sábado, 26 de noviembre de 2011

BETSABEÉ ROMERO: PATRIOTERISMO KITSCH.

Con la belleza desprestigiada y marginada, el arte contemporáneo ha hecho del kitsch su orgullo burgués. El término kitsch tiene su origen en la palabra alemana Kitschen, que es una forma de timar, de vender algo que no es auténtico, impostura, imitación vulgar, las baratijas o las cosas que reproducen banalidades con ostentación. Ese el ejercicio de Jeff Koons con sus esculturas tamaño natural cogiendo con la Cicciolina, sus perros metálicos gigantes; o Damien Hirst con sus cuadros de mariposas, los tiburones en formol, hasta imitar la joyería de los cantantes de rap cubriendo un cráneo con falsos diamantes. Es la complacencia sensorial gratuita, el regodeo en la forma vacía. La obra de Bestabeé Romero es el kitsch en los términos del arte actual: piezas mandadas hacer en talleres, depredación y exacerbación del mal gusto social y vulgaridad en materiales, unido a una realización increíblemente costosa dentro su limitadísima estética. Degrada la forma pura del círculo y la funcionalidad de la llanta y las contamina con intervenciones folklóricas.

Aseveraciones falsas o innecesarias de lo que son las piezas, que no aportan a la estética -como las jergas impresas con llantas- al decir que son materiales de desecho cuando es obvio que son objetos comparados ex profeso, llantas con “incrustaciones de chicle de menta” o con supuestos “fragmentos de hoja de coca”. Es parte del espíritu kitsch cargar a las piezas de retórica superflua para hacerlas más atractivas. El folklor, el nacionalismo y la artesanía masificada realizada sin calidad, son parte de la identidad colectiva kitsch, es el lenguaje de la tribu. A la falsa funcionalidad de un objeto cotidiano se le dota de una decoración primitiva, innecesaria y exagerada otorgándole un valor emocional. Esta combinación de materiales y alteración de la forma es la razón de ser del objeto. La obra de Romero se queda con la decoración innecesaria y la impone como un torpe artificio a sus piezas. Ella es mexicana en el sentido estético de tienda de souvenir para turistas y esa nacionalidad visual es el “estilo” de su obra, pertenece a esta generación de artistas populistas -Amorales, Cruz Villegas, Damián Ortega- que depredan el patrioterismo más elemental para ir por el mundo como cuota étnica del arte y la demagogia de las “raíces” como pasaporte.

Las piezas de automóviles, carrocerías, llantas grabadas con flores y palomas, pintadas, doradas, tejidas, etcétera, son soportes que limitan a la obra y la uniforman; es una sola idea en réplicas chauvinistas predecibles. Lo que hace distancia con el kitsch de los nuevos millonarios, coleccionistas y artistas, es que el de Romero es deprimente, chiquito, en escala pobre, la costosa inversión económica que requiere cada pieza no brilla como sucede en el kitsch, que luce más de lo que vale. Los neones de Emin, la Pink Panther de Koons, el arte Pop, los mangas a gran escala de Murakami, todo persigue ser eye candy, pero la refaccionaria de Romero -sin la insolencia de la extravagancia- es la obcecación de sacarle más utilidad a lo inútil alterándolo, adaptándolo a una nueva vida; convierte la “felicidad” que promete el kitsch en algo penoso. Un Volkswagen pintado con nubes y una escalera de madera encima, copia las decoraciones estrambóticas de los carros de concurso y un texto curatorial relaciona esta escalera con entelequias religiosas dándole un sentido “místico” y moral al vocho. De la cursilería del objeto a la cursilería del concepto.

El kitsch consigue un ideal inconquistable con imágenes, música, estados de ánimo, programas de televisión que con su resplandor chillante ponen el sueño de la opulencia al alcance de todos. El parabrisas de un camión decorado comparte las pretensiones de una sala con un cuadro de mariposas de Hirst: manifestar una identidad a través de los objetos con los que se rodea, no quiere parecer culta o inteligente, quiere exhibirse. Decorar un corporativo o una casa de rico con una llanta de Romero o con sus parabrisas con exvotos pintados, es un gesto de pobreza visual que refleja la mediocridad social en la que vivimos, pero es políticamente correcto y cómodo porque además se alinea a la moral kitsch del Estado y la incorpora en su discurso.

Bestabeé Romero: Al Ras del Cielo. Museo de Arte de Sonora, MUSAS. Hermosillo, Sonora. Hasta diciembre del 2011.

Publicado en el Suplemento Cultural Laberinto de Milenio Diario, el sábado26 de noviembre del 2011.

Todas las imágenes corresponden a obras de Bestabeé Romero.

7 comentarios:

Donato Grima dijo...

Creo que todos somos cómplices de lo que está pasando en las artes plásticas, que, dicho sea de paso, deberíamos erradicar la palabra "artes" plásticas y dejar solo "plástica" Como pintor debo decir que no hay nada más difícil que el arte; la música necesita de un grado de dedicación supremo (el oído no engaña); la danza igual, si no estás preparada te matas en el escenario. El teatro debe ser creible, trabajar el personaje hasta lograrlo. El canto debe ser impecable, y todas estas artes siguen siendo así de serias, excepto la plástica. Para pensar. Donato Grima

luis blanchard dijo...

Tiene razón Donato ....aunque tambien existe la patraña en esas otras artes : golpean una olla , pegan alaridos y dicen "es música"
Se revuelcan en el piso, y dice "danza moderna" El teatro tambien tiene su engendros ....Quizas la plástica sea en donde cualquier "genio" derrama pintura y estiercol sobre una tela y dice "Arte" !!
La mistificación es producto de una sociedad basada en lo económico , la ambicion desmedida, lo inescrupuloso, y la falta de ética . Todo vale !! Y el que denuncia este estado de cosas es un "amargado" , que no "entiende" la contemporaneidad ...alguien que se quedó en el tiempo ...

blinky dijo...

Escuche hace poco una entrevista a Vargas Llosa, y dio un consejo, hay que leer , pero leer buenos libros, en arte, por que se cree que cualquier ocurrencia es arte, hay que ver arte pero buen arte...

Anónimo dijo...

Hola Avelina,
Me gusta muchísimo leerte , eres genial., todo lo que me gustaría poder expresar con palabras acerca del arte, lo haces tu a la perfección, leerte me resulta muy satisfactorio porque es como si alguien captara mi sentir y lo pusiera en palabras y de manera tan perfecta, como guante en mano pues!.
Acerca de B. Romero: estuve trabajando en una galería en la calle de Bucareli, que vendía (o eso pretendía ), su obra, a precios altísimos.
Lo peor fué enterarme de que a B. Romero le hacían sus piezas, su nana y un trabajador de su casa e incluso algunos empleados de la galería. En fin, mi acercamiento al mundo de las galerías me dejó un muy mal sabor de boca., no sé si será correcto publicar esto pero mi intención principal es hacerte saber que me encanta tu blog y que este artículo sobre esta "artista" en particular, es perfecto! Gracias.

Anónimo dijo...

Hola Avelina,
Me gusta muchísimo leerte , eres genial., todo lo que me gustaría poder expresar con palabras acerca del arte, lo haces tu a la perfección, leerte me resulta muy satisfactorio porque es como si alguien captara mi sentir y lo pusiera en palabras y de manera tan perfecta, como guante en mano pues!.
Acerca de B. Romero: estuve trabajando en una galería en la calle de Bucareli, que vendía (o eso pretendía ), su obra, a precios altísimos.
Lo peor fué enterarme de que a B. Romero le hacían sus piezas, su nana y un trabajador de su casa e incluso algunos empleados de la galería. En fin, mi acercamiento al mundo de las galerías me dejó un muy mal sabor de boca., no sé si será correcto publicar esto pero mi intención principal es hacerte saber que me encanta tu blog y que este artículo sobre esta "artista" en particular, es perfecto! Gracias

Anónimo dijo...

Hola Avelina,
Me gusta muchísimo leerte , eres genial., todo lo que me gustaría poder expresar con palabras acerca del arte, lo haces tu a la perfección, leerte me resulta muy satisfactorio porque es como si alguien captara mi sentir y lo pusiera en palabras y de manera tan perfecta, como guante en mano pues!.
Acerca de B. Romero: estuve trabajando en una galería en la calle de Bucareli, que vendía (o eso pretendía ), su obra, a precios altísimos.
Lo peor fué enterarme de que a B. Romero le hacían sus piezas, su nana y un trabajador de su casa e incluso algunos empleados de la galería. En fin, mi acercamiento al mundo de las galerías me dejó un muy mal sabor de boca., no sé si será correcto publicar esto pero mi intención principal es hacerte saber que me encanta tu blog y que este artículo sobre esta "artista" en particular, es perfecto! Gracias

Unknown dijo...

Hola avelina!.
Me encanta lo que escribes y lo que opinas sobre el arte... sin embargo el kitsch es un tipo de estética que está en todo, nos rodea... existe alguna posibilidad de divorciarse de lo que nos envuelve?, que a su vez me genera placer... Como si viviera en un constante doble discurso odiando los reality shows y encendiendo la tele deseando ver master chef... sé lo que opinas del grafiti y yo creo que es la necesidad de los chavales (muchos de ellos de bajos recursos) de pintar... yo estoy encantado de ver grafitis en la calle, me encanta el break dance, música hip hop... Entonces dentro de la música y el baile está subcultura urbana está bien y en la pintura no. Si un artista es el reflejo de su tiempo y de su entorno y también influye su estatus social. Cómo divorciarse de un entorno tan kitsch¿?.