domingo, 14 de octubre de 2012

EL AUTORITARISMO ESTÉTICO DE LA UNAM.

Cartel de la exposicíón del Dr Atl en el Museo Colección Blaisten. 

“Genuinamente me interesa saber por qué genera tanto interés el que salga una colección privada de un espacio universitario”, dijo la doctora Teresa Uriarte a las preguntas de la prensa acerca del abrupto anuncio de la expulsión de la colección Blaisten de las instalaciones del Centro Cultural Universitario Tlaltelolco de la UNAM. Doctora, si usted que es la coordinadora de Difusión Cultural de la UNAM, no lo sabe, se lo voy a explicar:
La colección Blaisten es la más importante de arte mexicano moderno. Su valor no sólo es económico, es estético e histórico. Sus obras son insustituibles, únicas e irrecuperables. Está conformada con piezas que han sido reunidas durante décadas y que describen la evolución y la creación de una identidad en la plástica mexicana. No está cambiando la decoración de sus oficinas, está dejando sin recinto a una colección fundamental para el acervo nacional. Propone cambiarla por la colección Coppel que, en su mayoría, es de objetos que, sin la protección de un museo, no pueden llamarse arte. Doctora, nos dice que debemos sentirnos privilegiados de que la colección Coppel preste, pongo el ejemplo, unas piedras de Jimmy Durham o el “vocho” de Francis Alys. El privilegio es para los Coppel porque le dan valor académico y un recinto universitario a sus objetos de modas banales y efímeras que venden en cualquier feria de arte. Las colecciones contemporáneas privadas constantemente están expuestas en los recintos de la UNAM; es un exceso dedicarles una sala especial. Es evidente la abusiva decisión de sacar una colección que se concentraba en un espacio. No está valorando la pérdida para el público y para la generación de conocimiento: está ejerciendo el autoritarismo estético de la universidad. En sus museos hay intereses, no hay pluralidad, ese término es parte de la demagogia universitaria. En la rueda de prensa afirman que son decisiones colegiadas, resultado de un estudio muy profundo. ¿Qué clase de estudio concluyó que deberían sacar a una colección que presentó exposiciones de gran afluencia, como la del doctor ATL, y que propone algo que la UNAM no ofrece en ninguno de sus espacios? La sacan porque en ella predomina la pintura, porque es histórica y porque no necesita de sus propuestas curatoriales para tener un valor. No es una decisión colegiada, es una imposición estética sin margen de negociación. Es consecuencia de la misión de dedicar los museos universitarios a “La escena contemporánea en su diversidad”. Doctora Uriarte, es muy grave que le sorprenda que la prensa se interese por la colección Blaisten, esto denuncia que no está enterada del aprecio que tiene para el público la colección, y que no entiende el error de esta decisión. Además, usted hace el increíble anuncio de que la UNAM se convierte en bolsa de trabajo para sus egresados. Echar a una colección de pintura con valor histórico va a permitir que sus post graduados en Historia del Arte con estudios curatoriales realicen ejercicios debutantes con colecciones contemporáneas. Entonces, le pido públicamente doctora Uriarte que deje los favoritismos de lado, actúe con equidad y transparencia, y que se comprometa a darles espacio en el MUAC a los graduados de la ENAP, que es una Facultad de la UNAM, para que expongan sus obras. Sin discriminar a los que salgan como pintores, grabadores o escultores. Si los curadores pueden hacerlo, también los artistas merecen ese derecho. Recuerde que, hasta ahora, el arte lo hacen los artistas, no los curadores. Entre sus cambios está homologar los recintos. Todos a exponer lo mismo: esa es la libertad creativa de la UNAM.
Le pregunto, con genuino interés, ¿por qué tratar con ese desprecio a una colección tan valiosa? ¿Por qué afirman que van a generar experiencia y conocimiento cuando están dirigiendo los museos a exponer exclusivamente lo que un grupo entiende como arte? Sacar a la colección Blaisten es una decisión de fascismo estético. Este autoritarismo, este mal trato a la pintura y al coleccionismo valioso, nos deja con la profunda preocupación de que, si es verdad, Doctora Uriarte que usted va a ser la nueva titular de CONACULTA, nos espera un sexenio árido y de trato prepotente.
Publicado en Laberinto Suplemento Cultural de Milenio Diario el sábado 13 de octubre del 2012.  

10 comentarios:

Ivan FD dijo...

Increíble. Y esa persona manejará CONACULTA. Brutal.

Anónimo dijo...

A pesar de lo aberrante del decreto y del descarado abuso de poder, no es hoy nada aislada o extraña la actitud de esta ignorante ilustrada,pese a que desempeña su bién remunerado cargo como "autoridad" universitaria, comportándose con la típica y automática actitud que caracteriza a este, tan a menudo, acomplejado (y hasta peligroso) profesorado universitario ,ahora de criterio ya inter-nacionalmente uniformizado ,cuando tratan de emular lo que sucede -lamentablemente también- en otros centros similares de "enseñanza superior" de Europa y Norteamérica,pioneros en sembrar la mentira y la confusión hasta el mismo tuétano de la Cultura. Son los siniestros heraldos de la Corrección Política (lease Marxismo Cultural) y
los nuevos dictadores de la opinión; grandes manipuladores que buscan ,ante todo,el parecer tolerantes y abiertos,pero nada más falso.
Hay que ser muy obtuso y de oscura inteligencia (a pesar de ser un egresado universitario)para pensar que este cambio en la Colección puede significar un avance. Es, literalmente, como sustituir el oro por la basura.

Coordinación de Arte Popular del Centro de las Artes dijo...

¿quién decide que un bien cultural es mejor que otro? ¿quién o qué fuerzas son las que operan en la decisión de quitar una exposición por otra? ¿quién decide qué se queda y qué no? Me parece tan autoritaria la decisión que un espacio cambie como aquella que obliga a un espacio a no cambiar.

Pedro dijo...

Auchh... eso debió doler.

Anónimo dijo...

¿QUÉ quién decide sobre la Cultura...?;
¿QUÉ cuáles fuerzas deciden quitar y poner...?.

Tal vez la Masonería o las Mafias internacionales...,tal vez Rockefeller o el Gran Hermano...

Al margen de conspiracionismos ,a fin de cuentas,lo mismo da, porque un COORDINADOR DE MUSEO estatal(hablo de los de arte contemporáneo) forma parte,lo quiera o no,del engranaje tremendo de una maquinaria ,pre-fabricada ,a su vez,según los dictados de cierta "élite" ideadora de una nueva y formidable labor de oscura Ingeniería Social,encargada e impulsora ,ante todo,de inculturizar y de corromper cualquier idea de lo bello, de lo verdadero o de lo justo...,y asi propiciar esa suerte de adoctrinamiento en el TODO VALE (que es el peor de los autoritarismos porque alimenta la falaz idea del ser "absolutamente libre" incluso siendo un patán) ,sin duda,que es el paso previo al sueño utópico de los citados psicópatas (ingenieros)socio-culturales; utopía que se traduciría como una dictadura totalitaria sin precedentes(por su temible vastedad planetaria).

Pero,es que ,a base de manipular y comprar cargos públicos, son capaces de argumentar cualquier cosa.
Pero antes les es urgente el paso previo que culmina cuando la mayor parte ha sido desprogramada y nuevamente(y tal vez para siempre) re-programada en los nuevos anti-valores "contraculturales".

En esta táctica de coacción disimulada hay mucho de Gramsci y de otros neo-marxistas "culturales", modeladores de cerebros con un fin méramente pragmático,harto siniestro( y nunca más alejado de la búsqueda del verdadero Filósofo); fin consistente en la manipulación,y subsiguiente dominio y secuestro, a gran escala, de la genuina Libertad de Pensamiento .

Entonces -por poner un ejemplo- si un grupo de influyentes burócratas decide sustituir el interior del Museo del Prado por otras obras de nuevos "artistas" recientemente "consagrados", ¿qué actitud sería más autoritaria?;¿la de dichos burócratas o la de aquellos ,tachados de "retrógrados",que se opusieran a semejante aberrante dictado...??. Pero aún hay quién justificaría una cosa tal: este es precisamente el fruto de la INGENIERIA SOCIAL a la que me acabo de referir.

Cordialmente desde España.

Enrique Collar dijo...

La verdad que este texto se hace dificil para un no mexicano. Saludos, Enrique

Tomás Pariente Dutor dijo...

Lo malo de este tipo de cambios es que las razones les importan a muy pocos. Sea cual sea el contenido de los museos. Si una colección es importante entonces habrá quien la defienda con razones, y si es muy querida o visitada entonces no será difícil articular un movimiento de protesta que denuncie las arbitrariedades. Pero siempre es una élite la que elige.En Europa-creo- se tiende a ponderar la importancia del arte contemporaneo y a limitar su presencia a los centros de arte contemporaneo. Yo no creo posible que en el Prado haya cambios de colecciones de este tipo.
En Barcelona por ejemplo hay un museo de de todas las épocas, Arte Moderno y otro de Arte contemporaneo. Eso aparte de las fundaciones y museos monográficos (Museo Picasso, Miró, Tapies), los centros expositivos como el Caixa Forum (donde predomina el arte clásico, pintura, grabado, arqueología) o la Caixa de Catalunya, las nuevas fundaciones privadas de coleccionistas (el Museo de Arte moderno, fundación Guidol, etc) y las galerías privadas, donde hay muchas más de pintura que de arte contemporaneo.

Aldo Nadezh Hinojosa dijo...

Más que evidente que éstas élites de ricos y poderosos ostentan cargos para los cuales no tienen preparación, criterio y mucho menos interés real. El arte no les importa, les importa darle espacio al amigo para hacerse ricos. Justo lo que comentábamos la otra vez...

Como escribió Raquel Tibol hace poco respecto a la sala Carlos Hank Rohn del Tamayo: "Es vergonzoso y lamentable que la cultura se incline y dependa de estas personas"

Nos espera un sexenio muy negro en todos los sentidos... no ha tomado posesión su presidente y ya están haciendo estragos.

Saludos!

Lorein dijo...

Totalmente de acuerdo con tus razonamientos, esto, aunque suene paranoico, es un complot a nivel mundial para bestializar a la humanidad.

Alsacia Herrera, México.

hector morales dijo...

Lamentablemente el trabajo administrativo en la UNAM le adjudica prioridades e intereses a escalafones, sueldos y nombramientos sin un criterio saludable. Un desconocimiento total o parcial, sumado con intereses económicos y cargos, resulta en decisiones aberrantes. No está mal que gente relacionada con las artes (con prioridad en escritores), desempeñen cargos administrativos como directores, jefes y coordinadores, lo malo es que no responden a las necesidades de la Universidad, del arte ni de la cultura en general. Las decisiones importantes se convierten en "trámite" para cumplir con una encuesta, con dar seguimiento a un proyecto sin pies ni cabeza, con la aspiración al cargo para ganar más dinero en la nómina, con la visión que sólo alcanza para el beneficio personal y el criterio estrecho...