viernes, 3 de febrero de 2017

EL TRIUNFO DE LA VERDAD

EKO, sitio con su obra aquí
La verdad es el tema medular de la filosofía, en nuestra relación con la realidad y es esencial en la ética personal y social. ¿Qué es verdad o qué hace a algo verdadero? En la teoría de la correspondencia, lo que decimos o creemos es verdad si corresponde con los hechos. El filósofo G.E. Moore en su teoría de la identidad de la verdad dice que “no hay diferencia entre la verdad y la realidad a la que corresponde”, son idénticas. En las distintas teorías el lenguaje está involucrado porque es la forma de manifestar un hecho, aún en las teorías que niegan las proposiciones.
La actualidad padece una patológica obsesión con negar la realidad, mentir es un recurso social, político, artístico y económico. El problema ha llegado a tal grado porque no está condenado, por el contrario, está completamente integrado a la conducta. La difamación sin reparación en las redes sociales, la propagación de información y noticias deliberadamente falsas en internet, las decisiones políticas sostenidas en hechos inexistentes, aunque se señalen, son un sistema para construir argumentos que justifiquen actos inaceptables y faltos de ética. Mentir es un arma contra la realidad que alienta una conducta que no responde a la racionalidad, mentir es parte de la irracionalidad de nuestras emociones, lo que creemos es más importante que lo real, no importa que no corresponda, creer o sentir es lo único válido. El racismo carece de argumentos verdaderos, los nazis inventaron informes científicos falsos para sostener sus teorías de la superioridad racial.
Los “hechos alternativos” o la “post verdad”, no existen, la búsqueda de la verdad tiene un compromiso con los hechos o con la realidad, la alternancia abre la posibilidad a que algo no “sea”, no pueden convivir hechos falsos con verdaderos o realidad con irrealidad. La sociedad ha llegado al extremo que estamos viviendo porque se ha tomado con ominosa irresponsabilidad la libertad de expresión en las redes sociales. Desde la “inocua” actividad de mentir en un selfie hasta la propagación de calumnias, es cotidianeidad contemporánea asumida, nuestra sociedad está más cómoda con la mentira, la virtualidad tecnológica encierra nuestra mirada en una pantalla que muestra un fragmento deformado de lo que transcurre, decir falsedades en 140 caracteres es un hábito socialmente imitado y replicado, que se convierte en un éxito entre más veces lo repitan. El éxito de esa replicación no lo hace verdad, su aprobación es la popularidad, la satisfacción de la visceralidad de la masa sustituye a la verdad: me das lo que quiero, entonces para mí es verdadero. La realidad se convierte en un antagonista que entorpece la unión de la horda alrededor de las ideas que rigen su conducta, entonces debe ser destruida, pero como la realidad es más potente que sus enemigos, ésta sobrevive. En eso radica el triunfo de la verdad sobre la mentira, en que la realidad y los hechos existen, y negarlos no los destruye.

13 comentarios:

AMALTEA dijo...

Será que con esta clase de verdad -la versión más conveniente de los hechos y de mejor aceptación- se ponen los cimientos para destruir al individuo social y libre. ¿Qué nueva especie humana surgirá de esta canalla manipulación?

Saludos

Ro dijo...

Justo como funciona la religión. Yo diría que más bien la idea de individuo social y libre se ha llevado demasiado lejos. "Yo creo esto, porque me hace sentir bien y tengo derecho y soy libre de creer lo que yo quiera. Respételo."
Pues NO, gánese el respeto y gánese su libertad de expresión.

Jose Miguel Costa dijo...

Cuanto dolor me ha causado la falta de verdad en las relaciones laborales, las emresas contratadoras a menudo descargan sus culpas en el trabajador, cuando este contraviene al cliente... Poderoso caballero es Don Dinero, Avelina... y bien, un doloroso artículo.

Natalia chavarria tellez dijo...

Hola Avelina
Descubrirla a usted en este momento de mi vida, me alegra realmente.
Estoy encantada de conocerla.

Jose Miguel Costa dijo...

Todo esto que comentas, Avelina, tiene mucho que ver con las ideologías nacionalistas surgidas a partir de fines del siglo XVIII. En esos dos siglos, el Nacionalísmo,del color que sea, ha sido mucho más terrible que todas las guerras de religión. Todas las guerras desde entonces se han vestido con los colores de banderas (incluso las guerras coloniales, o las guerras provocadas por intereses geopolíticos vienen bañadas por la idea de nación). El nacionalismo (el patriotismo es el nacionalísmo de quien ya tiene un estado propio, pero es igualmente nacionalismo), utiliza mitos y medias verdades. Por si te interesa, te recomiendo el libro de Eric Hobsbawn "Naciones y Nacionalismo desde 1789". Tiene mucho de lo que mencionas en elartículo. Mitos, masa, tocar la fibra emocional amañando la historia...

Debora Spera dijo...

Como siempre, su blog es de lectura imperdible!

Anónimo dijo...

Estoy impaciente por leer y sentir las letras de usted acerca de la nueva de Gabriel Orozco.

Me deprimí en demasía a leer en todos los periódicos culturales resumiendo el intento retórico del este fósil.

M Montana dijo...

Hola Avelina, tu trabajo me es muy interesante y ha sido un placer conocerte cuando estuviste por acá en Chihuahua.

Lamento plasmar esto aquí, ya que no encontré una forma más directa de hacerlo, lo he escrito al ver la "instalación Artística" de Gabriel Orozco en la ultima Zona Maco:


Espero conocer la reacción de Avelina Lesper.

En lo personal considero que este hombre se aprovecha completamente de los convencionalismos tan agregados al arte contemporáneo, dilemas y contradicciones para crearse un espacio en el mercado de masas, en otras palabras, él mismo conoce como operan los mecanismos de publicidad y mercadeo. La instalación que propone carece de una crítica real, ya que es claramente identificable su posición en este sector como ente vendedor privilegiado, bajo la excusa ya casi trillada de la posición del arte en el mercado.

El que una empresa privada monte sin costo al artista toda una "instalación", la cual además obtendrá para ella misma beneficios por la venta de sus productos, no es mas que un acto de mercadeo disfrazado, el cual igual podría aparecer en una publicación de chistes locales si se tratase de una persona sin renombre en el panorama artístico.

En resumen Orozco conoce los mecanismos y defectos del arte contemporáneo, los aprovecha y explota, en esta ocasión sale ganando por partida triple, al recibir la comisión por la cadena Femsa (dicha aportación no se menciona naturalmente), las ganancias de sus "obras artísticas" vendidas, y la publicidad gratuita que esta recibiendo por esta controversial participación.

En este tenor tiene mayor importancia la reacción de la comunidad, ya sea artística o no, la cual identifica estos puntos que están "del carajo" y reacciona de formas creativas mediante memes por ejemplo.

Gracias por leer mi comentario
Juan Montana.

ricardo dijo...

Que onda Avelina, no veo como comprar tu libro
el malpensante no tiene sucursal en México?

necesito leerlo.

Nicolas Montecchi Palazzi dijo...

Estimada Maestra Lésper,
gracias por sus inteligentes palabras, verdaderas invitaciones a seguir reflexionando y aprender. Gracias también por recordarnos la importancia de creer y defender nuestras propias ideas, aun en un contexto hostil.
Estaría extremadamente feliz de por comprar y leer su libro que resulta imposible comprar desde México sobre el sitio de Malpensante. Si existe alguna manera de conseguirlo aquí, me encantaría saberlo.

Cordialmente

Nicola

Anónimo dijo...

Ayer noche, de madrugada, la descubrí por casualidad. Se lo dirán miles de veces pero gracias por su coraje. Yo sufro y gozo escribiendo y echo de menos en la literatura voces como la suya. Le mando un abrazo desde Sevilla (España), ojalá que pueda escucharla algún día por aquí. Suerte

Julian Benitez dijo...

Mi nombre es Julián Benítez, Cual es tu opinión acerca del expresionismo abstracto, coincido contigo en la falsedad del arte contemporáneo pero no de todo, estoy tomando mis influencias de ahí. Rothko, Franz Kline, Kooning, Pollock, motherwell. Busco dar seriedad a mi trabajo y al imitar a estos pintores, poder llegar a definir mi línea y propuesta.
Una disculpa a ti y a tus lectores por escribir aqui pero no pude encontrar tu correo.

leopoldolaborde dijo...

Avelina, un afectuosísimo saludo.

Leopoldo Laborde, cineasta. Todas tus enseñanzas con respecto a la "creación artística" y la crítica aplican en lo absoluto en mi área de trabajo.

Gente como tú es de un valor infinito.

Gracias por tus enseñanzas, valor, valentía: crítica.


Con gran respeto, aplauso y admiración, un amigo.
Leopoldo Laborde.