domingo, 21 de mayo de 2017

INSERVIBLE

Carel Fabritius, El Jilguero
El arte no es progreso y esa es su virtud. El progreso se mide por alcances económicos, sociales y políticos, es un avance que proyecta poder, elimina al pasado e invade el futuro. El ritmo del progreso es frenético, devastador, erige su propio altar para adorarse. El arte utiliza el tiempo en un gesto, una palabra, un color, en contemplación o en nada. La presión que el arte sufre para ser “actual y con las preocupaciones de nuestro tiempo” ha desvirtuado su trayecto, lo conduce a los objetivos redituables del progreso. El arte es y debe ser antiproductivo, antiprogresista y antiactual. El arte es y debe ser bofetada violenta, contradicción, reiteración y silencio. El arte es antiprogresista, su principal virtud es el fracaso, el error, la dilación, la despreocupación con el futuro, la obsesión con el pasado. El pragmatismo del progreso no existe para el arte, las estadísticas, los índices de crecimiento, las metas no describen una actividad con una sola búsqueda que tal vez nunca alcance y que, esa será su virtud.

El optimismo progresista, que exige resultados se fractura ante la obra de arte, que se concluye en la insatisfacción y la zozobra de lo que no fue. La única autoridad del arte es el talento, la relación con los materiales, la necesidad de decir y plasmar un tema que manifieste una remota certeza de la existencia. La autoridad del poder gobernante es la que determina qué y cómo debe ser el progreso. La realidad es irrelevante para el arte, el realismo es una ficción que sucede bajo las condiciones de su lenguaje, en la tiranía individual, imperfecta y sin consecuencias de una emoción. La realidad es un punto de partida sin reflejo en el arte, en el momento que sea trasladada desaparecerán su apariencia y su circunstancia, sometidas a la coherencia de un lenguaje que no quiere diálogo. La dirección del progreso es lineal, la del arte es un círculo que se escarba de tanto andar, que conduce a ningún sitio y profundiza en lo que no se ve. Antiproductivo y sin reivindicaciones, su única causa es la obra misma, y esa puede ser fallida y esa será su virtud. Las obras de arte apegadas a la actualidad, no son arte, son voceros de una ideología. La actualidad y la realidad no transitan en la obra, el arte tiene presente, que es el tiempo de la contemplación y la creación, y tiene una realidad que nunca sucede. La imitación total y la recopilación de esa actualidad no es arte, es propaganda, y es incapaz de confrontación crítica.

El arte es antiproductivo, sin consenso, ni empatía, se realiza en soledad desde la posibilidad del rechazo. Los países no miden sus índices productivos con el arte, un poema no es una carretera, es un capricho sin consecuencias, si nadie lo lee y se pierde, entonces, tal vez sea un buen poema. El arte no progresa, permanece estático, escuchando sus voces, silenciando las imposiciones. El arte es, y debe ser fracaso social, la antítesis del capital humano, un desperdicio que nos abre a la noción de belleza, y la belleza no es actual, no es progresista, no es productiva, es la infinita y grandiosa nada.  

8 comentarios:

Anónimo dijo...

‘O Pintor Moderno’ de Baudelaire parecia querer levar a arte ao status progressista. Esta preocupação era justificada pelo momento que nascia em cada rua de Paris, em cada fachada de loja e numa sociedade ávida dor progresso num patamar em que isto tudo ainda era novidade. Passaram-se mais de um século e hoje estamos fartos do progresso. Estamos fartos da falácia deste discurso que tornou a vida das pessoas redundante gerando lacunas perigosas. A arte, por sua vez, não tem por obrigação ‘refletir a atualidade’. Quanto a realidade, esta sim, pode ser transformada pela arte. Não me refiro a uma realidade social, mas sim a ‘existência’. A arte transforma a percepção do existir, dando ou tirando-lhe algum significado.

sokedairi dijo...

Avelina tienes alguna entrevista con el Maestro Alejandro Colunga de Guadalajara, saludos

Cristina Lopez Casas dijo...

Ya leiste The Goldfinch o es pura coincidencia? Una novela entera que se sostiene en esa pintura, es una hazaña.

carlos t dijo...

Es una belleza de columna la que acabas de publicar.

Orestes De la Paz dijo...

Cuando un pintor de oficio lee artículos como éste, puede decir con certeza que al fin alguien entiende y transmite nuestro duro trabajo solitario. Gracias por tan bello artículo.

Orestes De La Paz.

Pedro Goria dijo...

O poder de persuasão com que a ‘arte’ contemporânea atua sobre seu exército de desavisados e equivocados resulta numa grande manipulação política. Todo ‘artista’ deseja ser inserido numa contracorrente esquerdista de denúncia permanente. No entanto, para isto, carregam em nome da ‘arte’ contemporânea uma bandeira fascista tanto mercadológica quanto de ideologia. E o pior, é que sentem-se confortáveis e plenamente satisfeitos com sua atuação, inclusive sendo amplamente manipulados por interesses escusos existentes no círculo oficial neoliberal deste mercado.

Maria Camila Bernal Toro dijo...

Avelina,
Que universidad recomienda para estudiar arte?
Una donde el crecimiento del ser y la técnica crezcan a la par sin desviarse del sentido puro del arte.
Gracias mil

Angel dijo...

Cuando el sistema me obliga a ser un "artista actual" me atrapa una ansiedad desenfrenada. Tus palabras son aliento y calma, el norte de un destino inexistente.