahí a colgar y colgar obras. 
El Señor de la meditación, Cristóbal de Villalpando
 La iconografía no es la pose de un personaje, una apariencia “triste” no significa melancolía, ni que manifieste un sentimiento depresivo. El misticismo del arte sacro es teología, no es forma, es una construcción visual que “nos hace partícipes de la naturaleza divina” la búsqueda es que los humanos en nuestra condición mortal, necia y voluble seamos capaces de comprender la naturaleza del Infinito. El éxtasis no es melancolía, es ausencia de esta realidad, un encuentro sobrenatural con un ser Divino, como tampoco la resignación que es el optimismo sublime, de aquel que se rinde, nada espera y no resiste. La melancolía es la ociosidad del espíritu burgués, la entrega al egoísmo de un sentimiento; Spinoza afirmaba que la tristeza es el triunfo del mal sobre el bien. 
Ignacio Nieves Beltrán, Complejo sexual mexicano 1955
 Decir que la melancolía produce creatividad es distinto que representarla, Proust aconsejaba la depresión como un detonador para escribir, y ésta no tiene por qué verse reflejada, eso es evidente en el arte sacro y su estricta guía iconográfica. La selección nos tortura, si les pareció que el personaje sufre, está muerto o es una escena con dolor, entonces es para llorar y se cuelga. ¿El voto de silencio es lo mismo que el mutismo de un desequilibrio mental o emocional? ¿La revelación de El Sueño de San José fue una depresión? Exponen obras de gran valor con otras muy mediocres en el afán de ajustar su concepto curatorial en un diálogo inviable porque el misticismo, justamente, busca distanciarse de los desequilibrios emocionales, es la prevalencia del espíritu sobre las pasiones. Actualmente no existen místicos porque les diagnosticarían desordenes de conducta y los medicarían. El genio de Villalpando apreciado con nivel de autoayuda. 
Juan Patricio Morlete Ruiz, Cristo consolado por los ángeles, SVIII
 Decenas de obras fatales, la angustia de ver cuadros de Cordelia Urueta, la sacan de su merecido olvido y le dedican una sala con Tamayo que es una de las pocas obras melancólicas. Los cuadros de Manuel González Serrano, con uno basta. Montones de las restauraciones criminales de las obras del Novohispano, las destrozaron, carecen de valor artístico, son un testimonio de la falta de talento de los restauradores, no las exhiban más. Al final un horrendo Complejo sexual mexicano de Nieves Beltrán, nos deja abatidos. La curaduría ya exhibió su estado de ansiedad montando al mismo tiempo dos exposiciones distintas, ahora alcancen la felicidad descolgando la tercera parte de las obras. 
La Inmaculada,  SVII, anónimo

Nicolás Enriquez, La Flagelación, SVIII

7 comentarios:

Fidel Gómez dijo...

Querid Avelina sobre este tema de la melancolia en el arte, te comparto esta entrevista con el pintor Luis Alberto Hernandez, cuya última exposicion en la abadia de Cluny en Fracia se tituló: Poetica de la melancolia. Aqui te la dejo, un abrazo.
http://arteplvida.com/index.php/2017/05/14/utilizo-las-escrituras-presencia-enigma-conversando-pintor-venezolano-luis-alberto-hernandez/

Unknown dijo...

Si es pésima la museografía, pero me gustaría saber por qué Cordelia Urueta merece estar en el olvido

Anónimo dijo...

CADA GESTO, CADA ATITUDE E CADA INDUMENTÁRIA DENTRO DA FIGURAÇÃO POSSUI UMA ICONOGRAFIA ESPECÍFICA DENTRO DO UNIVERSO IMAGÉTICO. ISTO PODE VARIAR DE ESCOLA PARA ESCOLA E DE PERÍODO PARA PERÍODO. A MAIS CÉLEBRE FIGURA DA 'MELANCOLIA' DEIXADA PELO GÊNIO DE DÜRER EM UMA DAS SUAS GRAVURAS MAIS FAMOSAS, PROVA QUE NA ÉPOCA DO RENASCIMENTO, A MELANCOLIA FIGURAVA COMO UM PERSONAGEM ALEGÓRICO. APARECE RODEADA POR INSTRUMENTOS DE MEDIDAS E DA CULTURA HUMANISTA DESTA ÉPOCA. A MELANCOLIA, ENTÃO, ERA UM ESTADO HUMANO QUE VINHA CARREGADO DE PROFUNDA 'CONSCIÊNCIA E CONHECIMENTO'. LONGE DE SER UM DELÍRIO PSICÓTICO DEPRESSIVO, REPRESENTAVA OS MOMENTOS DE PURA INCERTEZA NAS ESCOLHAS DOS CAMINHOS TÃO DIVERGENTES ENTRE O CÉU E A CARNE.

Anónimo dijo...

Exacto, es pesimo el concepto de esta exposición, curada por alguien que se nota no sabe diferenciar la melancolía del éxtasis o de la agonía, no se ve rigor curatorial, me recuerda más a una feria de arte que a una exposición, algunos cuadros de la escuela mexicana en nada corresponden al tema y están alli forzados, es un desastre dicha muestra, para la otra MUNAL, que sigue??? "La alegría en el arte" y pongan obras de gente llorando, o acaso pondrán al TATA JESUCRISTO como la obra estrella de dicha muestra. No cabe duda cuando se tiene a la cabeza de estos museos gente con puro snobismo.

Berta Mac Gregor dijo...

Finalmente encuentro a alguien que habla honestamente y dice lo que es, por lo que es. Ya hace tiempo que el arte está prostituído y el valor estético ha desaparecido. Farsa tras farsa; engaño tras engaño. Y pocos lo exponen. ¡Eres valiente!

Leticia Dino-Guida dijo...

Esta crítica es seria, como todas las que haces; pero con esta debo decirte que me reí mucho desde el título.De verdad que la disfruté.
No fui a la exposición, pero con las imágenes que pusiste me bastó.
Gracias de nuevo Avelina.
Leticia Dino-Guida.

Ludwig Stroebel dijo...

Para el anónimo de 9 de junio 2017_Gracias por su leccion, es bueno, no solo escuchar que NO ES sino que SI ES, así el comun de la gente como yo aprendemos, no en escuelas sino de maestros q quieran ñenseñar, de nuevo gracias