sábado, 27 de octubre de 2012

CONFERENCIA EN LA JORNADA DE ARTES VISUALES DE PACHUCA, HIDALGO.



Avelina Lésper y la falsedad del arte contemporáneo

CULTURA • 25 OCTUBRE 2012 - 12:29AM — SERGIO LOZADA CÁRDENAS
Como parte de la Jornada de Artes Visuales, ofreció una charla en Pachuca, donde dijo: “No se le puede considerar así a algo que valora más la curaduría que el proceso artístico”
LA ESPECIALISTA HABLÓ DE DOGMAS QUE VALORAN PROPUESTAS QUE NO MERECEN TANTA ATENCIÓN.
Pachuca  • La crítica de arte Avelina Lésper visualizó lo que considera dogmas en el arte contemporáneo, que lo perduran y le dan legitimidad a una práctica que ve alejada de lo artístico, y que incluso atenta en contra del arte mismo.
En una charla que ofreció en el Centro de las Artes de Hidalgo, con motivo de la Jornada de ArtesVisuales que organiza la institución, enumeró una serie de características del conocido como arte contemporáneo que lo colocan en otra vertiente de expresión, al carecer de técnicas y del encuentro estilístico con el espectador.
“Simplemente no es arte, no se le puede considerar así a algo que valora más la curaduría que el proceso artístico, que carece de belleza y que necesita de los museos para legitimarse. Por eso crearon una serie de dogmas, conceptos que deben acatarse sin pensar, y que cuando se cuestionan el arte contemporáneo se desploma, carece de argumentos para existir” consideró.
La también columnista del suplemento cultural Laberinto de Milenio asegura que este dogma debe ser derribado, el riesgo que se corre no hacerlo así es que se aplique a cualquier objeto, y como dicho dogmatismo se basa en la sumisión intelectual, la ideología permeará en distintos ámbitos, volviendo a la sociedad actual mediocre.
“No es una exageración, la rebeldía está en decir lo que es evidente a la vista. Las instituciones, los museos, las escuelas de arte, la crítica, todo está dirigido a oficializar, legitimar y divulgar esas formas sin inteligencia como arte, y hoy no hay discusión: la Academia aplaude furiosamente a estas obras, las respalda con retórica y las colma de referencias filosóficas” agregó.
Entre los dogmas que identificó, y que son respaldados por intereses mercantiles en el arte, se encuentra el que llama Dogma de la Transubstanciación, con el que ejemplifica el hecho que los seguidores del arte contemporáneo modifiquen el significado de un objeto y su connotación cotidiana por el simple hecho de encontrarse en una galería o en un museo.
“Este dogma afirma que el objeto cambia de sustancia por una influencia mágica, por un acto de prestidigitación o por un milagro.”
“Esto que vemos ya no es lo que vemos, es algo más que no es evidente, ni en su presencia física ni en su evidencia material, su sustancia cambio, es además invisible a nuestros ojos y para aceptarla tenemos que creer en esa transformación” explicó.
Junto con su explicación proyectó ejemplos de instalaciones de arte contemporáneo en distintas galerías del mundo, y resaltaba de la necesidad de una explicación textual, cargada de una sobre intelectualización, y que se convierte en un intermediario entre la obra y el público.
“Un curador sólo tiene una autoridad así con este falso arte llamado contemporáneo, el otro arte, el verdadero, no lo requiere porque el trabajo del artista es el discurso teórico del artista, la obra se demuestra a sí misma, no necesita intermediarios”.
Claves
Ideas impuestas
- La crítica de arte Avelina Lesper ofreció en el Centro de las Artes de Hidalgo una conferencia para explicar lo que considera dogmas que legitiman al arte contemporáneo.
- Considera que hay una serie de ideas impuestas que legitiman a este arte, intereses económicos lo demandan, y se llega a calificar de ignorante a quien exprese su desagrado.
- Observa indispensable comenzar a derribar dichos dogmas y cuestionarlos, o se tiene el riesgo de que ese pensamiento permee en la intelectualidad y la sociedad se vuelva menos inteligente.
Publicado en Milenio de Pachuca, link aquí. 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo, hoy quieren vendernos la idea de que cualquier mancha es arte y pobres de los que se la creen, apoyandose en supuestas situaciones intelectuales que se autodenominan superiores para poder contemplar la
Grandiosidad en ese pseudoarte que no es mas que una complicidad snobista entre aquellos que pretenden saber de arte, este tipo de obras no tienen ningun sustento estetico y mucho menos un esfuerzo intelectual , ningun talento ni habilidad realmente artistica; no es mas que producto de la idiotizacion comercial colectiva que se apodera de las mentes debiles.