sábado, 28 de diciembre de 2013

SONRÍE, SON 20 MILLONES.

 Felices y brillantes como un millón de dólares. En esta versión de Art Basel Miami 2013 es más interesante ver a la gente que a las obras. Es la pasarela para desfilar y ligar algún millonario, si los engañan los galeristas, qué se puede esperar de este personal con el botox y las prótesis en su sitio. Los padres que leen libros de pedagogía traen a sus hijos hiperactivos en carritos que parecen instalaciones de arte povera, estorbando y peleándose por el espacio con la artritis prematura de los aristócratas del dinero que se pasean en andaderas con ayuda de sus guardaespaldas. El próximo año deberían hacer los pasillos más anchos y las galerías más chicas, las obras disminuyen de tamaño y en cambio el público crece. Los zapatos de drag queen y el champaña hacen aun más lento el tráfico.

El público viene aquí como a un freak show, se fotografían en frente de la bicicleta cargada de ladrillos de Héctor Zamora “Brasil” que el primer día la vendieron en 18 mil dólares a un comprador compulsivo que en 15 minutos adquirió 11 obras. La galería Tang de Beijing exponía de Wang Yuyang la recreación completa de una oficina en la que todos los objetos, cajas, teléfonos, muebles, estaban hechos de hule y aparentaban que respiraban, un catálogo de efectos especiales que podrán estar en una película serie b para la televisión y que funcionan como arte porque aquí vienen a comprar no ha disentir o por lo menos usar el criterio. 
 En el club del millón están los que ya se decidieron por ser decoración y no meterse en los conflictos teóricos sobre el proceso de la obra y el significado, las obras más caras podían estar de adorno en un centro comercial: Kusama no evoluciona y sigue con sus flores gigantes de colores y diseño infantiloide en 850 mil dólares. Las mariposas y los insectos de Hirst ahora presos en un espejo, en 3 millones de libras, creo que varios compradores padecen entomofobia porque no se vendió. Raqib Shaw con una pintura circular de orgiástica composición, con la influencia fantástica de la India, 1 millón 500 mil dólares. Anish Kapur que ya es un valor seguro para recuperar la inversión de poner un stand, tenía en varias galerías sus famosas piezas de acero cóncavas, cada una en 1 millón 30 mil dólares. 
 El kitsch de un parque de diversiones está en los juegos, premios y suvenires, si le atinas al tiro al blanco te regalan un oso de peluche, Koons ha tenido éxito vendiendo cara la vulgaridad y convirtiendo el mal gusto en símbolo de estatus, un elefante de metal de colores en 20 millones de dólares. La gente se fotografiaba junto a él y sonreían con el brillo de su precio. Las impresiones digitales y panfletarias de Barbara Kruger, parece que las compran porque las consignas les dan atmósfera de compromiso y dejan de ser un simple plagio impreso, las grandes en 3 millones 500 mil dólares.
También había obras de bajo costo para compradores de menos presupuesto, entre las que más llamaron la atención por sus posibilidades de ser reciclada cuando esta burbuja se rompa, estaba la obra de Martin Creed, ese fabricante de chistes visuales, una pirámide de rollos de papel de baño y una serie de dibujos que demuestran su nulo talento, en 90 mil euros. Si consideramos que esta pieza apareció en casi todos los medios, está más que justificado el sacrificio de la galerista de ir al Wal-Mart a comprar los rollos de papel y montar la “escultura”. Al cuestionarla sobre la posibilidad de que Creed “hiciera” otra pieza y la volviera a vender, dijo que era imposible, que ella misma garantizaba que era pieza única, la estética de los gerentes de supermercados dicta en el arte. La feria aportó pocas novedades, son prácticamente los mismos artistas, ofreciendo sus obras de siempre, la mayoría tiene una sola pieza que hacen en diferentes versiones, como los neones de Tracy Emin o las fotos de Cindy Sherman disfrazada. Es evidente el lugar de confort en el que se encuentran así que no es necesario que traten de aportar algo dentro de sus rangos mínimos de producción, porque tienen la protección servil de la abúlica crítica que se traga lo que sea como arte, esa crítica que se jacta de su ridícula erudición y que es lo único barato en esta feria, tanto, que con una propina se conforman.  


20 comentarios:

Oval dijo...

Meter el dedo en la llaga...Echarle fuego al muladar...ponerlos en evidencia sin clemencia...No logro explicarlo, pero disfruto ver como acabas con todos, es como si tu blog fuera el matadero de las vacas sagradas.

Cynthia dijo...

Una nota sobre cómo Eric Hobsbwam veía el futuro del arte http://www.eluniversal.com.mx/cultura/2013/eric-hobsbawm-libro-artes-ensayos-975944.html

Cook to go dijo...

Sra. o Sta, Lésper
Yo comparto su critica a casi todo, pero podría usted comentar sobre que le gusto, digo para medio equilibrar, o simplemente no le gusto ni el cuerpo de bomberos de Miami, que le gusta a todo el mundo,ja,ja,

Anónimo dijo...

Una simple observación para el señor o señora Cookie, si quiere usted leer algo bueno y optimista sobre Art Basel Miami 2013, en Google hay 13,900,000 entradas, de ensayos, crónicas, reseñas, reportajes, entrevistas y críticas TODAS buenas.

Paloma B. dijo...

Un gozo leer por fin lo que todos sabemos y no nos escuchan cuando lo decimos.
!Bravo!

Jennifer dijo...

Pues a mi sí me gustaría conocer una opinión de alguna obra que le haya parecido "decente" ya no digamos "prodigiosa", sería nutritivo para los lectores tener entonces un referente sobre el cual poder criticar las obras deleznables y entregadas a la vacuidad, seguro hay alguna que merece ser comentada por usted.

Anónimo dijo...

En la Grecia clásica los Aristos eran los mejores de ahí viene la ahora pervertida palabra "aristocracia", el gobierno o el poder de los mejores. Los aristos cuidaban de que sus hijos aprendieran filosofía, matemáticas, retórica etc. Esta aristocracia actúal de "medio pelo" por usar una definición de mi abuela, es el poder manejado por la ignorancia y el arribismo de la mediocridad. Los políticos, narcotraficantes, mafiosos, multinacionales y financieros no tienen nada que ver con aquellos del siglo IV antes de Cristo que generaron el amor al conocimiento y un arte espléndido de dioses y héroes en forma dignamente humana.

Jenifer Mentirosa dijo...

Jenifer Mentirosa:
Le sugiero a Jenifer que no busque leer aquí lo que se escribe en miles de sitios y que si quiere saber qué gusta sepa que a los otros críticos les gusta todo.

jefferson andres agudelo castaneda dijo...

Hola Avelina:
Soy estudiante de artes de la Universidad de Antioquia, Colombia. He seguido tu blog por unas semanas, y estoy muy deacuerdo en la forma en la que procedes al momento de afrontar una obra como critica de arte. Me llamó mucho la atención tu critica sobre Ron Mueck, ya que no lo había visto de esa forma; consideraba que era un artista respetable simplemente por el desarrollo de su técnica. Pero realmente lo que me gustaría saber seria, de ser posible, realizaras un critica sobre Jose Luis Corella, pintor español, que si bien trabaja muy cercano al hiperrealismo (yo lo pensé así) el dice no serlo; y teniendo en cuenta que soy una persona que se preocupa por el realismo figurativo, me gustaría saber más bajo que condiciones es correcto ser figurativo o no serlo. No se si me hago entender o si soy muy egoísta al pretender el arte de esta forma, de todas formas agradezco mucho por tu Blog. Por favor no dejes de escribir.

Jefferson Agudelo
jeffrieand@gmail.com

Anna Belsa dijo...

Es muy difícil distinguir el arte de los productos "pseudoartísticos" en Ferias como Basel Miami, que se han convertido en un escaparate del consumismo artístico más salvaje. Comparto las sensaciones de Avelina, no tanto las de quienes salen de las Ferias de Arte pensando que han visitado el mundo de los elegidos.

Aprendiz Brujo dijo...

Avelina,
Tu última entrada es digna de un buen seguidor del "Hartismo" (recomiendo que consultes en la web sobre este el movimiento)
Realmente, impacta la "obra" de los rollos de papel higiénico. Hubiera sido útil ponerla a la salida de la feria, para poder limpiarse bien después de ver tanta "mierda".
Saludos,

Cesar Pinedo dijo...

Estupendo articulo....La verdad al desnudo..

jose manuel martinez dijo...

El arte actual, y desde hace mucho tiempo ya se basa en una sola cosa: que el espectador se pregunte si lo que esta viendo es arte o en su defecto que ni tan siquiera se haga la pregunta.
El arte actual pretende que el objeto artístico sea un bien de consumo de masas, un divertimento al servicio del poder mediante el cual pueda afianzar mas aún el sistema capitalista, es ha todas luces inmoral y decadente, puesto que en realidad lo único que persigue es el "aborregamiento" del personal.
Solo es arte aquella obra que es capaz de desplazar a la mente sin que medie en ello discurso alguno, solo es arte aquello que nos ayuda ha despertar nuestra conciencia y nos ayuda ha una mejor comprensión de nuestra naturaleza humana.

joao dijo...

What does it say about my work? will be art or craft? www.redclay.com.pt

judith ghashghaei dijo...

¡Esto es meta- crítica !, las otras 13 mil reseñas de Google son propagandas. Para quienes les interesa el tema dejo un link al final en donde otro crítico de aquí de Miami, Wilfredo Triff (*) en una breve pero certera reseña coincide con Avelina en que Art Basel “la estética de los gerentes de supermercados dicta en el arte”. . Saludith de Judith.
PD. :Ya había leído este ensayo en su momento y lo disfruté doblemente porque fui a esta feria; hoy lo he disfrutado una vez más por los comentarios de algunos lectores, jijijij-jajajaj, me voy a reír un buen rato.
(*) Wilfredo Triff : the sudden WalmArtization of art
El Link: http://mbourbaki.blogspot.com/2014/01/the-sudden-walmartization-of-art.html

Miguel Justino Alves dijo...

Muitos parabéns Avelina Lésper. A arte nunca irá gerar unanimismo mas terá sempre de ter um lado universalista... as suas palavras são corajosas e sérias.

Victor Ayala dijo...

Yo no sé de arte pero sospechaba que esto del "arte" contemporáneo y las "instalaciones" era una burla de proporciones épicas, igual de absurda a la descrita en el cuento de Andersen “El traje nuevo del Emperador”.

90,000 mil euros por una pirámide de 2109 rollos de papel higiénico, algo así como 43 euros por cada rollito de papel es una aberración y una tomada de pelo.

Gracias a la autora por compartir sus puntos de vista, ni se como llegué a este blog pero ya soy “fan”

Galileo Navarrete Guzmán dijo...

DESDE HACE TIEMPO QUE YO TENGO OPINIONES PARECIDAS A AVELINA RESPECTO A LO QUE SUCEDE ACTUALMENTE, NO SOLO ACERCA DEL ARTE, SINO QUE TAMBIÈN DEL RESTO DE LA SOCIEDAD, EN GENERAL. Y ENTONCES ESTE TIPO DE "ARTE", ES SOLO UN REFLEJO DE LA CHATARRA QUE TENEMOS QUE SUFRIR EN MUCHAS OTRAS COSAS.
YO SOY UN PINTOR, ARTISTA DE TODA MI VIDA; REPRESENTE A MÈXICO EN LA OLIMPIADA CULTURAL DEL 68 SIENDO UN NIÑO, EN PINTURA MURAL INFANTIL. Y SIEMPRE HE CONTINUADO TRABAJANDO EN ESTO CON ALTIBAJOS, ENCONTRANDO MI PROPIO SENDERO, FUERA DE LO QUE YO LLAMO, EL "ARTE-OFICIAL" O EL "ARTE COMERCIAL", AUNQUE SE ENTRELAZAN: UNO ES PARA LAMBIZCONES DE LOS POLÌTICOS Y EL OTRO, PARA LAMBIZCONES DE LOS RICOS.
HASTA HACE POCO QUE SUPE DE AVELINA, YO ERA COMO EL ÙNICO LOCO CON ESTE TIPO DE OPINIÒN.
LE DEJO ESTE MENSAJE AVELINA, JUNTO CON MI CORREO ELECTRÒNICO, PUES ME GUSTARIA QUE VIESE MI OBRA.
NO ME HE "BAUTIZADO" CON NINGÙN ESTILO: SOY FIGURATIVO CON TENDENCIAS MÌSTICAS, ESÒTERICAS, SURREALISTAS, EN REALIDAD MI PERSONALIDAD ES MUY PARECIDA A LOS SURREALISTAS: REMEDIOS VARO, DALÌ, LEONORA CARRINGTON, ETC. ETC. PERO, COMO UD. MISMA DICE, NO DEJO DE SER CONTEMPORÀNEO.
AUNQUE Y HABIENDO PINTADO TODA MI VIDA, HE HECHO HASTA ARTE BIZANTINO, EL CUAL AMO HASTA LA FECHA.
ME LLAMO GALILEO NAVARRETE G., VIVO EN SAN MIGUEL DE ALLENDE Y MI CORREO ELEC. ES ELCIELOYNOSOTROS@GMAIL.COM.
ESPERO QUE SE COMUNIQUE CONMIGO, PUES YA LA CONSIDERO HASTA UNA ALIADA, EN ESTO DE RECUPERAR PARA EL MUNDO EN GENERAL EL ARTE Y HASTA LAS INSTITUCIONES SECUESTRADAS POR LA CHATARRA DE LA CORRUPCIÒN, DE LA DECADENCIA.

Anónimo dijo...

Hola
Mi nombre es Susana Velazco, estudiante de la Universidad de Guadalajara/ México. En el mes de marzo de 2015, organizaré una exposición y un ciclo de conferencias, motivo por el cual me gustaría platicar con usted, con el fin de hacer una cordial invitación para su asistencia al evento en carácter de ponente. Agradezco de antemano su apoyo. Susy

Cuauhtemoc Rodriguez dijo...

La gente que compra en Basel es la misma que compra en Fendi, Gucci, Luois Vuiton y cosas parecidas. Si se detiene unno a cuestionar su gusto por el arte ¿qué diría uno de su gusto por el resto de las cosas?
El supermercado del lujo también se rige por una estética estúpia