viernes, 14 de octubre de 2016

NOBELITO

El Premio Nobel de Literatura para Bob Dylan hizo chiquito al premio, empequeñeció sus fines y es una bofetada a la lectura, a la concentración, al esfuerzo de adentrarse en la complejidad de la literatura que no busca la inmediatez. Es un premio facilón para los que no leen, para el populismo de las redes sociales. La excusa de la Academia de que es un “poeta” no tiene sustento después de que escritores como T.S. Eliot han recibido ese premio, todo lo que ha escrito este cantante sumado no alcanza la inteligencia de uno sólo de los poemas de T. S. Eliot. A nivel musical sucede lo mismo, el discurso y la profundidad de músicos contemporáneos como Arvo Part o  Zbigniew Preisner, ni siquiera hay nivel para compararlos, esto si se trata de ver el peso del cantante en el arte actual. Dylan es popular, esa es su mayor virtud, es un rebelde políticamente correcto, que le canta al Papa, con letras de tarjeta de felicitación. Fácil de oír, no mete en problemas al sistema, en su elección es fundamental que hace sentir “inteligentes” a sus fans, es como decirles: “mira sí tienes algo de cultura, lo que oyes mientras manejas es literatura real”, por eso la exultante alegría de las redes.
Es un signo de nuestros tiempos populistas darle al gusto masivo nivel de cultura y hasta de arte. El Museo del Estanquillo es un homenaje al coleccionismo de lo vulgar, del nivel de la inconsistente y sobrevalorada obra de Monsiváis. El corrido del narco es estudiado y considerado literatura. La condescendencia de ser “inclusivos” es un afán demagogo que está arrastrando al arte y la cultura a bajar su nivel de creación, es tal la facilidad de llamar a cualquier estrofa “poema” que la nueva poesía florece entre la simpleza y el twitterazo.

El Nobel de Literatura también es un reconocimiento a los lectores, a la necesidad de estudiar y abordar nuevas y complejas formas de desarrollar el pensamiento, con este premio le dicen a la gente que está bien no leer, que basta comprar un librillo o un  disco de alguien que tiene montado su aparato de marketing como “canta-autor”. La música popular se premia por las ventas de discos, con fiestas que organizan las disqueras y canales de videos, esa “distinción” es un reconocimiento a los miles de fans que llevaron a ese disco a la lista de superventas. La lectura es lenta, el análisis de una obra literaria, de un poema, nos involucra con los textos, no hace meditarlos, retomarlos. La música popular es rápida, analizar una de estas canciones es un ejercicio ocioso, no hay complejidad, su destino es ser fácil, repetitiva y pegajosa, por eso se venden. Los lectores son los grandes perdedores con esta selección. El Nobel ha ido de bajada, tiene décadas disminuyendo su alcance pero esta vez se redujo de tal forma que el siguiente premio se lo pueden dar cualquier youtuber o a la twitteratura en masa. Con esto ya sabemos que para la Academia es más importante ser popular que detonar la lectura. 

44 comentarios:

Jose Gongora dijo...

Agradezco haber encontrado sus palabras y las hago mías. Considero que hay demasiada ideología en la asignación, demasiado poder y demasiada arrogancia de lo singular. Lo veo más como autoflagelación o autocomplacencia. Recuerdo cuando le dieron el de paz al presidente de israel y al de palestina... Gracias sin más.

Geraldine MacKinnon dijo...

Avelina, con mucho respeto me encantaría conocerla algún día. chile, mi país es un nido del arte VIP, y nadie se atreve a decir nada. Los que ptracticamos y ejercenos el oficio de artista estamos desplazados. Este ligar es un remanso! Gracias :)

Teatrando dijo...

Dama de los ojos tristes de las tierras bajas
De Bob Dylan

Con tu boca de mercurio en la era de los misioneros.
Y tus ojos como de humo y tus rezos que parecen rimas,
Y tu cruz de plata, y tu voz de campanillas
¿Quién creen que podría enterrarte?
Con tu bolsillos por fin bien protegidos
Y tus visiones de tranvías que dejas sobre la hierba
Y tu piel de seda, y tu cara como el cristal
¿A quién crees que podrían convencer para que te llevara a cuestas?

Dama de los ojos tristes de las tierras bajas,
De donde dice el profeta de los ojos tristes que no viene nadie,
Mis ojos de almacén, mis tambores árabes
¿Debería tal vez dejarlos junto a la verja?
O, Dama de los ojos tristes, ¿debería acaso esperar?

Con tus sábanas como el metal y tu cinturón de encaje,
Y tu mazo de cartas sin la sota ni el as,
Y tus vestidos de sótano, y tu cara hueca,
¿Quién de ellos pudo pensar que podría adivinar lo que harías?
Con tu silueta cuando la luz del sol se va apagando
En tus ojos, donde nada la luz de la luna,
Y tus canciones de caja de cerillas y tus himnos gitanos,
¿Quién de ellos querría intentar impresionarte?

Dama de los ojos tristes de las tierras bajas,
De donde dice el profeta de los ojos tristes que no viene nadie,
Mis ojos de almacén, mis tambores árabes
¿Debería tal vez dejarlos junto a la verja?
O, Dama de los ojos tristes, ¿debería acaso esperar?

LadyRoss dijo...

Alguien aquí no ha leído A Hard Rain's a Gonna Fall. Dios nos libre de entender la letra de Sara estando sumidos en depresión (Parece fácil pero hace falta vivir para entenderla). ¿Le digo a cuantos autores me ha llevado este "cantautor facilon"? Por lo menos a: Allen Ginsberg, Dylan Thomas, Arthur Rimbaud, Shakespeare (pero desde otro lado), Ezra Pound, T. S. Elliot, Jack Keourac, Jardiel Poncela, Junichi Saga...
Decir que canciones como Desolation Row, Tempest, Sad Eyed Lady of the Lowlands, Floater o Scarlet Town son "fáciles y para gente que no lee" manda muchos huevos. Bueno ya de paso digamos que la Iliada, La Odisea y el Cantar del Mio Cid no merecen ser parte de la literatura, porque se cantaban, porque eran para la gente "que no leía".
Para entender a Dylan, no sólo hace falta leer, sino hace falta vivir. No hace falta ser intelectual, hace falta ser humano.

Hugo Slavko dijo...

Coincido con tu punto de vista. El abaratamiento del Nobel es indiscutible. Pensaría que para un premio de esta envergadura no se requieren lindos versos, se requieren obras maestras.

ramprasadcandraratna dijo...

El problema está en que se toman muy en serio los premios Nobel. La academia sueca ya ha dado suficientes (incansables, diría yo) muestras de ser tendenciosa en sus elecciones y de ser instrumento de poderes ideológicos, económicos y políticos fortísimos. Ni qué decir que el jurado califica a los candidatos a través de traducciones al inglés, por lo que más del 90 % de los escritores del mundo, no angloparlantes, se enfrenta a la barrera de la lengua y a la "traición de los traductores" hasta que la academia sueca los tome en cuenta. ¿Algún traductor podría reflejar en inglés o sueco la destreza lingüística de un José Lezama Lima o de un Reynaldo Arenas? ¿O las de un Yukio Mishima en japonés? ¿O las de cualquier otro de los grandes escritores en las diferentes lenguas del planeta? Y ni teniendo buenos traductores se garantiza para el buen escritor ganar dicho premio. Ahí tienen a Borges, cuyas ideas políticas lo relegaron de toda posibilidad.
Para mí, tanto el premio Nobel de literatura como el de la paz son unos muy malos chistes.
Y por cierto, amo a Dylan, igual que a Juan Gabriel, porque sus letras me hacen vibrar.

Anónimo dijo...

Dama de los ojos tristes, la canción que postearon y su traducción son lamentables, con ese texto se ilustra la mediocridad de este premio.

Anónimo dijo...

Ante esta bofetada, es momento de revalorizar y releer a los poetas del siglo XX que aún viven. Y que los suecos sigan haciéndose los suecos.
Uno de ellos es Nicanor Parra, aquí uno de sus textos:

AHORA QUE YA REVELÉ MI SECRETO

IX
Ahora que ya revelé mi secreto
quisiera despedirme de todos ustedes
en total armonía conmigo mismo
con un abrazo bien apretado
por haber llevado a feliz término
la misión que el Señor me encomendó
cuando se me apareció en sueños
hace la miseria de 22 años
juro que no le guardo rencor a nadie
ni siquiera a los que pusieron en duda mi virilidad
sepan esos reverendos señores
que soy un hombre totalmente normal
y perdonen si me he expresado en lengua vulgar
es que esa es la lengua de la gente.

Y algo que mandó cuando recibió el Cervantes y que seguramente haría (uno poniéndose zapatos ajenos) si recibe el tan trillado y sobrevalorado Nobel:

¿ESPERABA ESTE PREMIO?

No
Los premios son
Como las Dulcineas del Toboso
Mientras + pensamos en ellas
+ lejanas
+ sordas
+ enigmáticas
Los premios son para los espíritus libres
Y para los amigos del jurado
Chanfle
No contaban con mi astucia

Alberto Relo dijo...

Soy un fan de Avelina Lesper, tal vez aquí en este punto estoy un tanto en desacuerdo. Y qué dice de Leonard Cohen que ganó el Príncipe de Asturias, o de Sir Winston Churchil que también ganó el nobel de Literatura, o de Camilo José Cela, por citar a alguno de esos literatos laureados, que ami parecer están debajo de la obra de Dylan. Por cierto el Doctor Robert también tiene libros publicados (uno o dos, no recuerdo bien), perop hay que resaltar que muy poca gente ha escuchado todos sus discos, lo mismo le pasa a los Rolling Stones -a quienes considero como sobrevaulorados. Es más poca gente ha escuchado completo el Highway 65, y que hay varios músicos norteamericanos, surgidos del mismo ámbito que Dylan, con buenas letras, que su obra completa es desconocida como Bruce Springsteen, David Crosby, Tom Petty, las mismisimas Eagles. Tal vez en la academia se dieron cuenta de que la gente ya no escucha albunes completos, algo que se está perdiendo. Apreciar buenos discos de Rock completos es la puerta de entrada a la buena música, muchos de ahí pasaron al Jazz o a la música académica.

Galería Mordred dijo...

Hola cada cuando das conferencias, alguna cercana a León Gto.???

Lillian von der Walde Moheno dijo...

"Dios me agarre confesada". Cito a alguien muy menor para la señora Lésper; me refiero a Marguerite Yourcenar: "Je suis persuadée que certains des plus beaux vers de notre époque se trouvent dans les chansons de Bob Dylan...".

Gloria Torres Mejía dijo...

Exacto! Obras maestras. Tú lo has dicho. Y curiosamente...No sólo de Estados Unidos sólo de tantos otros países que no están buscando a quién similar para ganar dinero.

Anónimo dijo...

Qué irónico que alguien hable de lo desvalorizado está este premio (desde siempre, no desde Dylan) y ponga un poema del grandísimo Parra, cuando el centenario antipoeta, allá por los 2 mil, dijo que él le daría el Nobel a Bob Dylan.

Allan Legaspi Sauter dijo...

El premio Nobel, ha perdido credibilidad, se la ha otorgado el de la paz, a quien después hace guerra.
No entendí lo de Monsiváis, creo que no venía al caso.

Leonardo Alvarado dijo...

Excelente!!

Alfred Nóbel dijo...

No, todos ustedes están equivocados. Los argumentos son obtusos o llanamente estúpidos. El problema y la crisis que esto representa es mucho más GRAVE. No se discute la calidad de los premiados, hay malos y peores etc. El problema es que se ha premiado a alguien que no hace libros. El Nóbel de Literatura estaba dedicado a los libros. Los ganadores, eran escritores, cómplices de los lectores. Promovían sus libros y vivían de las ventas y de las presentaciones en ferias del libro. La Academia rompió esa tradición de apoyo a la lectura. No discutamos los "méritos" de un músico pop ni el mal gusto musical de los suecos (escuchan ABBA). La tragedia es que acaban de inocular al Nóbel de Literatura de una enfermedad incurable y terminal.
Estoy revolcándome en mi tumba. Alfred Nobel

Lillian von der Walde Moheno dijo...

¿La literatura está constituida exclusivamente por lo que se lee? ¡Ah qué señor nobel tan ignorante!

Lillian von der Walde Moheno dijo...

Me entró la preocupación con el Cantar de mio Cid que, según se piensa, se recitaba (quizá como la hipótesis del enlace). ¿Es o no literatura esta obra maestra oral-aural? Ya sé que muchos indignados dicen que lo cantado jamás entrará en el rubro de lo literario. Así argumentos que he leído, por ello quiero que, quienes los aducen, me iluminen con respecto a este caso. https://youtu.be/6ChIOqWmDFY

Alfred N dijo...

Madame, con todo respeto le recuerdo que aún seguimos en la era del libro. La Odisea y el Cantar del Mío Cid lo podemos leer gracias a que hoy contamos con los libros. Pude gritar lo que leí o aprenderlo de memoria y canté en la ducha, si. No hay ninguna ley contra eso. Pero antes, y lo siento mucho, tuve que leerlo en un libro. No hay ley que nos obligue a leer. Esa es una verdad de madame Von Walde-Moheno. Y de millones de twitteros y otros adictos a la moda.
Alfred para mis amigos (los intemporales libros)

Lillian von der Walde Moheno dijo...

Ya entiendo, sr. Nobel, para usted ¡no es literatura lo que no lee!

Anónimo dijo...

Creo que deberíamos empezar por un concepto: http://udep.edu.pe/castellanoactual/duda-resuelta-literariedad/

Alfred Nobel II dijo...

¿Dylan y su “obra” tienen el nivel de la Ilíada y la Odisea? ¿Esas canciones y lo que ustedes en su ignorancia consideran poético tienen la prosa de esas obras? Están confundiendo el pobre gusto masivo con la trascendencia, que tenga muchos fans no lo hace un literato ni a su obra literatura. No se trata de que sea oral, cantado o impreso, se trata de que no es una obra maestra. Y si a impresos vamos sus discos están “impresos” ¿que no lo ven?

Buscando a Dylan dijo...

Buscando a Dylan no aparece, no le responde a la Academia, ¿apenado porque le cuestionaron el premio? ¿Arrogancia de una star que le queda chico el Nobel? Cosa rara, él lo gestionó y ahora lo desprecia, desplantes del famoseo.

Lillian von der Walde Moheno dijo...

¡La prosa!!!!!!!!!!!! ¡Ay, Júpiter! Sí que soy especialista, pero --entre otros-- en un género que demuestra el "pobre gusto masivo". Lo consumía la "naquiza", que se situaba en el patio (a esos "nacuarros" iletrados les decían mosqueteros); luego había mujeres fáciles, allá sentadas en la "cazuela"; a los costados, los nobles; arriba atrás, el clero. Ese género popular, en verso, ha dado varias de las mejores obras en nuestra lengua. Adivine a qué género, ahora "exquisito", me refiero.

Anónimo dijo...

Yo tengo que confesar algo. Hace años que no escucho a Dylan. Y estoy seguro que los participantes de este debate tampoco. Y el principal error de Sara Danius fue comparar a Dylan con la Odisea. Confundió al lector. Bastaba con haber declarado que le gustaba y qué! A eso se va a reducir la defensa de esta infamia.

Teatrando dijo...

Comparar a Dylan y sus cantos poéticos con los rápsodas griegos que cantaban La Iliada y La Odisea tiene todo el sentido. En sus inicios, ambos poemas épicos no fueron escritos, sino que se transmitían de generación en generación a través de la palabra viva, la memoria y la fe en la tradición. Siglos después, los mismos griegos establecieron un canon y fijaron una versión de los cantares de Homero como una necesidad para estabilizar el contenido del canto y facilitar su transmisión. Lo mismo ocurrió con los grandes cantares de gesta de la Edad Media europea. Y qué decir de la poesía de los trovadores de la Baja Edad Media (era cantada). Bueno, hasta Schiller escribió poemas para ser musicalizados en el Romanticismo. Y qué decir de Federico García Lorca y su "Cancionero gitano" en la Modernidad del siglo XX. Incluso Bertolt Brecht hizo de varios de sus poemas, canciones. Ignorar esto es un acto tozudo, propio de los necios.
La decisión de la Academia del Nobel sólo nos recuerda esta relación problemática entre la literatura y la música en un producto híbrido: la canción. Por cierto, un híbrido que lleva siglos de existencia.
Por otro lado, no todo lo literario tiene como finalidad última la lectura. Hay géneros que están destinados principalmente a ser escuchados y vistos, como el dramático. La literatura dramática evidentemente tiene que ser leída por la gente de teatro para transformarla en "carne", hacerla escénica. La especificidad del teatro, pues, no es la lectura, sino su encarnación en lo escénico. La literatura dramática cobra toda significación una vez que se convierte en teatro. La literatura dramática es potencialidad, pero adquiere realidad sólo sobre las tablas. Porque en el teatro lo poético no adquiere centralidad en la palabra, sino en la acción. Y la palabra, en el teatro, sólo es relevante cuando se convierte en acción. Por eso, los malos actores sólo recitan la literalidad, no llevan a la vida a la palabra, no la convierten en presente.
Pensé que el debate entre "alta" cultura y cultura de "masas" ya había sido zanjado por Umberto Eco en "De apocalípticos e integrados". Y él, seguramente, como un hombre que disfrutó lo mejor de ambos mundos (porque también reconoció que había porquería tanto en lo "culto" como en lo "popular") habría aplaudido la elección de Dylan como Premio Nobel, simplemente por el hecho de que un número importante de sus letras se adhieren a la ambigüedad del mensaje poético, el cual permite múltiples lecturas, distintas miradas sensibles, interpretaciones y reinterpretaciones fuertemente vinculadas con la experiencia tanto del poeta como del lector, así como una recreación constante de significados gracias a la belleza expresiva. La prueba definitiva de esto será ver si las letras de los cantos de Dylan soportan la lectura. Y por lo que he leído en sus cancioneros, así es.

Juan Carlos dijo...

Lo decís claramente, una sed de populismo ha bastardeado el Nobel de este año
El lema que reina en estos tiempos es premiar al "eco" no al valor de una obra o trayectoria del autor.

Martha Chapa dijo...

Buenas tardes, quisieramos hacerle llegar una invitación, nos podrá proporcionar un correo. Gracias!!

Marqués O'Panela dijo...

Los comentarios equipararon a Dylan con Sófocles, Esquilo, Eurípides, Séneca. Por eso regresó Phill Colins, para hacer felices a todos estos ignorantes.

El Rector Tasogadas dijo...

Propongo un cambio en el plan de estudios de Filosofía y Letras: En Letras inglesas esuchar a Village People, y estudiar sus implicaciones ochenteras de la diversidad. En Letras Hispánicas, prefiero que los defensores de Dylan propongan los nuevos"autores" todo co un espíritu de ampliar las fronteras de la literatura (a costa de la lectura).
El Rector Tasogadas

Manuel Arrubarrena dijo...

Estimada Avelina

Siendo la mejor manera de contactarme con usted, le dejo el link del video corto del proyecto independiente que he realizado. Espero sea de su interés

https://www.youtube.com/watch?v=uQidcUCS61w

Saludos

Brasas dijo...

http://www.elmundotoday.com/2016/10/juan-luis-guerra-gana-el-premio-nobel-de-quimica/

Anónimo dijo...

En Letras Hispánicas que estudien las letras de Luis Alberto Spinetta.
Soy admirador de Lésper, pero me doy cuenta que muchos de sus seguidores son muy cerrados y hasta pretenciosos.
"Phill Collins regreso para hacer felices a todos estos ignorantes" por el amor de Dios, Phill Collis es una figura fundamental en el rock, sin él no hubiera el Genesis de Peter Gabriel.
y Decir que ABBA es un mal grupo de pop, absurdo, cuando no se sabe y se pretende criticar seguramente porque se vio la película de Mamma Mia, desde allí empieza la ignorancia.
Que pena.

Hugo Medina Malagón dijo...

Igual que con Juanga, a todo cantante que componga sus propias canciones (para cantina) se le puede suele aclamar cómo aedo, escaldo, trovador, juglar, cantautor, poeta... El hecho de que la mentada presea no fuese otorgada a verdaderos maestros de la literatura de la talla de Borges, Kazantzakis y Tolstoi dice mucho al respecto.

Ya me imagino nominados a futuro a Arjona y quien haya inventado esa idiotez de los poemojis.

Javier dijo...

Hola a todos.
Añado, desde la misma opinión que Avelina al respecto (advertencia anti-Troll ;^), dos buenos artículos aparecidos en la prensa Española con argumentos definitivos (a mi entender) al respecto, provenientes de dos de nuestras mejores cabezas:

http://www.pressreader.com/search?query=gregorio%20moran&hideSimilar=0

http://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2016/10/19/lo-que-no-se-ha-dicho-sobre-bob-dylan/

Salud y libertad.

J

Jannou dijo...

Yo siempre seré el futuro Nóbel. Debe ser una tradición escandinava. Jorge Luis Borges, August 24, 1899, Buenos Aires, Argentina- June 14, 1986, Geneva, Switzerland

Josafat Niderea dijo...



Señora Avelina, como puberto enamorado, celebro su agudeza crítica y su valor, pues desde su trinchera dice cosas que, a la luz de lo "moderno" y "progresista", puede resultar escandaloso, pero, a mi modo de ver el arte, muy cierto.

Aunque escribo en su Blog por otra causa.

Yo me he dado cuenta de algo incómodo: para justificar el Nobel otorgado a Bob Dylan, la Academia sueca incurrió en el proceder posmodernista, es decir, barajaron pseudoargumentos grandilocuentes al referir los méritos poéticos del cantautor, y así elevarlo al rango de "bardo, rapsoda, y trovador del siglo XX y XXI":

"Si miramos miles de años hacia atrás, descubrimos a Homero y a Safo. Escribieron textos poéticos hechos para ser escuchados e interpretados con instrumentos. [Ergo, non sequitur!] Sucede lo mismo con Bob Dylan. Puede y debe ser leído".

Esto fue lo que declaró Sara Danius, la secretaria permanente de la Academia sueca. Mas se trata de una falsa analogía y, además, un non sequitur. O sea que es una justificación falaz.

Tal vez la gente de letras no necesita saber nada de lógica y pseudoargumentación. Pero frente a una comparación tan penosa uno esperaría que pudieran discernir. Y no es el caso. De ahí que, incluso académicas y escritores que conozco, vean en este fenómeno un caso más de progreso (literario y político: por lo de Donald Trump (!)).

En sí mismo, ya es bastante bochornoso comparar a Homero y a Safo con Bob Dylan. Es casi como decir que Apolo y Dionisio son parangonables a Batman y Superman. Yo supongo que este tipo de personas, además de desconocer errores de argumentación, tampoco saben nada de jerarquías y clasificaciones, y que lo mismo les da hablar de Thomas Mann y Gabriel García Márquez, como de Julio Cortazar y Goethe. Como si todos los grandes artistas del pasado se sentaran en la misma mesa.

Wolfram von Eschenbach fue un trovador casi legendario, y uno de los pocos minnesänger que registra la historia, cuyo Parsifal no podríamos comparar, ni de lejos, con la mejor canción de Dylan.

Por estas razones sostengo que los que defienden o justifican el Nobel a Dylan llevan hasta el extremo del absurdo su juicio y sus razonamientos.






Cristina Lopez Casas dijo...

Aquí nos alejamos Avelina. Si vamos a cuestionar los versos de Dylan entonces tenemos que cuestionar la Oda al caldillo de congrio. lo que te dice que el premio ya era para la masa desde ese entonces. Dylan es un creador más apegado a la crónica que a lo imaginativo. I know that's not your cup of tea.

Anónimo dijo...

Escribi todo un choro y el pregrama lo borro, en fin, genial tu ensayo o escrito o reflexión, gracias por lo q escribes!!

Anónimo dijo...

La verdad me sorprende que a Avelina le sorprenda la legitimidad de los premios Nobel...A ver..a KISSINGER (con responsabilidad en montones de dictaduras sangrientas en nuestro continente latinoamericano, y demás) Y OBAMA (otro señor de la guerra que realmente no parece haber hecho nada para frenarla, sino para fomentarla) se les ha dado premios NOBEL del "PAZ"..... eso debería decirlo TODO sobre la VALIDEZ que pueda tener este premio (o cualquiera de esos "PREMIOS" que se dan entre si mismos para legitimarse y hacer aspavientos publicitarios). Saludos. Chalo.

Abel Escalante dijo...

Creo que Avelina debería darle una segunda oportunidad a Dylan, no estuvo tan mal la elección. Al final (Para mi) el Nobel es un DOGMA, y quien lo gana y lo recibe obligadamente se tiene que ajustar a un criterio depreciándose así mismo. La obra es la que trasciende al artista, no los premios ganados.

Abel Escalante

Fernando Narciso dijo...

Estoy de acuerdo con Ud. pero tampoco me parece importante el Nobel como premio.
Es mas la trayectoria del mismo que el verdadero valor del premio.
No olvidar que se lo dieron a Obama, que bombardeo 7 paises en su trayectoria como presidente. Ese es solo un ejemplo. Por lo demas estoy de acuerdo si hubiera sido un premio, por ejemplo, Principe de Asturias.
La saluda muy atte Fernando Narciso Lopez.






Anónimo dijo...

Fue molesto que Dylan ganara el Nobel, para mi el Nobel nunca debió haber llegado a la música, ese es mi coraje número uno. Mi coraje número dos es que una vez que llegó a la música, debió haber llegado primero a Silvio Rodríguez (Tampoco merece un premio Nobel de Literatura, pero ya que se están abaratando, que se abarate lo menos posible), dónde si no has leído lo suficiente, no has entendido lo suficiente de sus letras, pero la Academia sueca decidió dárselo a un gringo con un poco de irreverencia, pero bien portado.

Unknown dijo...

Dylan pudo haber dedicado su vida a escribir libros, pero ?que porcentaje de personas leemos un libro de poemas?. La música sólo es el medio. Toma una canción, quita la música, lleva las palabras al papel y ?que es entonces?

Pd:Te amo Avelina