domingo, 28 de julio de 2013

ANIQUILA AL ARTE Y CONSERVA A LA CURADURÍA.

Anuncio de Cerveza Sol, apropiación y comercialización de Gabriel Orozco. 
 La arrogancia de los curadores de esta exposición los hace nombrarla Hay más rutas que la nuestra, en una respuesta contemporánea a la declaración de principios de Siqueiros de “No hay más ruta que la nuestra”. El curador Willy Kautz con la colaboración de Eduardo Abaroa y Daniel Garza Usabiaga, demuestran que con un discurso curatorial arbitrario e ignorante se puede exponer cualquier cosa, en el orden que sea y además decir que esto responde a un “campo de tensiones estéticas”. Analizaremos lo que la curaduría y las obras expuestas presentan como “Otras rutas, posturas y modelos estéticos”. La ruta de la curaduría: Pretende que estas obras son consecuencia de la renuencia de Tamayo de inscribirse en un discurso realista nacionalista. Esta ruta curatorial es superficial y tramposa, carente de perspectiva y análisis histórico, con trasfondo y claros intereses. Por un lado se niega a ver que Tamayo, aunque lo haya declarado, nunca se alejó de una visión nacionalista del arte, su paleta y sus obras más representativas son las que retoman un imaginario prehispánico que mitifica, como los muralistas mitificaron a la nación, ahí está en mural del Museo de Antropología que grita esta vocación. La obra que lo hizo icónico y que propulsó el trademark oaxaqueño fueron sus sandías verdes, blancas y rojas. Su museo fue el gesto nacionalista por excelencia.

Muro Baleado, detalle, readymade de Teresa Margolles. 
 La curaduría nos está diciendo que esta penosa reunión de cosas de Orozco, Margolles, Alys, Abaroa y Amorales representan la ruta siguiente. Está justificando que la obra de Tamayo no la exponen porque creen que sobra en su propio museo; y que las valiosas obras que adquirió para su colección deben ser utilizadas como telón de fondo, como un readymade que se cuelga de la peor forma posible para reducirlas a escenografía. ¿Qué les hace pensar que un boleto de avión de Orozco sustituye una obra de Tamayo? ¿Quién les dijo que ellos son lo que sigue?
La ruta de Orozco es la apropiación y comercialización de un rótulo del anuncio de cerveza Sol repitiendo el método que agotó Warhol en la reducción Estados Unidos es Coca-Cola, es imitación simplista, es inmovilidad intelectual; y la postura curatorial es la delirante idea de compararlo con un mural de Siqueiros para denigrar al movimiento muralista y negar sus implicaciones. 

Fotografía de un luchador, de Carlos Amorales.   
 La ruta de Margolles es un “muro baleado”, es la apología del delito y la violencia, el ominoso panfletarismo de convertir a los narcotraficantes en trofeos estéticos, ideológicos y partidistas, como si fueran estrellas de telenovela. La ruta de Abaroa son sus llaveros y moldes de piezas prehispánicas, la de Amorales son sus fotos de luchadores, un gabinete de cosas prescindibles y olvidables que les han servido a los dos para venderse en el extranjero como artistas/productos estrictamente nacionales, son como el mariachi o los tamales, su “ruta estética” es la acrítica promoción turística. Hacer reproducciones de figuras prehispánicas no pone “en tela de juicio la inclusión de las culturas autóctonas” simplemente le da al auto llamado artista la oportunidad de venderse él también como cultura autóctona e incluirse como cuota en los museos. Las obras que muestran no son la continuación o la alternativa a una propuesta o movimiento estético, son la exacerbación folklórica que estas personas hacen de su falta de talento.

Boleto de avión intervenido, de Gabriel Orozco. 
 Las “rutas, posturas y modelos estéticos” que proponen los curadores es la exaltación del neo patrioterismo reaccionario. Estas obras no demuestran “complejas realidades sociales” demuestran mediocres y oportunistas realidades artísticas. La ruta que proponen comercializa los lugares comunes de un concepto de nación inventado por la retórica curatorial que sigue los eslóganes y estética de la publicidad y la ideología del gobierno en turno para hacer creer que confrontan cuando en la realidad apologizan. Este camino no se acerca a lo “internacional del arte contemporáneo”, impone un catálogo de obras que sea asimilable para los primermundistas que les gusta ver con conmiseración a los países en desarrollo, es para que en los museos extranjeros los acepten como souvenires. Esta es la ruta para conseguir la vergonzosa destrucción del nombre de Tamayo.

Llaveros tipo souvenir, de Eduardo Abaroa. 
Hay más rutas que la nuestra, Museo Tamayo hasta agosto 15 del 2013.

Publicado en el Suplemento Cultural Laberinto, de Milenio Diario, el sábado 27 de julio del 2013.  

16 comentarios:

Ivan dijo...

increiblemente inmundo

Adriana de Villa dijo...

Hola Avelina,
De acuerdo contigo en que Tamayo nunca se alejó de una visión nacionalista del arte; hace un año mientras leía "Al filo del agua" de Agustín Yañez venían a mi mente imágenes de Tamayo; entonces me pregunté si acaso Tamayo no era para la pintura mexicana lo que Agustín Yañez para la literatura: sin dejar de lado los temas nacionales, al incorporar la utilización de técnicas narrativas novedosas Yañez inaugura la novela mexicana contemporánea. Al poco tiempo, buscando información acerca de Yañez descubrí con gusto el artículo de algún crítico que, efectivamente, equiparaba la obra de Yañez a la de Tamayo.

Anónimo dijo...

basura y más basura para llenar los museos, que lastima!! y de saber que los buenos artistas no los presentan, cha.

Anónimo dijo...

Mierda!!, esta exposición es una burla a la inteligencia humana, no cabe duda que el arte contemporáneo es simple charlatanería. Esos llaveros son de lo mas pusilánime, y los otros no se quedan atrás.

Anónimo dijo...

art is dead.

Anónimo dijo...

Avelina, Avelina, siempre tan brillante. Pero quizás, además de tus razones y explicaciones, todas válidas , que comparto y me hacen reflexionar y preguntarme si existen otras causas que justifique mostrar cachivaches y suvenires en los museos. A lo mejor, los artistas hacen estas obras por tener algo de que bromear, por divertirse. Seguramente estos artistas tienen un trabajo distinto en sus talleres; quizás estos creadores no han podido vender sus obras verdaderas porque no es tan fácil hacer el “marketing” el cual es muy fastidioso y aburrido. Este basural, comprarlo y arreglarlo, es on the side job, porque necesitan dinero para comprar sus materiales y continuar aumentado lo que dejaran para la posteridad. Probablemente estos artistas dibujan y pintan todos los días con responsabilidad y ahínco pero deciden mostrar estas baratijas porque eso es lo que compran los turistas o consumidores de cultura popular, quieren motivar a esta población para que de paso vayan a ver la colección permanente. Los curadores tiran estos artefactos en las salas de los museos para atraer mayor cantidad de personas, ya que los museos son mausoleos…. En fin, es el fin. Saludith de Judith G.

Víctor Campuzano dijo...

Hola Avelina. Me parece muy interesante tu postura, yo tengo estudios de Arte Contemporáneo y me dedico a la pintura y uno de los motivos por los que estudié es por la cosas que yo veía en México y que sin saber me daban la apariencia de refritos de visiones superficiales de lo que podría ser la intensión Europea o Americana del arte contemporáneo. El estudiar me ha aclarado que también allá hay cosas muy discutibles pero la forma de arte y la curaduría en México de plano esta llena de soberbia como lo comentas pero sobre todo de mucha ignorancia. Para mi es realmente muy interesante leer a alguien como tu que tiene una postura muy sólida y que se opone a tanta charlatanería que hay hoy día en el arte, espero en algún momento poder escucharte en persona y si en algún momento ofreces algún seminario espero lo puedas publicar por éste medio.

Víctor Campuzano dijo...

Hola Avelina. Me parece muy interesante tu postura, yo tengo estudios de Arte Contemporáneo y me dedico a la pintura y uno de los motivos por los que estudié es por la cosas que yo veía en México y que sin saber me daban la apariencia de refritos de visiones superficiales de lo que podría ser la intensión Europea o Americana del arte contemporáneo. El estudiar me ha aclarado que también allá hay cosas muy discutibles pero la forma de arte y la curaduría en México de plano esta llena de soberbia como lo comentas pero sobre todo de mucha ignorancia. Para mi es realmente muy interesante leer a alguien como tu que tiene una postura muy sólida y que se opone a tanta charlatanería que hay hoy día en el arte, espero en algún momento poder escucharte en persona y si en algún momento ofreces algún seminario espero lo puedas publicar por éste medio.

Víctor Campuzano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Vitto dijo...

No, el Arte no está muerto. Es la práctica curatorial de los empleados del Museo Tamayo la que está muerta. No pasaría nada con los empleados del Tamayo si estuvieran trabajando en el Laboratorio Alameda. Las ocurrencias de los curadores no pasan de acumular basura y proyectar videos. Pero, en el Museo Tamayo la indignación es grande porque el presidente del patronato David Cohen Sitton les deja destruir y maltratar el acervo que Rufino y Olga heredaron al país. No sólo eso, ahora “complementan” la colección comprando en exclusiva obras de un par de galerías entre ellas la notoria Kurimanzuttto. Y afortunadamente solamente la crítica de Avelina Lésper, ella sola, porque nadie más denuncia los abusos de estos empleados en contra del Patrimonio Nacional. ¿Alguien me puede mencionar de entre toda la multitud que publica en el continente Hispanoamericano, un crítico o columnista, que tenga una posición crítica ante estos abusos? Solamente Lésper.

MIDD-Siqueiros dijo...

Vitto: Muro en defensa del legado de David Alfaro Siqueiros no se ha cansado de denunciarlo: http://rutasiqueiros.blogspot.mx/
Eso mismo pasa en SAPS/La Tallera con el Patrimonio Cultural de la Nación. Nosotros combatimos, y nos pronunciamos.

Anónimo dijo...

Que exposición tan ruin,tan antiartística, pega en lo más profundo y digno del arte mexicano, definitivamente las instituciones culturales mexicanas están en decadencia, el arte en México es una tradición de siglos, se conoce internacionalmente a México por el Muralismo y el arte precolombino, ambas son secuenciales, el arte en México es tradición, su ruta es inquebrantable, el arte sucede y creo que estos ataques tan cínicos contra el arte mexicano refuerzan el nacionalismo de los verdaderos artistas jóvenes que no se tragan el cuento del "arte contemporáneo"

Anónimo dijo...

Que exposición tan ruin,tan antiartística, pega en lo más profundo y digno del arte mexicano, definitivamente las instituciones culturales mexicanas están en decadencia, el arte en México es una tradición de siglos, se conoce internacionalmente a México por el Muralismo y el arte precolombino, ambas son secuenciales, el arte en México es tradición, su ruta es inquebrantable, el arte sucede y creo que estos ataques tan cínicos contra el arte mexicano refuerzan el nacionalismo de los verdaderos artistas jóvenes que no se tragan el cuento del "arte contemporáneo"

Atentamente
"El patrimonio nacional nunca es obsoleto"

Taurino Bogotá dijo...

Hola. Soy de Colombia, y la verdad las dinámicas del arte mexicano son un terreno ignorado para mí. Solo quería decir que me gusta su estilo de escritura; se sostiene con una indignación educada y tranquila, siendo un tono que solo tenían las damas inglesas del XVIII, que se debatían entre la convención y lo liberal, lo que produce un registro singular, que ojalá usted nunca abandone. Que esté bien.

Jorge Eduardo Ortíz de Montellano García dijo...

El problema del arte y de la sociedad actuales, es que ya no son "actuales", no actúan, no ejercen una acción transformadora de la realidad. Al ser todo inmediato y predecible, fantasma efímero de una pantalla electrónica, la imaginación se ha vuelto un tesoro abandonado en un cajón. Recuerdo a los artistas flamencos que preparaban sus lienzos con el mayor esmero y dedicación. Cualquiera puede meter basura en un museo y decir: "Esto es Arte", siempre y cuando tengan a un curador que, por medio de la verborrea pseudointelectual, justifique la obra, y deslumbre a los incautos.

isabel guadalupe dijo...

Hola Avelina, no supe donde escribirte y lo hice aquí. Me gustaría saber tu opinión sobre este tipo de arte que se hace en uno de los países mas racista de Sudamérica, el Perú. Este enlace es de un artículo que habla del tema.

http://elpanfleto.pe/alafirme/mototaxi-de-lima-sur-se-pierde-y-termina-en-exposicion-sobre-lo-cholo-en-barranco/