domingo, 1 de agosto de 2010

EL COLECCIONISTA




Balthus, Teresa Soñando. Felicien Rops, Pornocrates y Estudio para la Tentación.
Coleccionar arte puede hacer de una existencia normal, una leyenda. Una colección de arte revela los gustos, obsesiones y pasiones de su propietario. Es parte de la gran presencia que significa el arte. El coleccionista inglés de arte y libros libertinos Henry Spencer Ashbee -enfermo del “vicio ingles”, la adicción a ser flagelado- buscó incansable al artista belga Felicien Rops para que le vendiera acuarelas eróticas y le realizara la portada de su libro, una bibliografía de libros prohibidos y obscenos. Esta búsqueda lo llevó a ir en varias ocasiones a Bélgica, esperar a que la crisis del ajenjo del artista pasara y recolectar pacientemente las obras. Algunos coleccionistas comisionan retratos de ellos a diferentes artistas creando un psicoanálisis plástico de sí mismos, plasmando el paso del tiempo a través del temperamento y estilo de los pintores, como en la colección de retratos de María Asúnsolo. La colección de Jaques y Natasha Gelman de pintura europea con piezas notables como la obra de Balthus, Teresa Soñando, -afortunadamente cedida al Metropolitan Museum de Nueva York, aquí la tendrían embodegada o dispersa como todas las grandes colecciones de pintura- su selección habla de su visión estética y su inclinación por obras personalísimas y sensuales.
El coleccionismo es un mecenazgo indispensable en la producción artística, el artista crea por necesidad intelectual, pero vende para continuar con su carrera. La obra se consagra cuando es expuesta y su objetivo es recaer en la mirada del otro. Para un artista es una satisfacción enorme vender, que su creación emocione y forme parte de la vida de otra persona. El coleccionismo evoluciona en adicción, obtener determinada obra obnubila la conciencia, mata el descanso; y una vez que el adicto la contempla se apasiona con su presencia, poseerla es un triunfo casi sexual.
Al ver las obras podemos intuir la educación y sensibilidad del dueño, su inclinación por un estilo o por un artista, descubrir sus sueños y pesadillas. Esto crea de él una biografía que no disimula, que lo descubre y delata. Si estudiamos a los coleccionistas de arte contemporáneo podemos concluir muchas cosas. ¿Qué pensar de alguien que paga 250,mil dólares por un montón de caramelos porque le dicen que es una obra contestataria de arte? ¿Qué pensar de alguien que compra cajas de cartón, juguetes de feria, neumáticos folklóricos etc., creyendo que eso es arte? Que los artistas cuentan con la ignorancia del comprador para timarlo con su obra, porque no sabe qué hacer con su dinero, no aprecia la belleza y no distingue entre un objeto de consumo sin valor y una pieza de arte; y en una lastimosa necesidad de llamar la atención adquiere basura y cosas ridículas para ser el más excéntrico o el más despilfarrador. En la amarga comedia de Shakespeare, Timón de Atenas, el personaje Timón es un rico que adquiere amistades y aprobación dando regalos a poetas y artistas estafadores que se acercan a él y le venden lo que sea, saben que va a pagar fortunas por obras mediocres, joyas de mal gusto, favores políticos que no existen. Solo Apemato no le pide nada y dice sin pudor “no quiero tus amabilidades, los buenos días te los devolveré cuando estos pillos sean honrados”. Timón podría ser el coleccionista de arte contemporáneo que compra sin ver, no sabe decidir y se deja engañar y manipular para complacer a la moda, al estatus y ser popular. Nada que ver con el mecenazgo, este tipo de compras lejos impulsar la cadena de producción del arte le hace un daño tremendo. Encumbran artistas sin mérito, crean consenso ante la mediocridad y para obtener beneficios extras se imponen a los espacios Estatales -siempre complacientes y entreguistas- y utilizan al museo como la portada de una revista del corazón o la sección de sociales.
Por eso hay que tener cuidado con lo que se compra, habla mucho de la persona, es una radiografía de su inteligencia, de su individualidad. Para crear arte se requiere talento y también se requiere para comprarlo. Es evidente que la ausencia de facultades y aptitudes de tantos artistas de arte contemporáneo la comparten con sus coleccionistas: obras fraudulentas para compradores incapaces.
Publicado en Laberinto de Milenio Diario, el sábado 30 de julio del 2010.

19 comentarios:

ILSE dijo...

Estoy 100% de acuerdo con tu artículo, me encantó, creo que los que somos verdaderos apasionados del arte no nos dejamos seducir por la mayoría de las obras de arte contemporáneo porque simplente nos nos hacen sentir nada, es vacío, sin sentido,no nos hace vibrar, que lástima para todos aquellos que el arte es igual a status, porque es mucho más que eso y los podría enriquecer como persona y alimentar a su espíritu.

Anónimo dijo...

tengo piezas de orozco, alÿs, nara, peyton, dr. lakra, dzama, tomaselli, kiki smith, daniel guzman, murakami,milhazes entre otros.

que opinas de mi seleccion avelina ?????

los adquiri hace muchos años antes de que fueran famosos y su trabajo es meritorio desde mi punto de vista, representan el arte de hoy.

Picasso fue criticado en su momento y miralo ahora sin lugar a dudas un icono en el arte moderno, porque no podria pasar esto mismo en algunos de los artistas que he mencionado,

Jorge dijo...

Hola Avelina.
Seguro lo sabes, pero acá dejo la nota.
Henry Spencer Ashbee, a quien se atribuye la autoría de My secret life by Walter, fue además el mayor coleccionista de iconografía del Quijote de su tiempo (cedida a la British Library a cambio de que también conservasen su colección de libros eróticos); y sus bibliografías de libros prohibidos y obscenos llegaron a ser tres (Index Librorum Prohibitorum -Índice libros de dignos de ser prohibidos-, 1877. Centuria Librorum Absconditorum -Cien libros dignos de ser escondidos-, 1879. Catena Librorum Tacendorum -Cadena de libros dignos de ser silenciados-, 1885)
-a falta de pasta para coleccionar obra, colecciono datos :p-
Besos
Jorge

Avelina Lésper dijo...

Anónimo:
Las de Peyton son una gran selección, ella es una artista muy talentosa con estilo propio y sus retratos son excelentes. El resto de la obra, empezando por Guzmán que no sabe dibujar y sus objetos son como todo esto infra inteligentes, te sugiero que lo vendas a la colección Cervantes que compra lo que sea, y el resto de la selección de artistas que tienes también, todo ellos son únicamente resultado de esta moda que encumbra cosas de ínfima calidad. No dudo que ahora valgan dinero, pero no tienen valor artístico, así lo veas en la colección Jumex o en el MUAC, en el MACBA de Barcelona o en el New Museum de NY. Sobre eso he escrito ya muchas veces, el hecho de que esos “artistas” estén en un museo no hace que su obra se transforme y se convierta en arte. Son basura. No representan al arte de hoy, representan a la mediocridad de hoy.

Avelina Lésper dijo...

Jorge: Efectivamente, Ashbee fue un gran hispanista y su bibliografía erótica es la que tiene la portada de Rops.

Gabriel Herrera dijo...

AVELINA,COMO SIEMPRE MUY SENSIBLE Y ATINADA TU CRITICA A GRAN PARTE DEL COLECCIONISMO ACTUAL.
ES TRISTE VER COMO SE DILAPIDAN GRANDES CANTIDADES DE RECURSOS EN LA ADQUISICIÓN DE LO QUE TU ATINADAMENTE NOMBRAS BASURA ,CUANDO SE PODRIA APOYAR LA CREACION DE ARTE VERDADERO Y SOBRE TODO APOYAR ARTISTAS DE GRAN VALIA QUE LAS INSTITUCIONES CULTURALES DE ESTE PAIS TIENEN EN EL ABANDONO ABSOLUTO

Saveuk dijo...

Muy bien dicho Avelina, felicidades por tu artículo

Saveuk

Sofía Echeverri dijo...

Espléndido Avelina, muchas gracias.
Felicien Rops fue nada más y nada menos quien influyó e inspiró el trabajo de J. Ruelas.

abrazo

Fémur dijo...

No hay ambiguedaes en el texto de la Lésper, los coleccionistas de cubismo, tuvieron el ojo y la suerte de toparse con un Picasso o un Braque, pero no aquellos que basaron sus colecciones en contemporáneos de Picasso como Félix del Marle, Robert Delaunay (no confundirlo con Sonia) o Raymond Katz. Esos cuadros apenas están cotizados. De todos los contemporáneos conceptuales ¿cuáles van a valer algo mañana? En la década de los 90 con el boom concetual, de los cientos de artistas que saturaron los museos y las galer{ias de New York y Londres, apenas menso del 10% siguen ejerciendo de "artistas". ¿Y los que invirtieron en ellos? Los museos y la fundaciones pro-arte contemporáneo-conceptual tiene toda esa obra o embodegada o en archivos fotográficos. En términos prácticos inexistente.

Anónimo dijo...

Hola Avelina,

Hablando de coleccionismo quisiera saber tu opinion sobre la obra de los artistas Julio Galán y Sylvia Ordoñez.

Espero pueda contar con tu respuesta.

Gracias

Alejandro dijo...

Los pintores como Picasso ,Braque pueden o no gustarnos pero sus obras estarán con nosotros mientras que dure la técnica en que estan hechos,pero las esculturas en lampara de tubo fluoresente la carretilla de palomintas,el maskintape en la banqueta,no me imagino a ningun futuro conquistador apropiandose de dichos tesoros.

Anónimo dijo...

muy bien pero entonces avelina ¿a quien consideras un artista contemporaneo?, he notado que siempre argumentas en contra del arte porque representa una estafa, pero si anulamos el mercado, el dinero, la venta, ¿tampoco existe ahi una expresion artistica? ?entonces es solo artistico lo que se justifica por la tradicion y la acdemia? si los mediocres no pusieran precio a su obra seguiría siendo una estafa a la inteligencia, o una pulsion manifiesta....

Avelina Lésper dijo...

Muchas de esas obras las regalan a los museos y son una estafa. ¿A quienes considero artistas contemporáneos? a pintores, escultores, dibujantes, grabadores, con calidad, talento, con un tema definido y trasgresor, que emocione y cuestione. En ninguna de estas obras supuestamente contemporáneas, en ningún trabajo de Alys por ejemplo hay eso que llamas “pulsión”. Es pose, frivolidad, y es infrainteligente.

P O U S S E U dijo...

Estimada Avelina:
Como experta en el mundo de la creación y que muestra un constante interés en que se exponga Arte verdadero, me permito sugerirte un ensayo acerca de las influencias perversas,(mercantilistas) de unos artistas sobre otros, es decir, esforzarse en diferenciar al artista creador del recreador. Por ejemplo, encuentro que Picasso ha tenido sospechosas influencias de John Duncan en su etapa azul, que Braque y Juan Gris debieran ser los auténticos exponentes del cubismo, sus esculturas conceptuales se parecen demasiado a las desarrolladas por Julio González, por no hablar de su dependencia de Matisse, de Cèzanne, Renoir, así como el parecido de su estilo con dibujos al carbón de Ramón Casas ó al trazo de Toulouse Lautrec. Enfin, creo que el tema es importante porque nos ayudaría a separar el eco de la voz, siendo este esfuerzo un acto de justicia hacia los verdaderos paladines en la evolución del Arte. Recibe un cordial saludo de Pousseu.

Anónimo dijo...

Estimada Avelina,
Quisiera enviarle una invitación a una exposición de pintura, si no tiene inconveniente ¿me puede dar su dirección de correo electrónico?
Mi dirección de correo electrónco es: padillamayerhelios@yahoo.com.mx.

blinky dijo...

oye avelina me congratulo con tu articulo es bastante interesante como abordas lo frivolo de lo artistico, el tal anonimo deberias de eliminar su mensaje ya q este individuo no tiene valor civil para dar su nombre, a diferencia de el yo tengo una pequeña coleccion de Leopoldo Mendez, Alberto Beltran, Chavez Morado, Pablo O´higgings, joel rendon, Castro pacheco, soid pastrana, Posada, Mexiac, el famoso Grabador europeo Frank ivo Van damme te lo recomiendo, los he adquirido por gusto y no por cuestion comercial q te parece mi seleccion

Avelina Lésper dijo...

Blinky: te felicito por tu colección, Soid es un artista de lo mejor de Juchitán, yo misma tengo obras de artistas que tu coleccionas.

il.balan dijo...

hola avelina!

si he captado el núcleo de tu postura, entonces lo más triste del llamado "arte contemporáneo" es que son los propios "artistas" los que promueven esa dinámica de querer vender basura como arte entendido éste que no se trata de lo que cualquiera puede hacer, sino más bien, de lo que no cualquiera puede pensar.

es triste porque basta darse una vuelta por algunas escuelas de arte, o ver qué es lo que sale de ahí y mucho de lo que uno se topa es esta misma inercia de querer vender ideas profundas envueltas en cáscaras simples e inmediatas. los artistas de hoy quieren ser como los llamados "artistas" de cine o de rock. alguna vez léi a alguién decir que, las escuelas de arte de hoy enseñan técnicas del siglo XIX mediante profesores con ideologías del XX y alumnos con inquietudes del XXI. bonito coctél!

llegado a este punto, siempre me cuestiono cuál hubiera sido la reacción de rembrant o de cualquiera de los grandes maestros pintores si en su tiempo alguién hubiera llegado a su estudio a sacarles una fotografía y en cuestión de minutos se las hubiesen entregado impresa y enmacada lista para ser colgada juntos a sus demás autorretratos? tal vez los coleccionistas de hoy reaccionan igual.

aprovecho este mensaje para conocer cuál es tu opinion sobre pintores como robert ryman, luc tuymans y plinio ávila.

saludos

Avelina Lésper dijo...

Me gustan las encáusticas de Ryman, tiene una técnica formidable, los retratos de Tuymans y su manejo del color y la personalidad del retratado y de Ávila me parecen muy buenos sus dibujos.