domingo, 1 de marzo de 2015

TURNER PINTA A TURNER.

 “¿Dónde está el barco?” Pregunta irritado un hombre que ve la pintura de Turner titulada Snow Storm –Steam boat off a Harbour’s mouth-. Efectivamente, el barco es invisible, tragado por las olas voraces, la tormenta, el humo, el viento, las luces de bengala estallan y el mástil inclinado resiste el naufragio. La exposición Late Turner en la Tate Britain en Londres exhibe las obras realizadas en los últimos años de vida del pintor. Al igual que sucedía hace más un siglo, algunos visitantes se esforzaban por encontrar los barcos y saber desde dónde fueron pintadas las escenas marítimas y los paisajes. Con la falta de imaginación que impera en el arte contemporáneo VIP que sólo conoce el lenguaje reiterativo y la obviedad, las obras de Turner son incomprensibles.
Las pinturas de Turner no son consecuencia literal de las anécdotas inscritas en los títulos largos y apegados a la terminología naval. Es imposible ubicar con insistencia documental los puntos de vista desde donde se dice que están pintadas las obras porque estos son producto de su imaginación, y de su preocupación por experimentar en la estética de fenómenos físicos y fantásticos. Los paisajes hay que habitarlos, la clave está en el color, en las plastas del temple óleo, que construyen planos y capas, que crean centros visuales, alteran la posición arbitraria del testigo, imponen nubes; en las manchas que resuelven la vaguedad de los planos, que borran la frontera entre el terreno y el cielo.
Turner entendió que los elementos de la naturaleza tienen una relación inestable y dinámica, que lo importante era captar el efecto, no la forma. Turner logró que su pintura se comportara con la autoridad del fenómeno de la luz, como un elemento inasible, con movimiento propio y sin materia que transforma la apariencia de elementos sólidos, matéricos y tangibles. Con esta fijación casi científica investigó en el reflejo de la luz en los estados líquido y gaseoso del agua y la manifestación cinética de las condiciones climáticas: la neblina, bruma, tormenta, mar agitado o quietud turbia. El reflejo de la luz de Turner transforma el paisaje, el terreno, la presencia del agua hasta llegar a ser irreconocibles. Sus pinturas son una reinvención antinatural de su observación de la naturaleza.
Estas piezas descubren la madurez de Turner cuando dejó de defenderse del público que decía que esos naufragios y paisajes eran imposibles, y aceptó que su interpretación de la luz desapareció a la realidad, la hizo insignificante para su obra, que su búsqueda fue la narración dramática de su entorno. El campo o el mar se convierten en planos para experimentar con efectos cromáticos, en el cuadro Snow Storm –Steam boat off a Harbour’s mouth- un remolino ocre se eleva al cielo para continuar en el mar, es una gran boca en azul, gris, negro, blanco, que devora un centro más oscuro que es el barco, nos arrastra a la vulnerabilidad de la nave que pelea una batalla desigual con el cielo y el mar, con la superficie y el espacio. Así juegan el tiempo y el destino con nosotros y con esa incertidumbre necia peleamos para no ser tragados en su remolino. Su trabajo sobre la alteración de las formas a través de la luz dio paso al Impresionismo, que inexplicablemente no avanzó, significó un retroceso de todo lo que Turner había logrado. La pintura de Turner fue más lejos de su presente y de su futuro. La secuencia lógica en la pintura es Constable, los impresionistas y después Turner para llegar al abstraccionismo. Rothko está más cerca de Turner que los impresionistas. 
A los 71 años pintó The Angel standing in the Sun, plastas de pigmentos anaranjados, grises, blancos sucios, la luz metafísica emerge del ángel que levanta su espada sobre cuerpos difusos y aterrorizados, la anécdota es una fábula y Ruskin fatalista lanza el juicio final: “es indicativo de una enfermedad mental”. Turner, cómo todos nosotros, no sabía cuándo iba a morir, pero sabía que su obra ya estaba fundida a su existencia, la consciencia se anunció como locura. La luz nebulosa, la radiación del resplandor centrífugo del ángel se lleva años de paisajes, naufragios, soledad, luchas internas, para arrojar pintura pura, Turner puro.  

6 comentarios:

Ultra Moderno dijo...

Turner siempre ha sido demasiado moderno. Su libertad es incómoda y nos hemos apresurado a nombrar "Libertad" cualquier otra manifestación que la salvaje creación de Turner. Pero al fin en nuestro tiempo-actual-instantáneo nos hemos liberado de Turner y la Libertad en el Arte ya es libre de innovar y superar el reto que la pintura de Turner lanzó: La insolencia de Turner ha sido castigada con la sentencia de muerte a la pintura y a la creación pura.

Loam dijo...

Pues yo sí veo el barco, e incluso percibo su adversa coyuntura. Turner es uno de mis pintores favoritos.

Salud

Anónimo dijo...

Ya paso este post, pero esto les interesa:
http://artwatch.org.uk/from-veronese-to-turner-celebrating-restoration-wrecked-pictures/

Oliver Baldivieso dijo...

Excelente artículo!

www,criska.com.ar dijo...

Hola Avelina,me gustaria que veas algo de mis trabajos si tienes correo .
abrazo
Criska pintor

AdelinaBro dijo...

Avelina, buenos días. Mi nombre es Marcela soy argentina. He llegado a usted a través del facebook, de Arte Contemporáneo Boliviano, en donde publican un artículo suyo. Luego estuve viendo otras entrevistas suyas. Siga adelante, pocas veces se ve la real opinión sobre las nuevas propuestas artísticas ( la que sabe y la que no, prefiere quedar bien).
Hacia un tiempo que no sabía qué me pasaba cuando salia de los museos ( en distintos lugares, Córdoba, Rosario etc.) porque es difícil descreer de la institución Museo, pero el comercio puede todo, y evidentemente ha entrado en lugares menos esperados.
Felicitaciones!...Hay que apoyar las búsquedas genuinas en las actividades artísticas!